Política, tudosis

24 noviembre 2015

Hasta dónde hay que tener miedo

Por

Es el miedo una pasión extraña, y los médicos afirman que ninguna otra hay más propicia a trastornar nuestro juicio. En efecto, he visto muchas gentes a quienes el miedo ha llevado a la insensatez, y hasta en los más seguros de cabeza, mientras tal pasión domina, engendra terribles alucinaciones.

Los atentados de París han reactivado el miedo que el filósofo francés, Michel de Montaigne, describió hace más de cuatro siglos. Sin obviar la amenaza real, algo que en España sabemos desde el 11M, el relato en directo de los atentados de París, la tentación política de rentabilizar el terrorismo y la insistencia mediática en repetir sin cesar las mismas informaciones, contribuyen a crear un clima social en el que el miedo colectivo es protagonista.

 

“La respuesta política (tanto gubernamental, como de la oposición) y la mediática (prensa, radiotelevisión e internet) a la crisis terrorista siempre abre una oportunidad de ganar (aunque también de perder) que sería irracional desaprovechar. Por eso resulta inevitable que traten de explotar la crisis sacando partido”, opina el catedrático de sociología Enrique Gil Calvo, que considera que “la respuesta estatal (administraciones públicas) no puede buscar rentabilidad alguna, pues lo suyo es actuar de oficio, activando los servicios públicos (policía, judicatura, sanidad…) para ponerlos en guardia, restableciendo la seguridad pública. Aquí, el único criterio a valorar es la eficacia y rapidez de la respuesta, así como la obtención de resultados (detención de culpables, reparación de daños…)”, añade.

 

La suspensión de partidos de fútbol por problemas de seguridad, y el presidente francés declarando la guerra -para regocijo del ISIS y de las empresas armamentísticas, que se han disparado en bolsa- mientras sigue vendiendo armas a Arabia Saudí, han logrado ya lo que Hobbes, padre de la teoría política moderna, apuntó: el hombre cede gustosamente libertad a cambio de seguridad.

 

Así, el 73% de los franceses comulga con la merma de derechos que supone el estado de excepción y que Hollande no habría logrado aplicar en otro momento, como registros sin orden judicial o disolución de grupos de personas -por lo pronto, se han prohibido las manifestaciones por la Cumbre del Clima que se celebrará en París para exigir que los gobiernos reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero-, así como la alianza con Putin, que hasta hace nada habría dado nauseas a cualquier demócrata.

 

“Hobbes dice que el Estado se monta sobre la ansiedad y el miedo del hombre. Ahora mismo, estamos ante sociedades en estado de ansiedad por el miedo que han generado los atentados, y el Estado se fortalece para darte sensación de seguridad, porque estar inseguro es lo que afecta a tu vida personal cómoda, cotidiana”, explica el catedrático de ciencia política Fernando Vallespín.

 

“A la hora de analizar la respuesta de Hollande hay que tener en cuenta que está condicionado por Le Pen y Sarkozy, y tiene que competir con los mensajes que lanzan sus rivales. Sin ese condicionante, yo creo que no necesitaría hacer lo que está haciendo. El miedo ya estaba latente antes en Francia, en la Unión europea, era el miedo al emigrante, al refugiado, es el miedo atávico al extraño, a perder lo ya conocido”, añade Vallespín.

 

Policías con metralleta en las esquinas más concurridas de las grandes ciudades españolas, tres cordones de seguridad previstos alrededor del estadio del Real Madrid el próximo sábado, con más de 1.300 agentes entre policías, antidisturbios y de información, desalojos de espacios públicos ante la más mínima sospecha, como el de la madrileña plaza de Cuzco, generan inevitablemente un clima de preocupación.

 

Entre las fuerzas de seguridad, corre la teoría de que, tras los atentados en París, lo lógico habría sido elevar el nivel de alarma antiterrorista del 4 al 5 (máximo nivel), pero que la proximidad electoral está empujando al Gobierno a ser cauto, pues tiene la experiencia del 11M y la gestión de Aznar, en la que también participó Rajoy, demasiado frescas, y no quiere correr riesgos.

 

Quizá por esa razón, Moncloa está tratando de negociar con el resto de partidos políticos una postura consensuada sobre la guerra al ISIS. “Ningún gobierno en su sano juicio en estos momentos favorecería el miedo entre la ciudadanía con este tema. Y menos aún el Gobierno de Rajoy, quien tiene muy presente en la cabeza que no puede cometer ningún error porque él experimentó que los fallos en estos asuntos pasan unas facturas imposibles de asumir”, aduce José Enrique Serrano, el impulsor del pacto antiyihadista en el PSOE.

 

Serrano, que vivió desde dentro las consecuencias del atentado terrorista en Madrid como jefe de gabinete de Zapatero, sabe que el candidato del PP no se quita de la cabeza a Aznar y al 11M, porque estaba allí y vivió de cerca lo que significó para España, y en concreto para el PP, todo lo que sucedió: “Empiezas por cultivar el miedo y la situación se te va de las manos”. Un consejo que le vendría bien rumiar a Ciudadanos, a quien el miedo a no transmitir una imagen presidenciable le ha llevado a proponer intervenir las redes sociales en nombre de la seguridad.

 

Y es que un atentado, tal y como dice Gil Calvo, reduce a figurantes el papel de la oposición, mientras potencia el gubernamental: “El Gobierno se encuentra ante una oportunidad de oro para recobrar máximo protagonismo, adoptando la máscara teatral del Héroe Viril (hombre de acción) que defiende al Pueblo enfrentándose al Villano. Y en esta representación dramática, toda sobreactuación le parece poca, pues sabe que todo le está permitido por el insuperable miedo ciudadano”.

 

“De ahí que tiendan a caer en la tentación de portarse como un Putin anabolizado que abomba el pecho, ahueca la voz, proclama el estado de excepción, y saca sus bombarderos a pasear en una declaración de guerra, para demostrar con un golpe de autoridad sus dotes de mando. Todo con tal de evitar la imagen de claudicación o debilidad, lo que sería inmediatamente aprovechado por la oposición para acusarle de pasividad o impotencia, arruinando su erosionada reputación todavía más. Pues, si para el Gobierno un buen atentado representa un filón, para la oposición resulta un castigo de dios, ya que les condena a algo peor que el olvido y la indiferencia, que es obligarle a actuar como coro de seguidores que avalan la hercúlea tarea del héroe gubernamental”, expone Gil Calvo.
Los efectos de rentabilizar el miedo tienen tanto alcance como una bomba atómica. Hace menos de un mes, Tony Blair ha pedido perdón públicamente por llevar a su país a la guerra de Irak basándose en información errónea sobre la existencia de armas de destrucción masiva, siendo consciente, 12 años después, de la responsabilidad que la intervención ha tenido en la creación del Estado Islámico.
En La doctrina del shock, Naomi Klein pone en evidencia cómo el uso político del miedo otorga carta blanca a los gobiernos para institucionalizar cambios que habrían sido respondidos inmediatamente por los ciudadanos si no fuese por el estado de confusión en que se encuentran tras un desastre.

 

Enrique Gil Calvo analiza el comportamiento de los medios en situaciones de crisis como la de París: “Los medios tampoco pueden dejar pasar la ocasión de hacer su agosto. Y para ello, suspenden por un tiempo su programación habitual y escenifican una superproducción destinada a retransmitir en directo el luctuoso acontecimiento histórico, según constató la Teoría de los Media Events (acontecimientos mediáticos y hoy ciberacontecimientos) propuesta por Dayan y Katz”.

 

“Ni que decir tiene que, además, se produce una confluencia sinérgica de intereses comunes entre los poderes políticos y los mediáticos, pues unos y otros saben que van a sacar partido del magno acontecimiento. Y de ahí que estén ambos interesados en escalar el nivel de emergencia para realimentar el alarmismo que atemoriza al público, prolongando ininterrumpidamente el suspense de una cadena de trágicos sucesos que no se sabe cómo ni cuándo puede alcanzar algún digno final. Que la fiesta fúnebre parezca interminable, como una serie de televisión, para que el pingüe negocio político y mediático no decaiga”, detalla.

 

“Y mientras tanto, el atemorizado público espectador se queda pasmado ante las múltiples pantallas que le protegen del caos exterior, como si fueran las placas acorazadas de un blindaje ciudadano, hasta que la creciente redundancia del reiterado montaje mediático le deja sumido en un morboso sopor tan estólido como estupefaciente, incapaz de prestar oído a las escasas voces que denuncian el revés de la trama”, explica Gil Calvo.
Sobre cómo protegerse de la manipulación del miedo, Vallespín propone convertir la razón en “nuestra principal arma, porque de todo esto se puede sacar una parte buena. Si debatimos para no tener miedo, si apelamos a la razón y concluimos que lo que nos protege es un Estado juntos, que la amenaza del ISIS es una amenaza real para toda la Unión Europea y, por tanto, que somos una misma cosa, una cultura que se llama Europa, tenemos una oportunidad de oro para impulsar el proyecto europeo, pero sin caer en ese marco de que esto es la guerra”.

 

Artículo publicado en el Huffington Post

 

 

69 Comentarios

Política, tudosis

24 noviembre 2015

5 consejos de oro para los nuevos diputados de parte de los que se van

Por

Chicos y chicas, ahora que aún estáis sin malear, haced lo que nosotros no hemos practicado.

 

Este es el punto de partida de los consejos que los diputados salientes dan a los nuevos, cabezas aún frescas -y más jóvenes, en conjunto- que ocuparán sus escaños a partir de enero de 2016. Una sociedad más exigente, que demanda participar en las decisiones políticas, les está esperando.

 

Los ciudadanos tienen prisa por que los nuevos demuestren que llegan para acelerar el cambio y las promesas de regeneración. Desveladas ya por fin las listas del PP esta semana -con una media de edad de 50 años que rebajarán los de C’s y Podemos-, hemos pedido a Vicente Martínez Pujalte (PP), Juan Moscoso y Diego López Garrido (PSOE), Emilio Olabarría (PNV) y Joan Coscubiela (ICV) que abran los ojos a sus sustitutos para que el aterrizaje sea más suave que el que ellos hicieron, a pesar de la desconfianza con que algunos de los salientes observan a la efebocracia -como bautizó Olabarría en su despedida a lo que los medios llaman el recambio generacional.

 

Confían, sin embargo, en que apremiados por los votos que les respaldarán, logren dinamitar un sistema vetusto que impide profundizar en la democracia y la autonomía de los diputados frente a los partidos.

 

1.Acabar con el cortoplacismo.

“Lo primero que les diría a los nuevos es que no se dejen tentar por lo que yo llamo la tiranía del instante; es decir, que hagan una declaración ya, en ese momento en el que te ponen el micrófono delante, por un hecho que acaba de suceder y no te han dado tiempo a leer o a reflexionar. Entonces, dices lo primero que se te ocurre con tal de salir, es un error enorme”, reconoce Diego López Garrido, que ha sido diputado en la V,VI, VII, VIII, IX y X legislaturas por el PSOE, además de portavoz y secretario de Estado.

“Les aconsejo que realicen una diagnosis acertada de la situación, que profundicen y no se dediquen sólo al corto plazo, algo difícil de compaginar cuando quieres hacer carrera política y dependes del aparato del partido”, apunta Olabarría, 25 años como diputado del PNV y reconocido por todos sus colegas como uno de los oradores más brillantes y resolutivos. Y es que la ansiedad por entrar en los 20 segundos del Telediario y destacar ante los jefes es uno de los grandes males de la Cámara.

 

2.Evitar contagiarse del nefasto “y tú mas”.

Hartita está la población de escuchar a los políticos justificar su inoperancia con el “y tú más” o “la herencia recibida”. Una tentación en la que deberían evitar caer los nuevos, que ignoran lo rápidamente que se contagia uno en cuanto entra en el Congreso.

“Hasta yo, sentado en el escaño, desconectaba cuando empezaban con ‘y tú más’ ¿Cómo no va a desconectar la gente en la calle? Hay que hablar a los ciudadanos con un lenguaje claro de los problemas con los que se enfrentan en el día a día. Poner cara a las políticas sociales, y resolver”, así anima a actuar Joan Coscubiela, de ICV, otro de los diputados más interesantes, que ha dejado su escaño en Madrid para ocupar plaza en el Parlament.

“Lo más importante cuando uno se sienta en su escaño es pensar que el bienestar de las personas está por delante del tacticismo de partido”, remata Martínez Pujalte, otro histórico del PP que se va y que, en sus 21 años en el Congreso, ha rentabilizado la bronca como nadie

 

3.Luchar contra la bisoñez del reglamento y las preguntas escritas al Gobierno.

“Cuando llegas, sorprende mucho la rigidez de la institución y lo tasados y acotados que están todos tus pasos. En este nuevo Parlamento, los nuevos deben reflexibilizar el reglamento y acabar con normas decimonónicas, como que tengas que formular preguntas escritas al Gobierno, que se responden con retraso y que fomentan la competición entre diputados, para ver quién hace más preguntas”, apunta Juan Moscoso del PSOE, que tampoco repite tras tres legislaturas como parlamentario,y que suma la clasificación de diputados por comisiones como otra práctica a abolir.

Mientras llega ese momento, Olabarría recomienda aprenderse el reglamento, “algo que yo no hice, porque les ayudará a manejarse mejor en la Cámara y se evitarán las admoniciones continúas de la Presidencia”.

 

4.Buscar el consenso.

Es otra de las principales demandas ciudadanas que más se resisten a poner en práctica los partidos. Precisamente, la falta de acuerdo para solucionar problemas tan acuciantes como el paro ha sido una constante de estos últimos cuatro años, en los que el rodillo de la mayoría absoluta del PP ha pasado como una apisonadora por encima de uno de los principios fundamentales de la democracia.

Martínez Pujalte recalca, ahora que ya está fuera, que “el consenso tiene un valor en sí mismo en la consecución de los objetivos. Decía Pujol, cuando no estaba tan denostado, que los cambios no son posibles si no se hacen con consenso social”.

Olabarría está convencido de que “ningún partido, ni de los históricos ni de los nuevos -que vienen desprovistos de ideología-, podrán hacer nada sin consensuar, porque ninguno tiene las soluciones a los problemas complejos que hay que resolver, como la reforma constitucional, el derecho a una vivienda digna, los refugiados…”.

 

5.Dejad que los ciudadanos se acerquen a mí.“Por eso es importante que cambie el sistema electoral, las listas abiertas. En Inglaterra, Jeremy Corbyn ha conseguido ser diputado después de treinta años votando contra lo que decía su partido. ¿Cómo lo ha logrado? Siendo díscolo y ganándose a los votantes de su circunscripción. Ciudadanos propone una cosa que no está mal, el sistema alemán, aunque es difícil de implantar, pero acerca mucho más al político a su votante”, aconseja López Garrido. “Las sociedades se están organizando al margen de la clase política y de los medios de comunicación convencionales. Nace una nueva sociedad por iniciativa popular que demuestra que los ciudadanos quieren participar, y las viejas políticas van a tener que abordarlo. Los nuevos partidos, algunos partían de ahí, pero el sistema los está contaminando demasiado rápido y la sociedad, sin embargo, mantiene la fatiga que producen los antiguos materiales. Al final, los dos nuevos van a terminar convirtiéndose en el soporte de uno de los dos partidos de siempre”, alerta Olabarría

 

Artículo publicado en el Huffington Post

14 Comentarios

Política, tudosis

24 noviembre 2015

El ‘trending topic’, la nueva estrella electoral

Por

Humanizar a Pablo Iglesias, apuntalar a Albert Rivera, envolver en un mix de experiencia y piel a Pedro Sánchez y vender a los nuevos, como Pablo Casado y Javier Maroto, más que a Rajoy. Así son las estrategias que ya han empezado a desplegar en las redes los partidos como si de un supermercado electoral se tratase.

 

Si los candidatos de las anteriores generales aceptaban a regañadientes y con desgana estar en las redes sociales, la rentabilidad que han obtenido los nuevos y la viralidad con que han logrando colocar su mensaje ha convencido a todos de que una parte esencial de la batalla se librará en internet, con el trending topic como munición.”Ahora no hay que insistir, son ellos los que te llaman para ver cómo usan Periscope o Vine”, dice el coordinador de Politica en Red del PSOE, Rafa Oñate. Equipos enormes, con más de setecientas personas, más un ejercito de activistas como en Podemos o los 15.000 entusiastas de Ciudadanos que funcionan como una maquinaria de hacer trending topics en competición directa con los de Iglesias, formatos como el vídeo circulando a toda pastilla y telegram relevando a whatssap, “porque encripta los mensajes y es mucho más difícil de hackear“, como recomiendan en Podemos. Así es el universo digital en el que los partidos de siempre lo tienen mucho más crudo porque carecen de algo que no se puede comprar, la ilusión de quienes se sienten parte de un cambio imparable

 

Esa gasolina que en las última semana de campaña de las municipales alimentó al fenómeno Carmena, creando un clima de opinión en Facebook y en twitter que se acabó imponiendo. “Para crear trending topics se necesitan muchos tuits, mucha gente y muchas cuentas diversas conectadas. Y esto lo saben hacer muy bien los nuevos partidos. Puede parecer espontáneo, pero no lo es, detrás hay estrategias, lo que hace que pierda un poco la gracia”, explica Esteban Moro, investigador de sistemas complejos que ha realizado un estudio para twitter sobre elecciones desde el año 2010 hasta el pasado mayo.

 

El equipo de redes de Podemos, capitaneado por Guillermo Paños y Nagua Alba tiene muy claro su objetivo. “Vamos a contar el backstage, porque hay demanda por saber qué hay detrás de nuestros líderes, cómo viven, cómo se preparan los discursos. Nuestra estrategia se centra en potenciar la relación de cercanía con los candidatos”, explica Paños, que reconoce que han llevado demasiado lejos la estrategia presidenciable de Pablo Iglesias y ahora, después de monitorizar las redes, han recabado quejas de lo alejado que se le percibe. Ejemplo de esta política de humanizar al núcleo duro son las fotos de las cacerolas con agua y laurel de Errejón esta misma semana y su tuit mencionando a su abuela, un guiño emocional para el electorado. Quizá tratando de aderezar ese perfil de cerebrito que se ha ido construyendo con una dosis de la calidez que destila Pablo Echenique. “Echenique lo hace muy bien, resulta humano y tiene una cercanía muy exportable”, admite Paños.

 

Y si a Iglesias hay que bajarle del altar, el objetivo de Ciudadanos es encumbrar a Rivera. “Lo que hace falta es liderazgo, él lo representa muy bien y hay que aprovecharlo. Es cierto que el equipo es fundamental, pero Albert tiene una fuerza enorme. Otros no sacan a los candidatos porque les resta”, responde Fernando del Páramo, secretario de comunicación de Ciudadanos, cuando le preguntamos por la estrategia tan presidencialista que se transparenta en la red. “Se ve cómo en Ciudadanos están moviendo sobre todo las encuestas que les dan buenos augurios, comparaciones de Rivera con Justin Trudeau -el nuevo primer ministro canadiense que ha encandilado a los medios- y su postura en Cataluña. Mientras que Podemos mueve comentarios y noticias contra Ciudadanos y PSOE, vídeos de Youtube y alguna cosa de su portal de Transparencia”, desvela Victoriano Izquierdo, uno de los fundadores de Graphext, una plataforma especializada en monitorizar contextos y conversación pública. Monitorizan alrededor de mil cuentas por cada partido, “aunque nos fijamos en subconjuntos todavía más pequeños. Al final, son muy pocas las fuentes que realmente generan contenido original, y la inmensa mayoría de cuentas son repetidores que generan ruido”.

 

Un ruido del que los medios de comunicación se nutren cada día como si twitter fuera la biblia, a pesar de que es Facebook, como reconocen unánimemente en todos los partidos, donde está el caladero de votos virtual. Un electorado de una edad media cincuenta años puede que explique por qué ningún partido en España ha mirado hacía el universo youtuber en busca de complicidad para ganarse a los que votan por primera vez. “En la últimas elecciones en Reino Unido, sí que algunos candidatos como Ed Milibrand apostaron fuerte por el fenómeno YouTube y se dejaron ver con youtubers tan famosos como Russell Brand. Aquí las cosas llegan con años de retraso. Es lo que pasó con la campaña de Obama, que marcó un antes y un después, y todavía sigue estando vigente”, apunta Izquierdo.

 

Obama es fuente de inspiración inagotable, también para los nuevos, como aseguran tanto en Podemos como en Ciudadanos. “Es lógico. Aquí ya hemos pasado la adolescencia de las redes, pero falta llegar a la sofisticación. Sabemos cuánta gente ha cambiado de voto, pero no sabemos por qué ha cambiado de opinión. Obama lo hizo muy bien en Ohio. Se dio cuenta de que allí se vendía todo el pescado y pidió datos a los programadores para afinar el tiro. El big data da miedo a los políticos nacionales”, dice Esteban Moro.

 

También de la campaña de la independencia de Escocia han extraido conclusiones interesantes en Podemos, mientras que en el PSOE las elecciones británicas les han dado muchas pistas. “Twitter está más enfocado a líderes de opinión y a gente que tiene capacidad de trasladar mensajes, mientras que Facebook llega más a gente de la calle”, explica Guillermo Paños. “Para nosotros, el éxito es conectar con la gente, y eso donde mejor se consigue es en Facebook. Pedro Sánchez ya ha usado Mentions”, dice Oñate sobre la app de Facebook para famosos que permite streaming en directo de preguntas y respuestas y que Errejón probó también hace unos días. “El medio más importante es Facebook. Está todo el mundo de todas las edades, lo que pasa es que no se puede medir el efecto con tanta facilidad como en twitter. En cambio, twitter está muy bien para hacer llegar los mensajes a periodistas y líderes de opinión. Para mí, lo esencial es que las redes han cambiado el estilo de relacionarse de los políticos, tienen que interactuar, ofrecer respuestas rápidas y ser más cercanos”, apunta Narciso Michavila, presidente de Gad3 y asesor del PP.
En las redes del PP es fácil vislumbrar quién cotiza al alza, ya sea porque ellos mismos controlan las cuentas o porque hay un consenso interno por promocionarles. Las referencias a Pablo Casado y a Javier Maroto destacan descaradamente entre las menciones oficialistas a Rajoy. Da igual que los tuits modelo-agenda hayan revelado ya su ineficacia. Resulta difícil no imaginarse a un veinteañero aburrido soltando los mantras de cada día detrás del perfil de Mariano Rajoy. Algo impensable en Rivera, Iglesias o Alberto Garzón, que manejan personalmente sus cuentas y las chequean a cada rato para analizar el impacto de sus palabras. “Son un termómetro muy valioso de cómo la gente percibe lo que hacemos y lo que decimos. Las redes las entendemos como un espacio de conversación y escucha.” afirma Fernando del Páramo, que presume de la inmediatez con que responden, y pone como ejemplo la campaña de Naranjito, “que se convirtió en trending topic mundial porque supimos reaccionar en el acto y en positivo, convirtiendo el miedo en movilización”.

 

En Podemos reconocen que “a veces otros partidos nos provocan y nosotros les interpelamos, creemos que los partidos deben interactuar entre ellos. Fue muy sonado cuando interpelamos al PSOE y a Elena Valenciano”. La pelea por quién fabrica más trending topics es una de señas de identidad de los nuevos. “Conseguir un trending topic moviendo hashtags entre tus fieles seguidores puede estar bien para mantener la moral de la tropa, pero quizás no sirvan tanto para pescar votos de los indecisos, y menos cuando son hashtags hostiles hacia tus rivales”, apunta Victoriano Izquierdo.

 

Logren o no sumar votos, lo que sí generan es la sensación de pertenencia a un proyecto ilusionante. “Desde hace 5 años se implantó un sistema parecido al que utilizo Obama en su campaña. Consistía en una red de voluntarios involucrados en una red ciudadana a través de activistas. Con la expansión nacional del último año ha alcanzado una cobertura nacional, y ya hay 15.000 activistas que forman parte de la red”, concreta del Páramo. Las últimas elecciones han propiciado la expansión de los equipos. Algo similar ha sucedido en Podemos. “El equipo de redes somos veintisiete personas, más un equipo territorial de más de setecientas personas (los de cada municipio y sus equipos) más los activistas”. Así es fácil que los vídeos en los que ahora está volcada la gente de Iglesias, porque “nos hemos dado cuenta de que hay mucha hambre de este contenido”, se expandan a la velocidad de la luz. La gente quiere ver cómo funcionamos en las instituciones”, dice Paños. El corte de la despedida de Pablo Iglesias del parlamento europeo tiene más de 40.000 visitas.
Claro que escuchar a Rajoy desgranando las razones por las que es serio o a Pedro Sánchez sobre un croma rojo hablando de la Constitución como el que se ha aprendido una lección, no invitan demasiado a compartir.

 

Artículo publicado en el Huffington Post

28 Comentarios

Política, tudosis

12 junio 2015

PP: Cómo recuperar votos sin amputar a Rajoy

Por

 

Los populares están de los nervios y eso les lleva a ser osados pensando. Algunos miembros del Gobierno coinciden con barones y altos cargos del partido en que sin Rajoy tendrían más posibilidades de quedarse en La Moncloa, pero a ver quién se atreve a verbalizar en alto tal sacrilegio.

 

Los más valientes coinciden con una parte de la oposición y con las encuestas en que Mariano Rajoy ya no tiene riego sanguíneo y está necrosando el voto. Incluso los asesores consultados lo reconocen, aunque a estas alturas no recomiendan amputarle porque confían en que hay medidas menos radicales con las que volver a motivar a esos 1,4 millones de votantes del PP que se han pasado a la abstención y a una parte de los 700.000 que han dado su voto a Ciudadanos el pasado 24M. “El voto de derechas está muy desmotivado frente a las mareas en la izquierda, que son las que han logrado atraer a votantes modernos y urbanos. Aun así, en dos meses el PP ha pasado en las encuestas de 18 a 27% en intención de voto. Rajoy es un lastre, mientras que Soraya es la mejor valorada para sustituirle”, explica un reconocido demoscópico sobre el cambiante panorama lampedusiano.

 

Si alguien cree que la gangrena del PP es incurable, se equivoca. Presenta todos los síntomas, su piel se ha decolorado, las sedes parecen desteñidas y más si están tocadas por la pestilencia de la corrupción como la central de Génova; sus miembros sufren un dolor severo en partes de sus cuerpos por falta de riego y si no, que les pregunten a los barones y grandes alcaldes a los que se desaloja estos días de sus despachos. La solución de cortar por lo sano con el presidente “que tiene la imagen de no tomar nunca la iniciativa”, como asegura uno de sus gurús, ha dejado de ser tabú. Las sierras eléctricas se guardan a la espera de ver hasta dónde llega el cambio de Gobierno y de partido que está anunciado para la semana que viene, pero hay algún zombi sin despacho que advierte sobre los riesgos de un líder tocado por la corrupción. Los menos dramáticos se refugian en la sombra de la mayoría absoluta de Cameron en Gran Bretaña, que es muy alargada y da para cobijarse en ella, pero solo el 50% de los votantes del PP ven a Rajoy como candidato. Y como apunta otro de los expertos en sondeos de opinión, “Gran Bretaña tiene 650 distritos y es imposible hacer encuestas clavadas en 650 distritos, mientras que España tiene 52 distritos y por tanto tenemos menos margen de equivocación”.

 

La ensoñación de una cara nueva ronda tanto que incluso internamente ya hay quienes ven a Pablo Casado como la gran esperanza blanca o quienes consideran que Feijóo sería una buena tabla de salvación. A Saénz de Santamaría se la aprecia menos de puertas para adentro, aunque los votantes la señalen como su preferida y la que menos trabajo requeriría a la hora de lanzarla en una presunta sustitución del gran líder. Mientras Rajoy, el único que decide y sabe la verdad, se retrata, sus fieles marean con otras medidas de alto impacto con las que activar a los votantes que les han castigado:

 

-Devolver la paga a los funcionarios y crear la sensación de que la clase media y baja recupera poder adquisitivo. Rajoy tiene a los mayores asegurados porque prácticamente no ha tocado las pensiones, pero esos ahorros de los pensionistas que han mantenido a sus hijos y nietos se agotan o ya han desaparecido. Tienen que elaborar un plan de choque en el que se muestren compasivos. “Para decirlo más rotundo -apunta el director de una gran empresa demoscópica- el PP ha salvado al país de la quiebra, pero ha creado una fractura social brutal y esa no se acorta con empleos de pésima calidad y sin compasión”. Parece que quien ha entendido esto en los últimos días es Luis de Guindos, que se ha apresurado a poner distancia con las nuevas recomendación salvajes del FMI -subir el IVA de nuevo, despidos más baratos aún y establecer copago sanitario. El titular de Economía y quizá presidente del Eurogrupo, ha alardeado de que ya en otras ocasiones no han hecho ni caso al FMI. Otra cosa es que estos gestos, o los del poco empático presidente, calen como “compasivos” con la ciudadanía.

 

-Una mujer para atraer el voto femenino y modernizar el mensaje. “Rajoy está despejando el camino a Soraya, pese a lo que se dice. Puede que la quite como portavoz, pero sería una equivocación pensar que algo no funciona entre ellos. Por lo pronto está limpiando el partido de barones que ya eran desleales, aprovechando los resultados electorales. Para él, Soraya es la mejor candidata, pero a futuro. Quienes difunden la idea de que están enfrentados, mienten”, apunta una fuente cercana a un ministro económico. “Al PP se le resiste el voto femenino, una mujer sería una opción moderna, dado que Podemos, por ejemplo, tiene a las mujeres apartadas de los órganos de poder”, explica un estratega político muy apreciado entre los líderes.

 

-Despertar de la abstención a sus propios votantes machacando con la idea de que el PSOE se ha vuelto de extrema izquierda y peligra la patria que puede caer en manos de los extremistas de Podemos. El terror como estrategia, que repiten como un mantra todos los miembros del Gobierno estos días, pero con especial incidencia por parte de los “Sorayos” . Aquí las fuentes consultadas inciden en la mayor actividad mediática de José Luis Ayllón, secretario de Relaciones con las Cortes y segundo portavoz, que se reúne con periodistas en privado y les advierte no solo de la importancia de los cambios de Rajoy, sino del miedo que da el nuevo PSOE. Eso sí, lo hace de forma menos chusca que los quemados Rafa Hernando o Carlos Floriano, dos personajes a los que en el entorno de Soraya se les considera achicharrados y caducos.

 

-Desmontar a Ciudadanos debe ser clave para el equipo de Rajoy. “Los pactos entre Ciudadanos y el PP beneficiarían básicamente a los populares, como evidencian las encuestas post electorales, así que tiene que incidir en ellos y fagocitarlos. A Ciudadanos le votaban los desencantados con el PP y los que querían frenar a Podemos, pero no han conseguido ninguna de las dos cosas. Para qué votar a Rivera si va a acabar apoyando al PP, deben preguntarse esos votantes fugados. Eso explica por qué Ciudadanos se está alejando tanto en intención de voto. Corre el riesgo de convertirse en una UPyD”, advierte un experto en sondeos de opinión, que se ha mirado con lupa la publicada por Metroscopia. “La fuga del PP es Ciudadanos. No son nuestros enemigos, son amigos, pero se les ha tratado como si lo fueran. Les necesitamos para gobernar porque aunque podamos recuperar parte de ese voto, otra parte no volverá. Ciudadanos es tan naranja como ING, sus votantes son como clientes de banca online, urbanos y formados, que van buscando las ofertas, así que con una campaña estrella les va muy bien, pero la fidelidad no es una de sus cualidades” analiza uno de los asesores claves de Rajoy en encuestas. Sin embargo, seguir desmontando a Rivera no será fácil, porque “Mas se lo ha puesto muy bien a Albert. Si hay elecciones el 27 de septiembre en Cataluña, Ciudadanos ganará mucho, será el nuevo triunfador a costa del PSC y del PP. La gente de Rajoy tendrá complicado descolocar a los de Rivera en tan solo seis u ocho semanas después del 27-S” contribuye al debate otro politólogo que conoce muy bien a los asesores presidenciales.

 

-Recuperar el voto de los jóvenes. Para todos los consultados, expertos en encuestas y en sociología, el de los jóvenes es el reto más importante del PP para ganar las elecciones, además del golpe estratégico que sería que Rajoy diera paso a Soraya. “Pese a las cifras que airean y la creación de puestos de trabajo, los jóvenes saben que son puestos basura y eso genera un enorme resentimiento. El hecho es que dejan un paro juvenil récord y unos datos de pobreza infantil que nos sitúan en los primeros puestos de Europa. Eso lo dice Cáritas, no precisamente una organización sospechosa de ser leninista. A esto suma que os dejamos endeudados para el resto de vuestras vidas y puede que las de vuestros hijos” explica el directivo de una gran demoscópica. “A esos votantes jóvenes -los de entre 25 y 35 o 40- se los ha ligado Podemos, hasta hace poco de una forma desabrida, alimentando el cabreo que tienen. Pero en los últimos tiempos también los ha recuperado Ciudadanos, de una forma menos bronca. Parece que ahora el PSOE va a presentar un paquete de medidas dirigido también a ese grupo de edad. La auténtica hazaña del PP sería encontrar algo muy creíble para recuperar el voto joven”. Sin embargo, en este punto es más pesimista el asesor cercano al PP, quien cree que no bastarán las más de cuarenta o cincuenta leyes que el Gobierno quiere sacar adelante antes de convocar elecciones. Todo lo que suene a proyecto de ley llueve sobre mojado, opina, y su principal reto es poner sobre la mesa alguna propuesta realmente verídica -ya veremos luego si es verdadera- que cale entre la juventud. En este aspecto, unir la imagen de Pablo Casado a las medidas para jóvenes es fundamental, al tiempo que hay que alejar del primer plano a la apisonadora que es Fátima Báñez, la dama de la movilidad geográfica tan positiva para nuestros jévenes.

 

-Más regeneración y menos alardear de economía. Otra receta común entre los expertos es la recomendación primero al presidente y luego a sus ministros, es que se centren mucho más en la regeneración de la democracia y rebajen del primer puesto el basar toda su campaña en el relato económico, en el que ya no influye la ideología. Esa regeneración englobaría transmitir honestidad y ganas de luchar de verdad contra la corrupción, que les va a seguir machacando los próximos meses “en cuanto que los nuevos alcaldes y presidentes autonómicos abran los cajones. Cosas como las que nos enteramos hace unos días, que son los mismos ministerios los primeros en poner trabas y excusas para no dar datos a la Comisión de la Transparencia, hacen que todo lo que el Gobierno intente en este asunto no sea creíble” concluye uno de los sociólogos.

 

- Hacer hincapié en la desigualdad. En este punto existe un claro disenso entre quienes asesoran al Gobierno y al PP y los demoscópicos y politólogos más alejados. Mientras los primeros mantienen que es demasiado tarde para que el Gobierno asuma que ha creado desigualdad -hay que seguir con metáforas como “los más desfavorecidos” pero no aflorar a los que se han quedado en el camino- quienes no tienen poco o nada que ver con el equipo de Rajoy opinan que al presidente y su gente incluir en su discurso que van a instrumentar políticas que luchen contra la DESIGUALDAD -palabra que parece maldita en boca del presidente y sus ministros- lograría transmitir esa imagen de que a partir de ahora serán compasivos, enlazando así con la idea expuesta de la compasión y de lograr que la gente crea en aquella frase del presidente -”Oiga, que los demás también tenemos sentimientos”- sea creíble, sería otro logro.

 

Publicado en el Huffington Post

13 Comentarios

Política, tudosis

12 junio 2015

El guión del terror para las generales a lo Stephen King

Por

A Stephen King, el rey de las novelas de terror y padre de Carrie, le han salido serios competidores en España. Unos apuntan mejores actitudes literarias que otros. Por ejemplo, las tramas -o patrañas- que se urden en el corazón del PP para aterrorizar a los ciudadanos y recuperar el voto no son muy creativas, ni van más allá del que vienen “los soviet” que estrenó Aguirre. Otros sectores menos burdos, los del mundo económico y financiero, se trabajan mejor la escaleta. Son los que redactan papers en los que sugieren el pánico que el coletas y los suyos dan a los inversores extranjeros, que ya no traerán su dinero a España. Apelan también a la fragmentación del voto de la izquierda, un horror y error histórico de este país que arrastrará inseguridad de todo tipo, porque el dinero tiene miedo. Es el runrún incesante que desde el 24M recorre las esferas económicas y políticas. Con todo, pese a venir de sectores económicos influyentes, son trucos tan viejos como la cúpula empresarial de este país, la única que no ha hecho la transición en 40 años de democracia. Salvo en algunos casos por causas mayores, como la defunción del líder.

 

Para aquellos a los que os gusta el miedo, los del escalofrío al sentir una mano helada sobre la vuestra cuando vais a encender la luz de la casa a oscuras o soñáis con los nuevos parias que os robarán vuestra casita del pueblo, hemos recopilado algunas de las claves, de los capítulos de este guión que nos van a estar escribiendo ya hasta las elecciones generales, basados en las novelas más famosas y terroríficas de King.

 

MANUELA CARMENA Y ADA COLAU SON LAS ‘CARRIE’ DE LA POLÍTICA

Aunque su telequinesia no esté demostrada y aún no hayan sido proclamadas alcaldesas de las dos grandes capitales, Madrid y Barcelona, parece ya que ambas han utilizado su terrible poder de mover las cosas para captar la voluntad de los ciudadanos y atraer todas las catástrofes sobre las dos ciudades. Agotadas en la suciedad de la campaña acusaciones del tipo de que eran simpatizantes de etarras -por ejemplo- ahora se suman otros datos que deben producirnos espanto.

 

Por ejemplo, el episodio de los Levi’s Strauss y la jueza. “Carmena como jueza deja bastante que desear. ¿Sabes que cuando estaba en los juzgados de Plaza de Castilla donó un cargamento de pantalones Levi’s que no se sabía si eran falsos o no, a una ONG cuando todavía no se había resuelto el juicio? Luego hubo que reclamarlos, fíjate si se precipitó”. En la última semana, este argumento ha sido repetido hasta por tres personas vinculadas al PP. Otro más amenazante. “Que se ande jugando con lo de revisar los contratos a las adjudicaciones que ha hecho Ana Botella a constructoras y demás, como el proyecto Chamartín. Ojito, es un sector donde mucha gente conoce a su marido”. No bastan las detalladas explicaciones en la campaña de la jueza sobre el asunto. Lo de las constructoras nos lo lanza un director de comunicación de una gran empresa energética.

 

Los poderes de Ada Colau aterran aún más que los de Carmena. “No creáis que Colau es Carmena, es mucho peor”. Este es un latiguillo que escuchas en idéntico tono entre los del PP, los de CiU o los del PSOE. Lo siguiente es: “Ya verás cuando la activista proescraches les diga a los del Mobile World Congress que les cambia las condiciones. Le dirán: ‘ahí te quedas maja, que toda Europa nos quiere tener en su ciudad’. No tiene ni idea de tratar con los poderosos, las multinacionales, los financieros. Los espantará”. De nada sirve intentar recordar que la escrachera ya ha confirmado que el Congreso Mundial del Móvil se celebrará en Barcelona al menos hasta el 2023. Han sido felices durante unos días, cuando Colau declaró en El País que si una ley es injusta, se desobedece ). A muchos les faltó brindar con champán por el error de la futura alcaldesa. Que un par de días después Colau haya descartado la propuesta de ERC de ser votada a cambio de prometer independentismo no les parece un síntoma de nada.

En fin, que las Carrie y su gestión en los próximos cinco meses van a conformar la parte más chusca del guión, pero también la más amena. No hay que desanimarse. Ya hemos dicho que otros guionistas apuntan mejores maneras que los de los partidos políticos.

 

EL RESPLANDOR Y EL PODER ECONÓMICO

Basta con acudir a algunos de los muchos actos económicos que se celebran en la capital para descubrir que la cúpula -y la base- de las patronales de diferentes sectores y el todopoderoso Consejo Empresarial de la Competitividad -que anula a la vetusta CEOE- se han puesto las pilas y se las quieren también poner al Gobierno de Rajoy. Como en El Resplandor, desean apoderarse de las voluntades políticas. “Es César Alierta, el presidente de Telefónica y del Consejo, el que más activo está. No en balde es el más generoso de la vieja guardia y le preocupa Podemos tanto como le preocupaba a Emilio Botín. Lo del Mobile Congress de BCN, ¿te crees que no tiene nada que ver con la preocupación de Telefónica? Y luego, todos estos están agitando el miedo que da el coletas con eso de la tasa para la pobreza energética o de que te van a quitar la segunda vivienda”, comenta una fuente próxima al Ibex 35, a la salida de un desayuno netamente financiero de la presidente de la CNMV, Elvira Rodríguez.

En ese desayuno, Rodríguez abunda en la campaña de las cúpulas empresariales y financieras. “El dinero quiere estabilidad, predecibilidad y seguridad jurídica. Y yo, como Elvira Rodríguez, estoy preocupada. No como presidenta de la CNMV, que conste”. O sea, que la CNMV como institución no está preocupada.

 

‘MISERY’ O COMO ESCRIBIR UNA VERSIÓN PARA ESPAÑA Y OTRA PARA LOS MERCADOS EXTRANJEROS

El poder económico y el PP no tienen problema en reescribir el guión si no les gusta el que han redactado los votantes. Tan influenciados por el festival de cine fantástico de Sitges como por las jornadas económicas del Círculo de Economía que se acaban de celebrar en la misma ciudad, como cada año, reinterpretan la historia dependiendo de quién les escuche, aunque en los mercados no parece que esté calando mucho su versión.

“Los mercados no son tan temperamentales como se está vendiendo. No va a haber una reacción preventiva. Como mucho, la dinámica de las coaliciones puede causar un impasse. Las ganas de meter miedo que estamos viendo forman parte de la campaña para las generales, con el fin de captar una parte del voto conservador que se les ha quedado en casa. No porque los inversores vayan a salir corriendo. Al dinero que viene a invertir lo que más le asusta es que cambie la ley como ha hecho el PP con las energías renovables”, explica un importante directivo español de una de las compañías europeas más potentes del mercado de capitales.

Que el volumen de pánico lo gradúan hasta desaparecer ante los extranjeros es tan patente como lo puso de manifiesto cuatro días después del 24M, Miguel Temboury, subsecretario de Economía con Luis de Guindos y una de las voces más fieles al ministro de Economía. Sus palabras son las de Guindos. En una jornada organizada por el despacho Cuatrecasas con mayoría de inversores extranjeros, Temboury transmitió un mensaje de absoluta tranquilidad sobre lo que había pasado en las elecciones porque, dijo, “la fortaleza de las instituciones” en España está muy por encima de los vaivenes electorales.

“Lo que en realidad les inquieta a los poderes económicos y financieros ahora mismo es Grecia y que el BCE siga dándoles negocio con las emisiones. Lo demás -se encoje de hombros otro analista financiero- son bobadas de consumo interno. Tanto las agencias de rating como los grandes inversores del mundo son tan poderosos que a los Podemos los tienen ya descontados”.

¿Alguien se imagina a Apple o Coca-Cola no invirtiendo en España porque llegara Pedro Sánchez acompañado de Pablo Iglesias, incluso Iglesias sólo? ¿Y a las plantas de coches de Zaragoza cerrando por el coletas?, se pregunta retóricamente un historiador económico, al que causamos casi una carcajada al preguntarle si el dinero se va a ir de España. “Sí, claro, mañana. ¿No ves cómo no invierten en China por qué es una dictadura?”, remata el historiador, con sorna y mirada condescenciente.

 

ALBERT RIVERA Y PABLO IGLESIAS SON LOS VAMPIROS DE ‘SALEM’S LOT’ QUE SE CARGAN EL PAÍS POR NO PACTAR

Stephen King publicó a mediados de los 70 El misterio de Salem’s Lot. El escritor cuenta que lo escribió en un momento en el que la corrupción era noticia todos los días en EEUU, lo mismo que sucede ahora en España. Y que se preguntó a sí mismo qué pasaría si Drácula apareciera en un pequeño pueblo en la actualidad. A los nuevos se les acusa de ser una especie de vampiros políticos que están chupando la sangre a los viejos partidos.

El núcleo central de la versión patria trata de vender que los líderes de los partidos emergentes que tienen la llave de la gobernabilidad en varios ayuntamientos y comunidades son unos irresponsables a los que solo les preocupan las generales. “Tiene gracia que incluso en los medios nos señalen a nosotros como culpables de que en Andalucía, por ejemplo, no facilitemos la investidura de Susana Díaz, cuando fue ella quién convocó elecciones anticipadas pensando en mejorar su posición para disputar a Pedro Sánchez la candidatura a Moncloa”, señala una fuente próxima a la cúpula de Podemos. Rivera insiste en que “el PP solo baja a la arena a pedir sillas y si piensan que gobernar en minoría es repartirse sillas es un grave error”.

 

‘CEMENTERIO DE ANIMALES’ O MACHACAR A PEDRO SANCHEZ PARA QUE NO PACTE CON PODEMOS

La manifestación más clara y que nos tendría que haber dado mieditis fue el medio centenar de personas que se aparcaron en la acera de enfrente de la sede del PSOE en Ferraz, para pedir a los socialistas y a su secretario general que no pacte con Podemos. Igual que en Cementerio de animales, otra de las novelas más exitosas de King, el deseo de resucitar a los muertos solo puede provocar engendros. “Es asombroso. Era esa misma extrema derecha que hace unas décadas o unos lustros se juntaba cada 20N o peregrinaba al Valle de los Caídos. Parece coña, pero los dirigen los adláteres del PP a través de las redes y otros medios. Pero a Pedro, quien de verdad le va a meter presión va a ser la vieja guardia del PSOE, los Felipe González, Maravall, Solana, Almunia… Le darán caña para que controle todo lo que firma con Podemos, los enemigos de la socialdemocracia, amenazándole con la soledad en Bruselas y con el ejemplo de Tsipras”, explica un alto cargo del PSOE, próximo al secretario general. “Existe la constatación en el mundo económico y financiero de que el mapa político de las generales va ser muy parecido al actual. Mientras que Cameron y Merkel han sido reelegidos y Renzi parece que también lo será, al PP se le da por descontado porque su proyecto ha fracasado. Los resultados del 24M hacen verosímil un Gobierno del PSOE con apoyo de Podemos o Ciudadanos. Por eso, se nos está presionando para que no haya acuerdo con Podemos”, analiza un miembro de la Ejecutiva de Sánchez.

 

53 Comentarios

Política, tudosis

12 junio 2015

Así se ve el PP cuando se mira en el espejo

Por

Solo les importa cómo no perder la silla. Y dónde celebrarán la cena de Navidad este año. “Por ahora el único que parece haber pillado es Luis de Guindos” comenta un colega del Gobierno, envidioso de las expectativas del ministro de Economía en el Eurogrupo, que se va sin tener que sacudirse el traje. ¿Queda tiempo para recuperarse de la debacle?, se preguntan unos a otros.

 

Con el disgusto que tienen, quién se iba a parar a pensar hoy , primera sesión de control tras el 24M, en ese 22% de los españoles que vive bajo el umbral de la pobreza y en el 45% no puede irse ni una semana de vacaciones. Nadie del PP se plantea que la desigualdad ha derrotado a las boyantes cifras con las que Rajoy ha machado al personal. Tan ensimismados están que ni siquiera Esperanza Aguirre les ha ocupado más de un segundo de conversación. Internamente ya le han extendido el certificado de defunción.

 

Entre los diputados del PP hay interpretaciones para todos los gustos. Aunque la teoría de que habrá crisis de Gobierno no se la acaban de creer ni en el propio Gobierno. “Que no va a haber ningún cambio ahora, ni Cospedal ni nada”, insistía un ministro después de las declaraciones del presidente: “Los cambios, sean en el partido o en el Gobierno, se anuncian una vez que se han producido, como es perfectamente entendible. En cualquier caso, el lunes ya he fijado posiciones en una rueda de prensa”.

 

Estas son las tesis más extendidas sobre el porqué y el cómo se encuentran en tal tesitura:

 

1. La debacle ha sido nacional, no territorial

“Lo fácil es que dimitan los barones, porque parece que así se soluciona el asunto. Pero la realidad es que esto es un aperitivo de lo que está por llegar. Podemos buscar múltiples culpables, pero el origen está en Moncloa”, dispara un diputado veterano que aún mantiene responsabilidades en la cúpula.

 

2. La deslealtad de los barones les ha pasado factura

“En Moncloa y en Hacienda estamos encantados de que dimitan los barones. Se han pasado toda la legislatura tocando las pelotas, cuando lo único que hemos hecho ha sido sostenerles y alimentarles”, comenta un asesor de Rajoy en la Moncloa. “Al menos, el presidente ha reconocido que hemos estado poco acertados en comunicar nuestros logros y que nos falta empatía. Pero, ¿que han asumido ellos? Si se van es para evitar que les echen”, concluye.

 

3. “Nadie va a llorar por Cospedal”

Es una de las frases más repetidas en los pasillos del Congreso. Sin poder territorial, pese a que el cambio que hizo en la ley electoral le beneficiaba, todos apuntan a ella. “Es lo más fácil. Deshacerse de la secretaria general tiene el suficiente impacto mediático como para desviar el foco del presidente. No se la va a echar de menos lo más mínimo”, explica una fuente cercana a los Sorayos. Tampoco a Cospedal le pilla de sorpresa. Ya tiene preparada casa nueva desde hace meses en Diego de León, en el barrio de Salamanca en Madrid, porque como ella decía a quien la quería escuchar, “no lo veo nada claro”.

 

4. ¿Para qué quemar a los delfines pudiendo asar a Rajoy?

No es conveniente que Alfonso Alonso, Núñez Feijóo, Saénz de Santamaría o Pablo Casado, la última incorporación a la lista de valores a futuro, se consuman antes de tiempo. Hasta los más críticos apoyan la continuidad del presidente: “Estamos en la cuenta atrás y no merece la pena machacar a futuros valores, no sería rentable”. Salvo que “a la desesperada se presente la vicepresidenta, que ya va con la campaña hecha”, apunta otra señoría que participa de la conversación.

 

5. Sembrar el terror económico

Lo único que mantiene viva la lucecita en la Moncloa es la complicidad que sea capaz de demostrar el Ibex 35 y las instituciones internacionales. Por ahora, una de las cuatro grandes agencias de calificación, Moody´s, ya advertía sobre el riesgo de que en España los radicales se carguen las buenas reformas de Rajoy.

 

6. El examen práctico de Iglesias y Rivera

La ilusión de que los dos líderes de los partidos emergidos van a pinchar en su política de pactos y en la gestión municipal y autonómica es otro de los clavos ardiendo a los que se agarran. “No tienen ni estructura, ni experiencia y sí, mucho resentimiento. Imagina a Ada Colau imponiendo a la organización del Mobile World Congress las condiciones para que se celebre en Barcelona. Pues le dirán, “ahí te quedas que tenemos otras capitales del mundo interesadas”, expone otro diputado.

 

Puede que no estén tan desesperados como Esperanza Aguirre, pero cuando la amenaza de las encuestas se ha hecho realidad, acarician con más mimo el escaño de sus entretelas mientras descubren que los headhunters ya no tienen donde colocarles.

 

 

Publicado en el Huffington Post

28 Comentarios

Política, tudosis

12 junio 2015

Pablo Soto y la revolución de la democracia participativa

Por

Pablo Soto, tras la entrevista en el museo Reina Sofía

Un italiano que vive en Madrid desde hace diez años se acerca a nuestra mesa en la cafetería del Museo Reina Sofía para saludar a Pablo Soto. Lleva más de una hora esperando a que terminemos de charlar para mostrarle su apoyo y contarle que un rato antes, un grupo de simpatizantes había estado coreando “¡Ay Carmena, ay Carmena!” en torno al café de media mañana. Soto es una de las piezas clave de la lista de la jueza candidata de Ahora Madrid a la alcaldía de la capital. Todo un mito en internet por su concepto colaborativo de la red y, si ganan el domingo, el futuro encargado de hacer realidad la democracia participativa Es decir, de facilitar que los madrileños puedan elegir qué se hace con una parte del presupuesto municipal como sucede ya en Suiza, en París, Baviera, Reikiavik, parte de EEUU o en Portoalegre.

 

A finales de los años noventa, Pablo se convirtió en uno de los desarrolladores españoles más exitosos del mundo. Empezó a crear protocolos P2P, una tecnología que permitía transferir y compartir contenidos de un ordenador a otro sin depender de servidores y de forma gratuita, gracias a la cual existe Skype o se retransmite un mundial de fútbol. Su programa Blubster, que permitía compartir carpetas entre usuarios -lo que ahora sería la Nube-, se lo instalaron más de 30 millones de personas, desencadenando la ira de cuatro grandes discográficas que le demandaron por favorecer la piratería. Le exigían 13 millones de euros, pero tras seis años, David venció a Goliat.

 

Tras su éxito, las multinacionales de las comunicaciones le han hecho suculentas ofertas, pero él ha preferido seguir batallando para que la participación de la gente, una de las principales peticiones del 15M, se lleve a cabo. Iniciativas ciudadanas, presupuestos participativos y revocatorios son el objetivo.

 

Eres el único español al que le han dado un Pioneer Award de la Asociación Internacional de la Computación Distribuida (DCIA por sus siglas en inglés). ¿Qué haces pensando en que los vecinos de un barrio puedan plantear sus propios proyectos y votarlos, en lugar de convertirte en un Bill Gates patrio?

He sido testigo de cómo funciona la inteligencia colectiva, he pensado mucho desde hace quince años en cómo millones de personas pueden trabajar en común mejor que en grupos pequeños. De repente ocurrió el 15M, y me pasé un mes en la Puerta del Sol porque me di cuenta de que la única lucha que importa es la lucha por la democracia. Con esos amigos tratamos de dar con la forma de conseguirla usando las redes. Sociólogos, politólogos, investigadores y activistas de Hong Kong, Islandia o EEUU, entre otros sitios, venían a vernos, a entrevistarnos. Eso que sucedía durante la acampada hace cuatro años está volviendo a pasar. Ahora mismo hay un grupo de 20 americanos, desde políticos electos, demoscópicos y miembros de Occupy Wall Street, con los que estuve ayer -por el martes-, interesadísimos en la fuerza de innovación social que hay aquí y que se quedarán hasta después de las elecciones. También he estado con franceses, todo apasionante por el interés que despertamos.

 

Pusiste en marcha las iniciativas ciudadanas de Podemos y estás en un proyecto de Harvard sobre innovación democrática. ¿Se ha convertido España en un laboratorio?

En Europa tienen claro que la innovación social va a ser el motor de este siglo y ahora mismo en innovación social el foco mundial está aquí, porque hay capacidad de producir una realidad nueva. Lo que vienen a investigar es esa masa de millones de personas que están tratando de darle la vuelta a todo. Hay más 8.000 ayuntamientos y en muchos de ellos se presentan candidaturas de unidad popular con programas de radicalidad democrática, en el sentido de que la gente participe en las decisiones.

 

¿Y cómo vais a lograr que cualquiera pueda decidir una parte de las inversiones del ayuntamiento, ya seas una señora de más de 71 años, como Carmena o un joven de 35, como tú?

En Porto Alegre (Brasil), por ejemplo, nadie tiene internet y el 100% de los Presupuestos son participativos; en Suiza se hacen cientos de referendos y el 80% del voto es por correo. Lo único que ocurre con la participación digital es que vamos a aprovechar que en España, según el CIS, hay mucha gente con conexión a internet y con móvil. El ayuntamiento de Madrid tiene un abanico inmenso para evitar que la brecha impida participar a la gente. Primero dándole difusión y luego para que en las juntas de distrito se asesore a los que tienen iniciativas y a los que van a votar. Las herramientas digitales sirven para que más gente pueda participar de la democracia, pero no excluyen otros medios para hacerlo. Es importante tener claro que la democracia participativa no va a resolver todos los problemas de la sociedad, pero es mejor que lo que tenemos ahora, porque muchos de esos problemas han venido por decisiones políticas que se han tomado a puerta cerrada, a espaldas de lo que la mayoría habría decidido.

 

¿Qué porcentaje de los presupuestos decidirán los vecinos en qué se gasta?

Vamos a empezar con un porcentaje parecido al de Reikiavik y París, que comenzaron en torno al 5% del presupuesto en inversiones. En Reikiavik ya van por el 15%.  Se recogerán todas las propuestas y la gente votará en cada distrito. ¿Quién mejor que los vecinos saben lo que necesitan?

En Grenoble, por ejemplo, han empezado este año con un porcentaje ínfimo, son 150.000 habitantes, lo que podría ser un distrito en Madrid, y este año han gastado 800.000 euros en proyectos participativos. Imagina que en Villaverde cada año tuvieran eso para decidir si quieren más parques o un instituto… en seis años sería otro barrio, que los vecinos habrían hecho suyo. Es un mecanismo que puede cambiar la sociedad. Además es un factor de igualdad, porque el ayuntamiento hasta ahora está invirtiendo unas cantidades distintas en cada distrito, aunque en Salamanca y en Villaverde paguen los mismos impuestos y el mismo IBI. No hay más que ir por las calles de los barrios y mirar.

 

¿Cuál es el mecanismo de consulta ciudadana?

Muy sencillo. Son referéndums vinculantes. Cualquier persona o colectivo puede hacer una propuesta. Hay colectivos que tienen capacidad para articularlo muy bien, pero también cualquier vecino puede hacerlo con sus propias palabras. Entonces se inicia el proceso de recogida de avales, con un umbral que no sea inalcanzable y que podría estar en torno al 1% del censo del distrito o del municipio, según el alcance de la propuesta. Cuando llegas a ese aval, el ayuntamiento monta un grupo de trabajo para articular bien la propuesta, se trata de arroparla con expertos, no de cambiarla. Si la persona que inicia la propuesta no está de acuerdo con el resultado del grupo de trabajo, se someterían a referéndum las dos cosas. Después la gente vota las propuestas tan fácilmente como dar un like – ‘me gusta’- en Facebook.

Vamos a crear un censo para fomentar digitalmente la participación, aunque también se puede hacer en persona. Gallardón se cargó el área de participación del ayuntamiento, pero los funcionarios están ahí para hacer de interfaz con los ciudadanos. Así es como funciona en Suiza.

 

¿Vamos a estar votando todo el día?

La experiencia no dice eso. Hay varios argumentos que se usan contra la democracia participativa. Uno es que no vamos a hacer otra cosa que votar todo el tiempo y que la gente se cansa. En Baviera, por ejemplo: cayó el muro de Berlín y la gente de repente tiene acceso a los referéndums. El primer año se plantearon 300 porque la sociedad tenía muchas cosas pendientes que es lo que nos pasa aquí ahora. Una vez que se van resolviendo las preocupaciones, baja el número de consultas.

Nunca nos han preguntado nada por qué llevan décadas sin gobernar para nosotros, así que al principio habrá mucha participación. En los estados del noroeste de EEUU se vota muchísimo a nivel municipal y estatal, no federal. Hay estados en los que se votan 200 consultas al año que se agrupan en convocatorias cada equis meses y se votan varias propuestas a la vez. En esos sitios, donde su vida política se rige por la democracia directa participativa, no es que haya reemplazado a la representativa, porque por cada ley que se vota hay cientos de leyes que las aprueban directamente los representantes y no las vota nadie. No se está planteando aquí matar a toda la democracia representativa y vivir de asambleas: se trata de racionalizar, de controlar a los representantes.

 

Para controlar a los representantes están, supuestamente, los revocatorios ¿Habéis pensado como lograr que ese mecanismo de democracia directa que permite a los electores echar a un político de su puesto, funcionen como freno ante la corrupción?

Al contrario que la democracia participativa, los revocatorios no funcionan muy bien en ningún sitio de mundo y eso que hay mucha gente dándole vueltas a la manera de cómo se puede construir un mecanismo eficaz y fiable para poder quitar a un representante político en el momento en que sus electores pierdan la confianza en él. Si fuera concejal, me pondría en la tesitura de que puedo tener un revocatorio y pienso: tengo que ir con cuidado, no puedo ir de prepotente como Esperanza Aguirre, porque igual se cabrea la gente y me echa sin esperar a las elecciones. En Ahora Madrid hemos firmado un compromiso ético. Yo creo que la gente manda y que ningún político puede aprovechar su situación para imponer voluntades que no respondan a la mayoría social.

 

Todo esto puede sonar a ingenuo para mucha gente frente al poder de las multinacionales, del sistema financiero. En cuanto molestéis, no les duráis nada pensarán muchos.

Ya. El problema no es la democracia ni que se vote. El problema es que en este sistema económico que nos hemos dado, los más poderosos mandan e influyen. Si no podemos votar, empezando desde lo local, apaga y cerramos. No, la única salida que tenemos es ejercer más democracia, votar más y más gente frente a los intereses de los más poderosos, eso que se llamaba -y llaman- poderes fácticos y a los que no elegimos nadie, pero son el poder real. Pero si concebimos mecanismos que funcionen, que ayuden a expropiar el poder a los de arriba para devolverlo a la gente, habremos dado un gran paso.

 

Lo crees desde tu experiencia, después de seis años batallando contra las discográficas más potentes del mundo y ganarlas. Demostraste que se puede hacer, pero ¿qué sacaste de esa etapa para plasmarlo en esta, en la ciudad de Madrid?

Que no hay que tener miedo. El miedo es lo que les beneficia a ellos. Si solo pensamos en todo lo que vamos a tener enfrente para democratizar Madrid, no podemos asustarnos. Es lo que los poderosos quieren. Esa es la otra ventaja tienen, el miedo te bloquea, no te deja pensar. Pues no, no pasa nada. Las multinacionales son multinacionales, no son un ente divino contra el que no pueda uno tener voz. Hay que tratarlas de tú a tú. Además, cuando hablamos de democracia en ciudad estamos hablando de millones de personas que tenemos mucho poder. La gente de Madrid, en la ciudad de Madrid hablamos de un poder real, de millones de personas. No hay ningún motivo para rendir pleitesía a los fondos buitre a los que la Empresa Municipal de la Vivienda ha entregado los pisos municipales a precio de saldo. Pero si tú estás pensando en la defensa del ayuntamiento y en la defensa de los vecinos que te han dado su apoyo, tienes detrás la fuerza auténtica. Hay que enfrentarlos cara a cara, a no ser que tengas una serie de intereses con ellos que ya no tengan nada que ver con los habitantes de tu ciudad, sino solo con quienes la gobiernan.

 

Publicado en el Huffington Post

9 Comentarios

Política, tudosis

17 mayo 2015

Votar a corruptos, ¿es pecado?

Por

“Un ciudadano que deja que le invada la corrupción no es cristiano, ¡apesta!”. Así de contundente ha sido el papa Francisco con la corrupción. Nada de cogérsela con papel de fumar, como hacen algunos políticos: que si estar imputado significa que no hay todavía sentencia, que qué hay de la presunción de inocencia… Ahora que toca meter la papeleta en la urna, una de las cuestiones que plantearse es si cuando votas a candidatos sobre los que pesa la sombra de la corrupción o que se han rodeado de corruptos es porque apruebas sus comportamientos o los minimizas con el clásicotodos son iguales frente al miedo que producen las nuevas formaciones.

 

Decenas de imputados van en las listas del próximo 24 de mayo, y muchos volverán a ganar. “Hay una parte de los votantes para los que su partido es una religión. De la misma manera que creen que el papa es infalible porque es un dogma de fe y no lo cuestionan, votan a un candidato apoyándose en las creencias más que en las ideas. Ortega y Gasset decía que las ideas las sostenemos nosotros y las creencias nos sostienen a nosotros. Para defender las ideas hay que tomar una postura activa, razonar y argumentar, mientras que las creencias son pasivas y se saltan todos los filtros”, explica el psiquiatra Benito Peral.

 

Solo desde la fe puede Esperanza Aguirre lograr hacerse con el Ayuntamiento de la capital, después del florecimiento de cargos de su confianza imputados por corrupción que han crecido bajo su gestión al frente de la Comunidad y del partido en Madrid. Uno de los ejemplos más llamativos, al haber sido cuna de la Gürtel y la Púnica. “Hay un 30% de madrileños que le dan un crédito incondicional. Valoran su descaro, su seguridad, su optimismo y que jamás duda. Transmite credibilidad, y no hay cosa más subjetiva en las encuestas que evaluar los componentes de la credibilidad de un líder. Sus votantes la creen y punto. Algo difícil de entender para ese 55% al que produce rechazo”, dice Belén Barreiro, directora de la demoscópica MyWord.

 

En este contexto, preguntamos a tres ministros de Rajoy, el presidente de un Gobierno mayoritariamente católico, sobre si es pecado votar a corruptos, a los que roban. “No me gustan las generalizaciones. Hay ocho mil y pico alcaldes y habría que mirar caso por caso. A lo mejor, los votantes valoran otras cosas. No se puede obviar la presunción de inocencia de los imputados, aunque en el caso de Rus, por ejemplo, todos los indicios le señalan y nosotros queremos que se vaya”, argumenta el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso. Cristobal Montoro, de sólidas creencias religiosas, nos mira implorante y abriendo las manos nos espeta: “¿Pero cómo os voy a contestar a eso?”. Ana Pastor, ministra de Fomento, en cambio, lo elude a su manera: “Que cada uno responda de sus actos, a los corruptos que les juzguen los jueces y les lleven a la cárcel si son culpables. Pero las personas honorables y honradas, que somos mayoría en política, no tenemos que entrar en esas valoraciones”.

 

Seguimos sin encontrar sentido a que la corrupción sea el segundo problema para los españoles, detrás del paro, según el CIS, y que en las encuestas de intención de voto se sigan apoyando comportamientos alejados de la ética exigible a cualquier cargo público. Para Juan Moscoso, portavoz económico del PSOE, otros de los partidos tocado por la corrupción, “los votantes no le dan importancia al tema. Está ya comprobado que la corrupción no se castiga electoralmente. Es propio de la doble moral que hay en un importante ámbito de la sociedad”. Es parte de esa idea que sobrevuela como el polen en primavera, de que la corrupción es inherente al ser humano y por tanto, nadie está libre de caer en ella. Una justificación más para evitar taparse la nariz a la hora de elegir la papeleta. “Hasta el papa ha dicho que es pecado”, dice con ironía Carles Campuzano, diputado de CiU, otra de las formaciones afectadas por la costumbre de meter la mano, que lidera la familia Pujol. “Los votantes de izquierdas, de derechas o de centro siempre han sido indulgentes con sus partidos en cuanto a la corrupción se refiere. Lo cual significa que somos una sociedad democrática con una cultura política tierna y joven”, añade Campuzano.

 

Para muestra de que la lucha contra la corrupción resulta estéril en las urnas, UPyD. Un partido amenazado con desaparecer del mapa a pesar de haber liderado las denuncias más importantes de corrupción en el sistema, estando presente en 64 denuncias, que han permitido investigar casos como Bankia o Rato. “El que vota a alguien sabiendo que es corrupto es consciente de que colabora con la corrupción. Se trata de un voto sectario que tiene un espíritu crítico nulo. Eso provoca que la democracia nos parezca fallida, pues transmite la idea de que da igual lo que hagas, que te seguirán votando”, opina Carlos Martínez Gorriarán, diputado de de UPyD.

Ora pro nobis, miserere nobis. O lo que es lo mismo, ten piedad de nosotros.

 

Artículo Publicado en el Huffington Post

6 Comentarios

Política, tudosis

17 mayo 2015

Carmena-Aguirre: duelo en las calles de Madrid

Por

Manuela Carmena y Pablo Soto de Ahora Madrid, primero escuchan a la gente y luego responden

Nos vamos de acto de precampaña con la jueza Manuela Carmena y la lideresa del PP de Madrid, Esperanza Aguirre. Ambas saben que la otra es su principal rival. En este duelo en las calles de Madrid, ninguna teme mostrarse tal cual es. Después de que Aguirre “metiera la pata” -tal y como ha reconocido ella misma- al decir que Carmena no había opositado para juez, la candidata de Ahora Madrid ha tomado las riendas y ha establecido las normas para un debate electoral: los datos deben estar consensuados previamente en un panel para no perder el tiempo lanzándose cifras a la cara. Esperanza Aguirre asegura haber aceptado tras hablar con Carmena, aunque tiene claro que los logros de los que más presume, como el bilingüismo en los colegios o las listas de espera, saldrán a relucir.

 

A Carmena se le acercan ciudadanos que quieren conocerla antes de votar y a los que acaba conquistando con ideas cargadas de autoridad moral, como sucedió en el acto con los vecinos de Retiro -uno de los distritos con renta más alta- a las 19:30 del lunes, que atestaban la amplia explanada de la Junta Municipal. Huyendo del antiguo formato mitin, gente de todas las edades tomaba el micrófono para expresar sus inquietudes o sugerir mejoras. En un pequeño estrado, Carmena, Pablo Soto, Nacho Murgui y Concha Cano, rodeados de centenares de curiosos, contestaban y tomaban nota. El objetivo es recuperar los barrios para sus habitantes y que participen directamente en su configuración.

Esperanza Aguirre con María San Gil en el chester hinchable de campaña

A Aguirre le rodean fans entregados que compran automáticamente propuestas que no necesita ni pronunciar. “¿Es que nadie me va a preguntar cuáles son mis propuestas?”, soltaba con cierta ironía ayer por la mañana a la abundante prensa y al puñado de jubilados que la rodeaban en su sofá chester hinchable en la entrada del centro comercial de Arturo Soria a las 10:30. A su lado, María San Gil, un icono de la lucha de las víctimas del terrorismo cuya sola presencia sirve para sacar los colores a Rajoy, al que dejó plantado hace siete años por blandengue y poco claro. La presencia de San Gil era el golpe de efecto. A pesar de que Aguirre no estaba satisfecha con el escaso público de avanzada edad, tal y como reprocha a una persona de su equipo porque de primeras no localiza muchas cámaras: “No se puede llegar a los actos una hora antes”, espeta; lo que importa es el impacto en los medios.

 

Los votantes de toda la vida -a los que ahora cuesta sacar de casa para apoyar al partido o se sienten más próximos a Vox- tenían su ración a pesar de que San Gil nos insistiera en que “no, ni hablar, no voy a volver. Después de ocho años se vive muy bien fuera de la política. Este aspecto que dices que tengo es por eso, por estar alejada”. ¿Pero eres consciente de que con las dos juntas, lo que se va a interpretar es que le dais una patada a Rajoy? “No puedo hacer nada con lo que interpretéis los periodistas, pero después de estar tanto tiempo fuera de la política, la verdad es que yo estoy aquí para dar un abrazo a una amiga, como es Esperanza Aguirre, que me parece una política de primera, un animal político”.

 

Son dos maneras distintas de abordar la estrategia electoral municipal. La de Carmena está centrada en convencer en la distancia corta, ganándose uno a uno los votos. La de Aguirre busca la amplificación mediática, ya sea un chotis en inglés o la utilización de la imagen de María San Gil, que se escurre en cuanto puede.

 

Carmena trata de implicar a la gente en su propia ciudad, que “Madrid sea la capital del abrazo”, y habla de cómo acabar con las desigualdades “porque no puede ser que los hombres en el distrito de Salamanca tengan siete años más de esperanza de vida que los de Orcasur”, cuando solo les separan 15 kilómetros. Una de las fórmulas para acortar distancias es la participación, en la que está volcado Pablo Soto, el creativo desarrollador premiado internacionalmente, que venció a las discográficas en una demanda millonaria por P2P y que es una de las joyas de la corona de Ahora Madrid: “Con los presupuestos participativos e iniciativas ciudadanas que acaben en consulta vinculante, vamos a dar el poder a la gente. En Reikiavik, París o Portoalegre ya se gestionan de forma abierta un porcentaje de las inversiones. Se presentan proyectos, tanto del Ayuntamiento como de particulares, se ponen en una plataforma, y se eligen por mayoría. En Reikiavik, por ejemplo, la gente va metiendo en una especie de carrito de la compra las inversiones prioritarias, no solo por Internet, sino también presencialmente, y el sistema coge las más consensuadas. La lucha contra la desigualdad es el eje de nuestra candidatura, y la participación es la herramienta”. Soto está creando la herramienta para que se materialicen las demandas ciudadanas y conecta con la gente más joven, la que no necesita que le expliquen cómo se hace.

 

Aguirre no necesita descender a la arena, aunque cuando se le acerca un representante de la Iglesia Evangelista de Ciudad Lineal le escucha y pide a uno de los miembros de su sequito que apunte. No hay más peticiones, solo halagos. La prensa es esencial. “Tranquilidad y buenos alimentos, que cabéis todos”, dice a los cámaras mientras ella misma sujeta varios micrófonos en la mano, sentada en el chester con San Gil y dos señoras de las que la siguen habitualmente. Está en su salsa. Aprovecha para señalar que la ex dirigente vasca es el ejemplo de militante del PP, y también para vender su autenticidad frente al disfraz de socialdemócratas que se han calzado sus adversarios políticos, a los que mete en el mismo saco, excepto a Carmena, por la que muestra el respeto de quién mira a su rival de igual a igual.

 

Toca entrar en el Arturo Soria Plaza y saludar a los dependientes de las grandes cadenas, como si fueran los pequeños comerciantes de antaño. Sus seguidoras entran en Zara Home detrás de su ídolo, y observan cómo elogia la ropa de bebé y las sabanitas de cuna. “Se nota que tiene nietos”, comenta una de ellas. “No aparenta los años que tiene, va muy moderna”, le contesta la amiga jubilada. Las muñecas, rodeadas de pulseras de hilo y de cuentas multicolor, vaqueros pitillo, botas de ante con tacón rotundo y una chaqueta étnica, le dan ese aire juvenil a los 63 años que comentan las señoras. Carmena, de 71 años, es más sobria, aunque su abriguito primaveral en crudo de manga tres cuartos en contraste con camiseta drapeada y pantalón negros muestran que está a la última. Y es que la calle es el mejor lugar para captar tendencias. Incluso estilísticas.

 

Artículo publicado en el Huffington Post

8 Comentarios

Política, tudosis

17 mayo 2015

Los candidatos del PP y el PSOE se pasan a la marca blanca

Por

Las siglas PP y PSOE están quemadas. Hasta sus miembros lo reconocen. Frente a ese deterioro, Juan Goytisolo plasmó con su “Digamos bien alto que podemos” en su discurso del premio Cervantes ante los reyes y la élite cultural, la tendencia mayoritaria en la calle de alardear espontáneamente del voto hacía Ciudadanos o Podemos. No hace falta ser un Cervantes, basta con contabilizar en la barra del bar o en el mercado las veces que oyes “Yo voy a votar a Podemos/Ciudadanos”.

Monago, candidato del PP en Extremadura, uno de los que huye de las siglas

En este contexto, los candidatos de los partidos de siempre, contaminados también por las manifestaciones que escuchan a su alrededor, buscan una marca blanca con la que lavar la mala fama que arrastra la marca comercial que les amparaba hasta ahora. Algunos todavía se autoengañan con teorías trasnochadas sobre el voto oculto, especialmente el PP, pero desde hace meses, los estrategas y demoscópicos de los dos principales partidos saben que “el voto vergonzante, el que se esconde, ya no tiene el peso del pasado. Mi hipótesis es que la gente no dice que va a votar a PP y PSOE porque realmente no lo van a hacer. Desde las elecciones europeas vimos que no había tanta diferencia entre intención de voto directa y lo que luego ocurrió, y en las elecciones andaluzas confirmamos que la intención directa y sin cocina era la más próxima a la realidad”, explica uno de los estadísticos próximo a los socialistas.

 

“El PP hasta ahora era una buena marca con candidatos mediocres. Esta es la primera vez en la que la marca es peor que sus candidatos. De ahí que los barones autonómicos estén tratando de borrarse el tatuaje PP del brazo. En eso están Monago o Feijóo entre cientos de dirigentes”, reconoce uno de los asesores de Génova. Aunque el ejemplo perfecto es el de la lideresa Esperanza Aguirre, que ha logrado hacer de su nombre una marca antagónica al PP de Rajoy, a pesar de la lista de corruptos que han crecido a su sombra.

 

En los últimos meses, las marcas jóvenes están marcando el paso. Gozan de liderazgos potentes -Iglesias y Rivera- y votantes que les publicitan. Declarar el voto a uno de los dos nuevos conlleva el placer añadido de soltar una coz a los tradicionales. Conscientes de la situación, candidatos como Ángel Gabilondo han pillado al vuelo que la marca blanca es un activo. El manifiesto Sí a Gabilondo, con el que 300 intelectuales respaldan su candidatura a la comunidad de Madrid incidiendo en su independencia, es una muestra. El director creativo y fundador de la agencia de publicidad Sra. Rushmore, responsable de la campaña más innovadora de Zapatero, tiene claro que “es difícil luchar contra la fuerza del voto ilusionante, por eso se cacarea tanto. Hay dos partidos nuevos que hacen que la gente exprese su apoyo sin necesidad de preguntar. Lo que no va a funcionar igual es ocultar la marca, porque los candidatos están irremediablemente asociados a sus siglas”.

 

“La imagen del PP es tan potente, que por mucho que lo intenten algunos, es complicado jugar a ocultarla con éxito”, reflexiona el diputado popular Gabriel Elorriaga sobre los intentos de ciertos colegas de tomar distancia de lo que representa Génova. Y es que la confirmación de Rajoy de que volverá a ser candidato ha puesto aún más nerviosos a los que se examinan en mayo. “La ventaja del PSOE respecto al PP es que ya hemos afrontado la renovación del discurso y de las caras, pero en el PP no lo han hecho todavía, y la intervención de Rajoy diciendo que se presenta no hace más que aplazar la renovación pendiente”, dice Soraya Rodríguez, ex portavoz del PSOE.

 

No solo los votantes no ocultan su voto, sino que parece que algunas de sus señorías dejan de estar ciegos ante la realidad y son capaces de asumir el coste general que para la clase política -entendiendo por clase política a los que se sientan en el hemiciclo- tiene el continuismo del sexagenario Rajoy. “Me pateo la calle en Cataluña y siento que la gente está harta de nosotros. Me lo dice todo el mundo. La corrupción y la crisis económica han quemado a PP, PSOE y CiU sobre todo”, añade Josep Sánchez Llibre, diputado sénior de CiU.

La quiebra de las siglas ha dejado desnudos a candidatos tan alcanforados como Rita Barberá o León de la Riva, el alcalde de Valladolid, a los que ni su propio partido es capaz de desalojarles a pesar de ser un lastre y la antítesis de lo que se lleva esta primavera-verano.

 

Artículo publicado en el Huffington Post

11 Comentarios

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »