El estilo de los políticos

30 agosto 2011

El estilo de los políticos: José Bono

Por Pilar Portero

¿Merecen un premio los políticos capaces de mantenerse en el poder por su capacidad de adaptarse a los cambios de tendencia? ¿O quizá habría que desconfiar de sus vaivenes? Bono, presidente del Congreso, a punto de dejar de serlo, es un ejemplar digno de estudio.

El contraluz impide distinguir su rostro. Metafórico total.

Bono es su mejor estratega. Lo demuestran sus 32 años en primera línea, desde que en el 79 logró un escaño como diputado por Albacete. Aunque hasta el 83, cuando fue elegido presidente de Castilla- La Mancha, no se encaramó a los titulares para no bajarse jamás. Su maestría para manejar su imagen pública le valió seguir siendo el mandamás de la comunidad en la que nació durante los próximos 21 años. Eran famosas sus cartas a las viudas, entre otras acciones publicitarias, encabezadas por el nombre de pila correspondiente como si supiera quien era cada una. Así luego le paraban en las giras por los pueblos diciéndole: “Presidente, que soy la Visita”. La complicidad y el vínculo con sus votantes quedaba sellado con un simple gesto.

Pero esa cara populachera tiene una versión B, la que no venden los periódicos. Porque la fama de socialista independiente que se ha labrado declarándose católico practicante o escenificando ante las cámaras del Congreso reuniones con Zapatero o Rubalcaba, como si fuese su confesor, no cuadra con sus movimientos fuera de foco. Tras el telón, Bono resulta un experto cortesano. Siempre atento a los movimientos de los líderes, con un comentario halagador preparado para colmar su ego. Observándole te sientes como Rodríguez de la Fuente. Porque para que te nombren ministro de Defensa, tras disputar el trono al mismísimo presidente, hace falta mucha labia. Y quizá algo más para ser designado presidente del Congreso de los Diputados, tras resultar el titular de Defensa más manirroto de todas las legislaturas de Zapatero y que más ha contribuido a engordar la deuda de los militares.

Sobre su ‘look’ tan aseado y peripuesto, que le ha llevado a implantarse cabello y a pasar por las manos de renombradas esteticienes, ya han dado cuenta desde las revistas del corazón a la autodenominada prensa seria. Menos conocidas son sus maneras de señorito, aprendidas de su infancia en el pueblo de Salobre, donde su familia era una de las más pudientes, a pesar del interés de Bono por difundir sus humildes orígenes. El pasado mes de julio lo dejo patente cuando en un rifirrafe con Sebastián por el uso de la corbata en la Cámara, dijo sobre los ujieres: “hay que dar ejemplo a aquellos a los que mandamos”.

Artículos Relacionados:

  1. El estilo de los políticos: José Antonio Alonso
  2. El estilo de los políticos: José Luis Ayllón
12 Comentarios

Comentarios

12 Comentarios

  1. Rocketman71 dice:

    Menos mal que llegan las elecciones y éste se larga. Yo desde luego no voy a echar de menos a un presidente del congreso que echa a la prensa porque no están vestidos a su gusto. Él sí que es indigno.


Comparte tu Opinión

OPINA

 

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »