Política, tudosis

17 febrero 2012

Los periodistas ¿exageramos y metemos miedo con la crisis?

Por

Los periodistas rodean a Azaña tras su cita con Alcalá Zamora (Santos Yubero)

Animadas por comentarios, cada día más frecuentes, tipo  “voy a dejar de seguirte en twitter porque me acojona lo que comentas”, “como os gusta exagerar, luego resulta que vas a cenar o sales el fin de semana y está todo lleno”,”¿están las cosas tan mal como se dice en la tele?”, nos hemos decidido a preguntar a otros colegas, por aquello de aportar otros puntos de vista y animar el debate. Un poco de autocrítica nunca viene mal. Y la verdad es que sus reflexiones son muy interesantes.

¿Estamos exagerando los periodistas la realidad de la crisis? ¿Disfrutamos con las malas noticias?, ¿Tienen los ciudadanos razón cuando desconectan de nosotros porque somos insufribles, todo el día contando desgracias? ¿Cuántas veces hemos estado ya al borde del abismo?


Marco Schwartz.  Jefe de Opinión de Público

1.       ¿Estamos los periodistas exagerando la realidad de la crisis?

No puedo hablar por todo el colectivo. Sólo puedo decir que algo muy grave está ocurriendo. Y que si alguien pudiera estar exagerando su inherente gravedad no son los periodistas, sino los poderes económicos, con el fin de atenazar de miedo a los ciudadanos y llevarlos a aceptar dócilmente las recetas que les imponen esos mismos poderes a través de sus intermediarios políticos. Quizá donde están fallando de verdad muchos periodistas es en servir de coro a esos poderes.

2.       ¿Disfrutamos con las malas noticias?

No necesariamente. Durante años, las secciones de Economía de los periódicos fueron territorios bucólicos donde se loaban los excelentes resultados de la banca, daban emocionada cuenta de la entrada de España en la “champions” económica mundial, pregonaban con júbilo la “nueva conquista” financiera de América Latina, etc. No parecían entonces los periodistas disfrutar de malas noticias, pese a la catástrofe que se larvaba ante sus propias narices. Ahora bien, ¿a qué llamamos “malas noticias”? ¿A una catástrofe natural? Supongo que ningún periodista, salvo alguno que esté perturbado, disfrutará con ello. ¿A un asesinato, como el de Marta del Castillo? Algunos programas de televisión parecían disfrutar de lo lindo con la tragedia. ¿Al terrible dato del paro en España? Muchos periodistas de medios de la derecha parecían disfrutar con ello, con tal de hundir al anterior Gobierno. Ellos, por supuesto, no lo admitirán; ¡pero cómo se les notaba! ¿La corrupción política? En este caso es muy importante que actúen los periodistas por el bien de la democracia, disfrutando o no, qué más da. En síntesis, recomiendo los Ensayos de Montaigne para comprender mi dificultad para dar una respuesta rotunda y unívoca a la situación que se plantea en la pregunta.

 

 

 

John Müller. @cultrun. Director adjunto de El Mundo

No creo. Ese argumento también se utilizaba con el terrorismo. Ahí quedó doctrinalmente claro cual debía ser nuestra actuación. El terrorista quería infundir miedo y terror y una cosa es colaborar en eso y otra engañar a la población y que crea que vive sin riesgos. Una cosa es que nos pongamos optimistas, a cantar loas, ocultar cosas que van mal y mirar solo el vaso medio lleno. Y que no dijesemos la verdad. La gente se está jugando su patrimonio y su vida en esta crisis. Es probable que haya una exageración en el mal rollo que trae la crisis, pero prefiero eso a quedarnos cortos. No hay nada que paralice más que la ignorancia.

 

 

 

Carmen Monforte. @carmenmonforte. Redactora de Energía en Cinco Días

-¿Estamos exagerando los periodistas la realidad de la crisis?

No se puede generalizar y hay que distinguir entre periodista y medio (muchas licencias son del editor). El problema no es tanto exagerar, como que se cuenten cosas sin importancia de forma exagerada y, en cambio, las importantes se cuenten mal o poco.

 

-¿Disfrutamos con las malas noticias?

Es evidente que las malas noticias se imponen y, como ahora abundan, hay más abundancia de titulares. Yo no disfruto con las malas noticias (léase reforma laboral) pues, antes que periodista, soy ciudadana, y me afectan como a todos. Es verdad que hay mucha politización y se suele dar la aberración (propio del PP y sus medios) de desear y disfrutar con el mal (por ejemplo, “el paro crece como la espuma”, que decían en Telemadrid) al estar convencidos de que el paro, la crisis y la prima de riesgo les conducirían al poder. Es lo que también se conoce como crispación.

 

-¿Tienen los ciudadanos razón cuando desconectan de nosotros porque somos insufribles, todo el día contando desgracias?

Al hilo de la respuesta anterior, es probable que quien esto dice ahora sea del PP (hemos llegado al poder y ahora queremos desconectar, ya no valen malas noticias). Pero ahora muchas de las malas noticias (abaratamiento del despido) son producto de políticas, que son muy importantes y la gente tiene derecho a conocerlas bien y en profundidad.

 

-¿Cuántas veces hemos estado ya al borde del abismo?

Estoy de acuerdo en esto. Se abusa demasiado de lugares comunes y los tópicos muchas veces para no aportar más que el susto y la alarma… Esto conduce al estrés y la gente no puede estar permanéntemente estresada. Debería seleccionar muy bien los medios y consumirlos con moderación… (ahora la humanidad se ha convertido en periodista, nunca ha habido tanto ruido informativo y nunca hemos estado peor informados, en mi opinión).

 

 

 

Rosa María Sánchez. @RosaMariaSanc. Redactora de Economía de El periódico

No creo que exageremos las malas noticias. Puede que el excesivo tono sombrío de las noticias que algunos perciben sea solo el reflejo de la acumulación de información negativa que llega a los periodistas de información económica.

Me explico: el mismo día que llega un dato nefasto sobre la evolución del desempleo, es posible que también lleguen nuevos datos sobre recortes en Cataluya, una huelga general en Grecia, más ajustes por parte del Gobierno, un dato de recesión en Italia, el aumento de la morosidad de la banca y cinco protestas contra deshaucios en otros tantos lugares del país.

A lo mejor el periodista solo tiene que informar sobre una de estas cuestiones. Pero sobre la mesa tiene delante de si un puzzle tal que es imposible bajar el tono de ninguna noticia mala.

Me alegro de que los ciudadanos puedan apagar la tele o la radio o cerrar el periódico para coger aire. Lo entiendo perfectamente. Yo, si pudiera, haría lo mismo.

 

 

 

Federico Castaño. Redactor de Política de Voz Populi

-¿Estamos exagerando los periodistas la realidad de la crisis? ¿Disfrutamos con las malas noticias?

No solo no exageramos sino que, en muchos casos, contribuimos a disfrazar la gravedad de la situación. Puede ser muy pernicioso inundar todo de pesimismo. La crisis ya es lo suficientemente severa como para exponerla fríamente en todos sus frentes. Miremos, por ejemplo, la tragedia del paro.

En absoluto disfrutamos con las malas noticias, lo que ocurre es que las buenas, en esta crisis, o no existen o cuesta mucho encontrarlas.

-¿Tienen los ciudadanos razón cuando desconectan de nosotros porque somos insufribles, todo el día contando cosas malas? ¿Cuantas veces hemos estado ya al borde del abismo, nos dicen?

El otro día le pregunté a mi hija adolescente si no le cansaba ver los informativos de TV, todos desbordados de dramas humanos y de tragedias. Y me contestó que sí, pero que la alternativa de inundar los telediarios de buenas noticias no resultaría porque no los vería nadie. El morbo y la sensación de que vives mejor de lo que ves en la pequeña pantalla, influye mucho en el telespectador, opina. Y yo comparto el mismo criterio que ella.

 

 

 

Irene Rivas Garcia. Redactora parlamentaria de El Economista

Yo creo que contamos lo que hay. Estoy preocupada por la situación, porque pienso que estamos otra vez como a finales del 2008. Como periodista, me limito a contar lo que veo y percibo, aunque es verdad que a veces, por matices ideológicos de unos y de otros medios, se tiende a exagerar en uno u otro sentido, dependiendo de quien gobierne.

 

 

Artículos Relacionados:

  1. Galán y Florentino, cabreados con los periodistas económicos
  2. Dos años ya de crisis ¿Deberíamos follar más?
  3. "Nos dan más miedo los mercados que una huelga general"
37 Comentarios

Comentarios

37 Comentarios

  1. dsromero dice:

    Sobre el comentario de Carmen Monforte de que ahora hay mucho ruido por que “la humanidad se ha convertido en periodista” y, en su opinión, “nunca hemos estado peor informados” no se muy bien que pensar. Me suena claramente a periodista dolida por que hoy en día un amateur puede tener mayor influencia que un titulado, aunque igual lo que en realidad le preocupa es que se pierda esa redacción “tan profesional” que siempre tienen todos los periodistas titulados. Yo prefiero la noticia en bruto y ser yo quien la masque, así soy menos fácil de manipular, aunque no por ello dejo de leer medios tradicionales.

    Sobre la situación en general, cada gran crisis se ha solucionado con una gran guerra. Sin duda esta es una gran crisis y sin duda habrá una gran guerra que permita renovar la inversión en armamento que tanto beneficio aporta a USA y aliados, por tanto no creo que los periodistas (en general) exageren, pero puede que quizás no pongan el énfasis en el meollo del tema. Creo que lo que de verdad falta es buen periodismo de investigación, que cuente lo que no nos dicen los gobiernos, ah un segundo… que para eso esta/ba wikileaks

  2. dsromero dice:

    por cierto, una sugerencia para el blog, ya van algunas veces que comento y siempre acabo pensando lo mismo, a este blog le falta una opción para que cuando se comenta puedas suscribirte por mail a los comentarios que lleguen luego y así fomentar una conversación

  3. Kevin dice:

    Hats off to whoveer wrote this up and posted it.

  4. There is a critical shortage of informative articles like this.

  5. Stay with this guys, you’re helping a lot of people.

  6. Thanks for that! It’s just the answer I needed.

  7. Super informative writing; keep it up.

  8. Good to see a talent at work. I can’t match that.

  9. It’s good to get a fresh way of looking at it.

  10. Your’s is the intelligent approach to this issue.

  11. Like This block i was searching Thanks admin


Comparte tu Opinión

OPINA

 

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »