El estilo de los políticos, tudosis

12 marzo 2012

El estilo de los políticos: José Ignacio Wert

Por

A los ministros les gusta ser ministros tanto como a un ídolo del rock&roll subirse a un escenario. El poder engancha. Es una dependencia de la que algunos jamás se curan. He tenido ocasión de abordar con distintos ex ministros/as ese mono que se produce cuando te comunican que dejas el cargo. Uno podría pensar que supone una liberación. Pero no. Cuando te topas con un ministro tan feliz de ser ministro como el titular de Educación, Cultura y Deporte, entiendes un poco mejor lo difícil que debe ser desintoxicarse después de creerse todopoderoso.

Wert es un tipo simpático. Con una sonrisa casi permanente en los labios, que sabe mantener el tipo. Un ministro curtido en mil tertulias, que se siente más cómodo entre periodistas que entre políticos. No hay más que verle en los pasillos del Congreso, haciéndose un hueco en los corrillos, saludando a todos aquellos con los que ha compartido cámara y micro en platos de televisión o en estudios de radio, atendiendo con buena cara incluso a los que le pueden resultar incómodos. Tiene la ventaja de haberse hecho un master en periodismo. Y como es listo, un concepto con el que le definen hasta sus enemigos, sabe como manejar el off the record para desactivarte o contestar con ironía. Por ahora, está sacando beneficio de la benevolencia con que le tratan muchos periodistas por los momentos compartidos. Ha optado por explotar la camaradería en lugar de pulsar el botón en modo ministro y dedicarse a marcar distancias. Claro, que la estrategia le falla entre los ciudadanos.

 

 

Ya tiene bastante con el descrédito que acumula en las redes sociales. Si aún contando con el favor de los medios, las encuestas le señalan como el ministro peor valorado del Gobierno de Rajoy, quiza debería replantearse la influencia creciente de la opinión que mueven los ciudadanos en la red. No hace falta que nadie le haga un resumen. El propio Wert tiene una cuenta en twitter, @jiwert, desde antes de que le entregaran la cartera. Y no hay más que leer sus últimos tuits para comprobar que está intranquilo porque se le escapa como actuar para reconducir la situación. Después de mantener un perfil bajo desde que le nombraron ministro sin entrar a las múltiples provocaciones que recibía en su timeline, el domingo 26 de febrero, tras ‘vender’ él mismo una entrevista suya en la contra de El País, se lanzó al ruedo. Ignoro que le hizo saltar, pero lo cierto es que se empleó en contestar a algunas críticas evidentemente airado y usando el sarcasmo para satisfacción de quienes dedujeron que habían dado en el blanco.

 

Reyes Montiel, presidenta de Equo, fue la primera en recibir réplica en tono condescendiente. Ella escribió: “Está claro que tenemos un problema de dopaje #Wert:”La incorporación de la mujer al trabajo incide negativamente en familia” Que dimita ya no?”. A lo que el ministro contestó: “El problema, querida, es que ni he pronunciado ni mucho menos escrito semejante cosa. No te creas todo lo que ves en twitter”. Efectivamente, más que buscarlo en twitter había que buscarlo en el PDF del libro en el que lo explica de su puño y letra (pg.64) . Al tuit de @JotDownSpain, “Woody Allen: “Cuando escucho a Wert durante más de media hora me entran ganas de invadir Laponia”, contraataco con “Pues no te cortes. Igual a los lapones les apetece…”. No dudó en retar a otro tuitero con “Más vale que busques dónde he escrito tal cosa. Es totalmente falso, una leyenda urbana que me gustaría saber de donde sale”. También plantó cara a @iescolar y a @juventudsin. Desde entonces sus tuits se han vuelto tan institucionales que cualquiera diría que se los escriben, como a Rajoy. Un viraje tan radical como su humor.

 

Y es que el siempre sonriente Wert, sufre en segundos un brusco cambio de rictus, como si hubiera llegado al límite de lo que está dispuesto a aguantar, mostrando públicamente su debilidad. Hay que estar atento para pillarlo porque enseguida reacciona y vuelve a activar el piloto automático recuperando la sonrisa de nuevo. Es en esos lapsus donde se cazan sus puntos flacos. Toni Cantó, sin ser consciente, es uno de los que le causan más alteraciones en el humor. Es lógico, también, que le desagrade que le hayan colgado tan pronto el cartel de ‘peor valorado’. Se supone que un experto en sociología, en las tendencias de opinión, en el comportamiento de los ciudadanos, uno de los gurús que junto con Pedro Arriola -quien le introdujo en el círculo de Rajoy, y le aupó al Gobierno- daba doctrina a Rajoy, debería saber poner en práctica sus tesis y granjearse el favor de las masas. Es como cuando pinchas el perfil de los numerosos expertos en marketing y comunicación online que pululan por las redes y compruebas que sólo han logrado atraer a unas decenas de seguidores. Vaya experto, piensas. En el caso de Wert, el rechazo que provoca pone en tela de juicio su valía profesional porque después de opinar tanto y dar tantos consejos, resulta que no logra controlar su propia imagen.

 

La ley Sinde, rebautizada como SindeWert le está pasando factura. Puede que su equipo no le informe en profundidad de los movimientos que se están produciendo, y que le llevan a pensar que Seriesyonkis ha pasado a mejor vida o a declarar tras la entrada en vigor de la Comisión de la ley Sinde,”Esperábamos algún tipo de activismo antagonista e  intento de burlar la norma, pero estamos satisfechos sobre cómo está funcionando”, pero esa herencia le está desgastando a tan sólo tres meses de haber asumido el puesto. El silencio que percibe en torno a la polémica ley, le tiene desconcertado. Y claro, no le deja tiempo para enterarse de cosas tan mundanas como que los trajes con tres botones ya no se llevan, ni que las mangas tan largas que se comen el puño de la camisa no se justifican, dado que se da por hecho que no va a crecer más. O que es posible hacerse con una carpeta más resultona para guardar los papeles.

Artículos Relacionados:

  1. El estilo de los políticos: José Bono
  2. El estilo de los políticos: José Antonio Alonso
  3. El estilo de los políticos: José Luis Ayllón
  4. Ignacio González+ Fabra= bye bye Güemes
6 Comentarios

Comentarios

6 Comentarios

  1. MDF dice:

    Crónicas de Spainlandia:

    La TORTURA en España. Informe Médico Pericial (con TAC). Los informes forenses . Sentencia: ¡se lo hizo él! . ONU: en España se tortura… El Fiscal silencia al Torturado . La toruta más vigente que nunca . En la UCI otro Torturado . 15 Guardias Civiles imputados… 4 Guardias Civiles condenados… ONU. Informe tras visitar España . Sin frenos legales contra la Tortura … ¿Y si fuera su hijo a quién hubieran “machacado” el cráneo a golpes?. Un Sistema Judicial que repetidamente condena la inocencia e insistentemente absuelve o no persigue la culpabilidad, no es un Sistema Judicial. ¡Será otra cosa!, pero no un Sistema Judicial… Pulsar “Entrar” en:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

  2. rocketman71 dice:

    Otro ministro de cultura cumpliendo el cupo. Quizá consiga romper la maldición de ser peor que su predecesora, Sinde se lo ha puesto muy difícil, pero de lo que no queda duda es que como ministro y supuesto defensor de la cultura sólo se le puede aplicar un adjetivo: PATÉTICO.

  3. Like This block i was searching Thanks admin


Comparte tu Opinión

OPINA

 

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »