Economía, tudosis

29 junio 2012

A por los viejos, oé, a por los viejos, oé….

Por

Cuando Rafaela Carreiro -pensionista de 600 euros al mes- abordó sin complejos  al ministro Montoro en el Congreso , seguramente lo hizo con la fuerza que dan la razón y los datos.  En el año 2011, 422.000 familias españolas -padres, hijos y nietos- vivían de la pensión del abuelo jubilado. El dato se recoge en la Memoria del Centro Económico y social (CES) del año pasado, organismo que está presidido por Marcos Peña.

Yayoflautas más que hartos de ser último recurso y base social

Cuando en enero de este año constatamos que a los abuelos se les estaba sacando de la residencia de ancianos para vivir de su pensión, más de uno comentó que era difícil de creer. Ya han llegado los datos, no solo por el CES sino por organismos como el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Sólo que los números que hay hasta ahora se corresponden con el año 2011, hace seis meses. Medio año que se convierte en un siglo si tenemos en cuenta a la velocidad que se deteriora nuestra economía. Es muy probable que esos 422.000 pensionistas que mantienen a su familia hayan aumentado en decenas de miles en lo que va de 2012.

 

La prueba es que el Banco de España ha confirmado lo que se ve en la calle, que la recesión se ha acentuado en el segundo trimestre de este año y los más honestos cuentan que no tienen ni idea de lo que vaya a pasar durante la segunda parte del año. Hay algún optimista que cree que después de  la Cumbre de Bruselas, esto podría mejorar, pero hay que buscar a esos optimistas con lupa.

 

 

Pues bien, si Rafaela y los cerca de seis millones de pensionistas que hay en España -que irán en aumento, mientras disminuye el número de jóvenes- ya tenían bastante sobre sus espaldas, ahora el Gobierno Rajoy y las autonomías no dudan en incrementarles el peso de la cruz aumentándoles las paradas del víacrucis. Es para que se mantengan en forma. Seguro. Veamos algunas de esas estaciones con parada y poco respiro:

 

 

-La última, el medicamentazo, que como los de la tercera y cuarta edad denuncian, “se está cebando con nosotros”.

 

-Las pensiones congeladas, una realidad que ya admiten hasta los más cercanos a Rajoy y eso que en su discurso de investidura anunció la revalorización, frente a la congelación.

 

-El copago  , entra en vigor el domingo (ya veremos que lío se forma para aplicarlo) que para consejeros del PP sólo equivale “a cuatro cafés”, ná da ná.

 

-Una subida del 5% en la luz. Bueno, el ministro de Industria, Soria, dice que será del “entorno del 5%”.

 

-Una próxima e inevitable subida del IVA, tantas veces negada por el Gobierno Rajoy y el ministro Montoro y que tenemos a la vuelta de la esquina.

 

-La subida del IRPF, que también ha afectado a decenas de miles de pensionistas…

 

Y cómo sospechamos que las estaciones del víacrucis para crucificar mejor a los viejos seguirán creciendo, dejamos la lista abierta a fin de recuperar esta pieza en próximas jornadas.

 

 

 

41 Comentarios

Comentarios

41 Comentarios

  1. Alfredo Garmendia dice:

    La novela de ciencia ficción “La fuga de Logan” es una distopía que trata de una sociedad donde la edad de sus ciudadanos tiene un límite máximo de alrededor de los treinta años, a partir de la cual deben entregarse a las autoridades para desaparecer.

    Entiendo que es muy exagerado, puesto que treinta años es, tal vez, una edad demasiado escasa para plantearlo en estos momentos, pero las autoridades españolas, aunque sólo sea para poder bandear esta crisis, podrían plantearse esa posibilidad aumentando la edad límite a los cincuenta y cinco o, como mucho, sesenta y cinco años.

    Y es que no nos damos cuenta de que, llegados a cierta edad, ya hemos dado todo lo que podemos a la sociedad y lo único que hacemos es estorbar y gastar un dinero que se necesita para cosas más importantes como, por ejemplo, tapar pufos bancarios y agujeros de concesionarias de autopistas.

    En efecto, a partir de ciertas edades ya no trabajamos en condiciones ideales, con lo que nuestro puesto de trabajo impide que otros jóvenes puedan encontrar trabajo, mientras nosotros, los viejos, enfermamos con facilidad, perdemos memoria y nos volvemos raros.

    Por supuesto que a partir de la jubilación el caso es aún peor puesto que pretendemos que, sin trabajar, nos den una pensión para vivir. Es más, gastamos barbaridades de dinero público en medicinas para evitar que nos duelan la cabeza o las articulaciones, para que el estómago no nos moleste tras la ingesta de alimentos (seguramente desproporcionados), para quitar toses molestas, para evitar estar estreñidos o también para lo contrario, que somos insaciables, y no te digo nada si encima tenemos alguna enfermedad crónica que nos hace abusar de la paciencia y del dinero del Estado de forma continuada.

    Y eso no es todo pues, si por casualidad somos abuelos, tendemos a cuidar de nuestros nietos quitando, de esta forma, el puesto de trabajo a otros que podrían hacerlo con un salario, lo que reduciría el paro y aumentaría los ingresos del Estado por impuestos, que buena falta les hace y más en estos momentos tan difíciles.

    No sé por qué el gobierno de Rajoy no ha acometido ya una reforma estructural de este tipo que, seguramente, contentaría al FMI a la UE y a los “mercados” que, sin duda, acogerían la medida con una rebaja sustancial de la prima de riesgo y de los intereses de la deuda lo que, de nuevo, favorecería económicamente al Estado.

    Por supuesto, como toda norma, tendría sus excepciones pues resulta evidente que ni los políticos ni los jueces deberían estar acogidos a la norma ya que son quienes deben dirigir el banco (perdón, el barco) con su acertado criterio logrado a lo largo de años de experiencia, ni los poseedores de grandes fortunas, puesto que el simple hecho de haber conseguido esas fortunas demuestra que su capacidad mental es muy superior a la de la media. No olvidemos tampoco a los próceres de la Iglesia, capaces de crear un sentimiento de resignación absolutamente necesario para la consecución del gran fin, que es la mejora de la vida de los que queden.

    Quedo a la espera de que se tomen decisiones definitivas y valientes al respecto, aunque ya han comenzado, pasito a pasito.

    Se me olvidaba decir que, además de lo expuesto, los mayores de cincuenta años tienden a ser unos pesados insoportables.

  2. antmeid dice:

    En el 2013 veremos cómo las pensiones se tocarán y se reducirán en un porcentaje determinado. Simplemente porque ustedes tienen una deuda privada de 1 BILLON DE EUROS que es imposible pagar que y que coloca a España con la deuda privada más alta del planeta tierra. Simple.

  3. fertea dice:

    Además, rescatan a los viejos por egoismo, por la pasta. Que si no fuera por eso los dejaban en sus residencias. Son los latinos, vagos, jetas, avariciosos y sin escrúpulos. cuando vuelva a circular el dinero los volverán a dejas en sus rincones olvidados. latinos. son latinos. vajos y jetas. inútiles pero con mucha cara y egoismo.

  4. miloren dice:

    Os he escuchado esta tarde en radio3, y me he quedado de piedra, lo claras que tenéis las ideas, un abrazo muy fuerte

  5. Swarup dice:

    Imvesrsipe brain power at work! Great answer!

  6. YMMD with that answer! TX

  7. You know what, I’m very much inclined to agree.

  8. I’m impressed by your writing. Are you a professional or just very knowledgeable?

  9. You put the lime in the coconut and drink the article up.

  10. Please teach the rest of these internet hooligans how to write and research!


Comparte tu Opinión

OPINA

 

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »