Política, tudosis

24 septiembre 2012

¿Es fácil teledirigir nuestra ira con esta clase política?

Por

“Somos nuestra memoria” decía Borges. Si la cita fuera cierta, muchos no somos nada.

¿Nos manipulan para que olvidemos a esos fantasmagóricos mercados y grandes corporaciones, para cargar el muerto a la clase política en exclusiva? ¿Quién hay detrás de tantas teorías sobre la clase política española? .

Cada vez son más los que parecen olvidar donde estuvo el origen esta terrible crisis que nos devora desde hace un lustro. ¿No fueron las pérdidas de Bear Stearns por las hipotecas basura (todos aprendimos de subprime antes que de prima), la quiebra de Lehman Brothers, los abusos de Citibank, Bank of America, JP Morgan en EEUU los que iniciaron la caída del castillo de naipes? ¿Y luego no llegaron los bancos ingleses o los alemanes o los franceses, quienes necesitaron ayuda del Estado? En España, ¿no hemos tenido que pedir un rescate de 100.000 millones de euros para la banca?

La pregunta nos la hicimos en las últimas manifestaciones, tras observar que en las pancartas del personal, el cabreo con los políticos crecía. Y no es cuestión de que merezcan salvarse de la quema. Su parte de responsabilidad tienen. Pero da la sensación, por ejemplo, de que películas como ‘Inside Jobs’, ‘Margin Call’ o el documental de Enron, que unos cuantos miles de jóvenes y no tan jóvenes corrieron a ver, parecen haberse borrado del registro de memoria de una parte de la ciudadanía. A los grandes medios, en manos de bancos y grandes corporaciones, no les resulta rentable molestar a sus socios señalándoles con el dedo. En cambio, la factura de meter en el mismo saco a los políticos en general, es mucho menor y tranquiliza los deseos de venganza de una sociedad profundamente decepcionada.

 

 

En septiembre de 1995, el segundo problema más grave para los españoles, después del paro, eran los políticos, según datos del CIS, que nos chiva Ignacio Urquizu, un sociólogo con gran memoria: “Había crisis económica, corrupción política y un 24% de paro”. Parece que describimos el presente pero han pasado 17 años y no parece que ese grado de preocupación de la población con sus gobernantes sirviera para que la clase política hiciera examen de conciencia y se empleara en actualizar un sistema interno de partidos al que muchos expertos señalan como el origen de todos los males. “Los partidos parecen que tienen miedo a la democracia. Este no es un país meritocrático y en los partidos no ascienden los mejores, probablemente, si no los que han sabido jugar sus cartas”, analiza una fuente crítica dentro del PSOE. “El descontento social nos está haciendo entrar en un peligroso autoengaño. Se supone que la culpa de la desafección la tiene la situación económica y que en cuanto las cosas mejores, los políticos recuperarán la confianza de los votantes. Ese es el cuento que nos estamos contando ahora. Estamos desaprovechando la ocasión de escuchar e incorporar parte de las demandas ciudadanas, que en el fondo coinciden con las que muchos nos hacemos desde dentro en el partido”, apunta otro crítico, esta vez del PP. Ninguno de los dos quiere ver su nombre publicado, no sea que la ‘democracia’ interna les elimine.

 

(Sobre estas y otras cuestiones hemos preguntados a muchos, muchísimos políticos y algunos sociólogos. Sería vano y estúpido tratar de trasladar todo lo que hemos recogido -desgraciadamente en muchos casos sólo hemos recogido naderías- pero alguno sí que nos ha hecho pensar. Los políticos ¿están tan desprestigiados porque dependen demasiado de las cúpulas de sus partidos? ¿Por qué tienen poca formación? ¿Por qué solo piensan en agradar a su jefe? ¿Qué hay que hacer? ¿Son los principales culpables de su reputación?)

 

Valeriano Gómez, antes de ser ex ministro de Trabajo era -y es- un economista que se especializó en relaciones laborales. Un rara avis que piensa que “quizá uno de los problemas de la clase política es que debemos entender la política como una etapa de nuestra vida profesional, no como una profesión para toda la vida. Teníamos que tener nuestra profesión aparte pero el sistema está montado de forma que corremos el riesgo de que haya excesivos funcionarios de la política, como pasa en otros ámbitos. Por ejemplo ¿por qué puede ser agregado comercial sólo un tecnico comercial, si a lo mejor un empresario mediano está mejor dotado por practica y conocimiento que ese técnico del estado, por muy funcionario qué sea?”

Nos quedamos con la boca abierta oyéndole en el patio del Congreso. Resulta que sí, que disiente de la línea general, y encima sigue pensando. “La política debería estar llena de buenos profesionales de otros sectores que se sienten atraídos por ejercer como políticos una parte de su vida, incluso a costa de sinsabores. Y desde luego, y esto hay que recordarlo pese a estos tiempos, dispuestos a ganar mucho menos que en el sector  privado. Jefferson y Hamilton se inventaron lo de limitar los mandatos para evitar a los funconarios como políticos y Max Weber mantenía que la clase dirigente debe de estar formada por los mejores profesionales. Luego, por debajo, los buenos funcionarios como apoyo”.

Ah, y Gómez es también de los que cree que los partidos políticos claro que tienen problemas con su anquilosamiento de estructuras, entre otras cosas porque quizá la base territorial ha sido desbordada por las bases sociales, oeneges, redes sociales… se han quedado antiguas.

 

 

Hay otras políticas, como Cristina Narbona, que además de ex ministra de Medio Ambiente es economista y profesora universitaria, quien asume la enorme distancia entre la clase política y la ciudadanía. Hasta lo antiguos que se han quedado los partidos en buena parte de sus estructuras “hasta tal punto que hace años que me dedico a estar con las plataformas ciudadanas, los movimientos sociales, las redes (twitter ha sido mi último descubrimiento a mis 61 años) y desde luego que creo que la base territorial se ha quedado obsoleta en los partidos. Hay que volver a hacer política a pie de calle y a pie de redes sociales, estar permanentemente moviendonos fuera de aquí (estamos en el Congreso) sin tener miedo a la calle “.

 

“¡Cómo no van a estar enfadados con nosotros si ni siquiera somos capaces de dar solución a sus principales problemas!”, contesta exaltado un diputado popular, que defiende que quiere dejar claro que “algunos nos dejamos la piel” y que es consciente de la necesidad de un cambio en la forma de hacer política que pasa por tocar la estructura de los partidos. Ahí coincide con Soraya Rodríguez, portavoz parlamentaria socialista: “La sociedad de la transición ha cambiado, y la actual exige abrir la estructura de los partidos, que sean más permeables. Yo estoy por las listas abiertas, dentro de una ley electoral“.

 

Y ¿a qué están esperando para demostrar que hay otra forma de hacer política aunque les cueste la cabeza?

Artículos Relacionados:

  1. El déficit de credibilidad política supera al del Estado
  2. El elefante del Rey ¿cotiza en la bolsa y en nuestra prima de riesgo?
  3. ¿Cómo ha cambiado internet la manera de hacer política?
3 Comentarios

Comentarios

3 Comentarios

  1. Lovely website for me.. I like the way this robux generator works. I am fond of playing roblox and usually need robux so I search for a free robux generator and ofcourse I got it too.

  2. Searching for unlimited gems,gold,elixirs and many more then you must click to visit website as you will be benefited very much.

  3. Click Here dice:

    From here you can easily grab free whatsapp account hacker without downloading any file or something.


Comparte tu Opinión

OPINA

 

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »