Economía, tudosis

14 noviembre 2012

¿Qué será de los 400.000 ya desahuciados?

Por

Han sido necesarias 400.000 familias desahuciadas de sus hogares -ya sea por impago de hipoteca o de alquiler- más dos suicidios -publicados- y que estemos en la víspera de una huelga general (14N), para que los dos partidos mayoritarios -PP y PSOE-, de acuerdo con la banca, se pongan las pilas y decidan limitar la crueldad de los desalojos, para muchos inconstitucional. Artículo 20: todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.

PP y PSOE intentan cerrar un acuerdo, de forma que puedan vender algo de cara a mañana, 14N. Cuando ayer se les adelantaron los banqueros -a través del comunicado de la patronal AEB-, lo hicieron con el conocimiento de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, y del PSOE, puesto que representantes de la comisión que se reunió por la tarde en La Moncloa ya habían abordado con la patronal bancaria la necesidad de un comunicado de esas características.

 

El temor a incidentes en la huelga de mañana y la forma en que, durante el puente de la Almudena -en Madrid-, han prendido las protestas contra los desahucios, aconsejaban acelerar las conversaciones y emitir el comunicado de la banca, aplazando dos años los desahucios en casos de “extrema necesidad”. Qué se entiende por extrema necesidad es un asunto a aclarar hasta el más mínimo detalle. Por eso la Plataforma de Afectados por la Hipoteca no se fía, ni cree en las buenas intenciones de los políticos de los partidos mayoritarios ni de la banca.

 

Pero aunque se llegue a un acuerdo de mínimos para presentar de inmediato, ¿qué pasa con los que se han quedado en el camino? ¿Con las 400.000 familias desahuciadas que ya no tienen casa?

“Aunque las reuniones que tenemos con el PP se refieren sobre todo a las medidas a tomar para frenar los desahucios que están en vía ejecutiva, te aseguro que esos 400.000 casos están en mi cabeza. Y creo que también en la de otra gente implicada en esta historia. Pero tendremos que dejarlo para una segunda fase, que espero que no tarde”, explica Julio Rodríguez, economista y ex presidente del Banco Hipotecario, una de las personas que más sabe en este país sobre ese mercado y que forma parte de la comisión que negocia el asunto entre PP y PSOE por parte del partido de Rubalcaba.

Dos ideas para desahuciados

Rodríguez tiene dos propuestas para esas familias desahuciadas. La primera consiste en que se les busque una nueva vivienda y se les pague un subsidio para que puedan mantenerla; en segundo lugar, que se les reestructure la deuda que tengan aún con el banco a muy largo plazo.

“Pero antes tendremos que abordar un problema, y es que en esa cifra que se maneja de 400.000 desahuciados, parece que se incluyen también desahucios de alquileres, de segundas viviendas, de locales comerciales. En fin, que tenemos que hacer un trabajo previo aún. Pero yo no pienso olvidarme de ello”, se compromete el economista.

 

Que la cifra de los 400.000 se refiera exclusivamente a familias desahuciadas es rebatida con rotundidad por parte de uno de los altos cargos de la gran banca, quien insiste en que “no solamente se incluyen segundas viviendas o alquileres, se incluyen hasta plazas de garaje. Este país no podría soportar 526 familias desahuciadas al día. Además, se debería diferenciar entre bancos y cajas. Las cajas están siendo más duras porque inevitablemente fueron las que concedieron más créditos con más facilidades. Y digo esto sintiéndolo mucho. Pero claro, no os resulta rentable decir que los grandes bancos hace tiempo que dimos instrucciones claras a nuestras sucursales para que se frenaran los desahucios cuando uno de los miembros de la pareja hubiera perdido el empleo, o cuando sus ingresos hubieran disminuido un 25%. Estamos dando hasta dos años de carencia”, añade el directivo, evidentemente de uno de los grandes.

 

Pese a la presión social, tanto los partidos como los bancos y cajas “nos tenemos que coger este asunto con papel de fumar -explica un economista que colabora en el asesoramiento a la Oficina Económica de La Moncloa- porque, por otra parte, no podemos dar la sensación de que declaramos la impunidad por impago de hipoteca. Si la ciudadanía entiende que ahora pueden dejar de pagar su hipoteca y no pasa nada, el país se va la m… literalmente. Los primeros en castigarnos serían los analistas internacionales”.

En líneas similares se expresa el banquero consultado: “Si cunde esa idea, no se darán más créditos y, si se dan, serán mucho más caros y con más garantías. Por ejemplo, en vez de concederse el 80% del crédito de la vivienda, las entidades se cubrirán y darán el 50%. Digo yo. Sólo es cuestión de que todos nos mentalicemos y veamos cuáles son las reglas de futuro que queremos. Pero sin olvidar que, por desgracia, en este país, la creación de empleo aún pasa por la construcción, nos guste o no. Y a nosotros tampoco nos gusta”.

 

 

O pago la hipoteca o comen mis hijos

Claro que la visión del banquero queda mitigada por la realidad nacional. En el año 2008, fecha en que estalla la crisis hipotecaria, los españolitos nos dejábamos los cuernos por pagar nuestra hipoteca. Sólo el 0,37% dejaba de pagar su hipoteca. El asunto se ha disparado solo en el momento en que las familias se han tenido que enfrentar a un dilema: o pagar la hipoteca o dar de comer a sus hijos. Pero incluso ahora, ante ese terrible situación, aún prefieren seguir pagando el crédito del piso para que no les echen de la casa e ir a recoger comida a organizaciones como Cáritas o Cruz Roja. “Si uno de los dos miembros de la pareja ha perdido su empleo y ya no cobra el paro, muchas, muchísimas familias prefieren pagar el plazo del crédito y venir a una de estas organizaciones a por un poco de arroz o de legumbres“, describe una de las personas que trabaja en una ONG vinculada a la infancia.

 

Documentos de base jurídica, ya tiene el gobierno de sobra. Además del de los jueces -que fue rechazado por el CGPJ-, desde la Defensora del Pueblo se hizo llegar al Ministerio de Justicia también un documento de cuatro páginas, bien clarito, que concluía con ocho recomendaciones para frenar la sangría de los desahucios. Entre otras, la conveniencia de elaborar un concepto jurídico del deudor de buena fe; matizar la responsabilidad patrimonial universal de las personas físicas; regular el procedimiento de insolvencia personal; ampliar las  situaciones en que se extingue la deuda hipotecaria; reformar artículos de la Ley de Enjuiciamiento Civil para ampliar la posibilidad de rehabilitar los préstamos o una tasación independiente y justa de los inmuebles.

En fin, que como se ve, no es que los seis miembros de la comisión para los desahucios del PP y del PSOE tengan que romperse la cabeza. Porque además de los documentos de Julio Rodríguez o del equipo de Miguel Temboury Redondo (subsecretario de Estado de Economía), tienen sobre la mesa material más que de sobra para salir del aprieto de hoy y salvar la cara mañana en el 14N. Y veremos si no olvidan el asunto en cuanto desaparezca de los medios.


Este artículo se ha publicado originalmente en ZoomNews.com

 

Artículos Relacionados:

  1. Que será, será, de tu pensión…
1 Comentario

Comparte tu Opinión

OPINA

 

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »