Además, tudosis

22 noviembre 2012

Elsa Redfield: “El Contubernio fue antecedente de la Transición y Alejo el amor de mi vida”

Por

No me lo puedo creer. La protagonista de la nueva novela de Ana Cañil, “El coraje de Miss Redfield” me invita a tomar el té. La nanny de los Peñalara me sorprende de la misma manera que a Pirandello sus seis personajes en busca de autor.

 

Las nannies de Norland posan orgullosas con su título

Elsa Redfield ya no es aquella joven recién salida de Norland, la prestigiosa escuela de institutrices y nannies tan valorada en los años 60, que aún sigue manteniendo su estatus entre las clases privilegiadas. Ahora se permite mostrar sus emociones. El rigor y los principios de la educación británica que las familias más poderosas valoraban en ella para educar a sus vástagos ha claudicado ante la mujer valiente, orgullosa y adorable que siempre estuvo ahí. Su estrecha amistad con Beryl Hibbs, la institutriz de los nietos de Franco, conocida como la nanísima, y su involuntaria relación con el caso Jarabo, alimentan mis ganas de hablar con ella. Quiero saber sobre el Contubernio de Munich y de tantas otras cosas en las que se vio envuelta en los años que pasó en casa de la duquesa de Peñalara, ocupándose de su nieto recién nacido, Jaime. Ella remueve con elegancia su té de jazmín en el bullicio cool de Mamá Framboise y se toma su tiempo.

 

 

-Pregunta: ¿Ha cambiado mucho la educación que las nannies de antes trataban de inculcar en los niños de los que eran responsables?

-Elsa Redfield: En lo esencial no ha cambiado tanto. Ahora las nanny son americanas y chinas, en lugar de inglesas y francesas. La contención de emociones en las clases altas se sigue imprimiendo. Parece congénito. Llorar o mostrar las emociones se considera una ordinariez. Carmen Martínez Bordiú, pupila de mi gran amiga Beryl Hibbs cuenta que cuando su hijo mayor, Francisco, murió, la acusaron de que no había llorado, pero es que estaba tan educada en que eso era algo que no se podía hacer, que no le salían las lágrimas.

 

-Pregunta: O sea que las clases altas siguen igual que hace 50 años…

-Elsa Redfield: Hay dos cosas que tienen clarísimo y son prioritarias: que sus hijos sean bilingües o “trilingües” antes que universitarios y que sean buenos deportistas. Con esas dos condiciones pueden moverse con soltura en el mundo de relaciones que impera en esas esferas y en donde surgirá una forma de ganarse la vida.

 

-Pregunta: ¿Las nannies están enteradas de todo lo que se cuece en las casas?

-Elsa Redfield: Ahora, hay muchos que prefieren filipinos en el servicio porque transmiten menos emociones, son como tumbas y no resultan nada reivindicativos. Sin embargo, mis colegas de Norland, las jóvenes que salen de la escuela, todavía son muy apreciadas entre las élites árabes, rusas y chinas, que siguen teniendo nannys, institutrices y preceptores. Por supuesto que conocen todos los asuntos, viven allí. No hay más que leer el libro de Ana Cañil para comprobar todo lo que descubrí en casa de los Peñalara…

 

-Pregunta: ¿Y qué hay de cierto en los affaires entre los señores y el personal?

-Elsa Redfield: En ‘Anna Karenina’, Tolstói lía al hermano de Anna, Stepán Arkádevich, con la nanny francesa de sus hijos. Por poner un ejemplo de los muchos que existen en la literatura, también de adolescentes desvirgados por sus institutrices. Por muy estricta que seas, la pasión siempre encuentra un resquicio por el que escapar.

 

-Pregunta: ¿Puede ser sincera una amistad entre nanny y la madre de los niños que cuida? Yo lo veo como una relación forzada.

-Elsa Redfield: La institutriz trafica con los afectos de la señora. En las relaciones entre madre y nanny hay un sentimiento de culpabilidad. La nanny tiene que guardarse los reproches que le haría a la madre por no atender a sus hijos como ella los atiende. Eso no ha variado. Mira, Enrique Iglesias, está mucho más apegado a la señora que le cuidaba de niño y confía mucho más en ella, que en sus padres.

 

-Pregunta: Con la cantidad de mujeres de la alta sociedad española que fueron amantes de El Jarabo, y no salió a la luz más que el nombre de vuestra Beryl pequeña. ¿Por qué los trapos sucios de estas clases no trascienden?

-Elsa Redfield: Del Duque de Feria no se sabe más que una mínima parte, como de muchos caballeros implicados en el caso Arny. Incluso lo que nosotros pensamos que se conoce, es solo la punta. Con el Jarabo estuvieron liadas señoras de apellido ilustre cuyos nombres desaparecieron del mapa.

 

Bru, Carvajal y Álvarez de Miranda, los últimos del Contubernio de Munich

-Pregunta: Hace 50 años del Contubernio de Munich. Usted casi estuvo implicada. ¿Era consciente de lo que se estaba cociendo?

-Elsa Redfield: Yo entonces era muy joven y mis conocimientos de alemán resultaban útiles para cierta gestión. Hasta más tarde no he tenido conciencia de que aquella reunión en Munich en la que las distintas fuerzas políticas, menos los comunistas, de dentro y fuera de España comenzaron a entenderse para ser una alternativa sólida al régimen, fue el antecedente de la Transición. No sabía que aquello no podía progresar sin los comunistas,como Alejo, mi Conde Rojo, el amor de mi vida, pronosticó. Tampoco sabía que a Franco lo que le molestó no fue el encuentro en sí, sino el eco internacional que tuvo.

 

-Pregunta: Creo que viene muy a menudo por Madrid. ¿Reconoce algo de la ciudad que pisó por primera vez aquel 18 de enero de 1962 con 28 años?

-Elsa Redfield: Mi hija está casada con un alto ejecutivo de un importante hedge funds y están destinados aquí. Cuando vengo a visitarles, veo que a su casa van a cenar los hijos de los March y otras familias que yo conocí, pero también la heredera de Zara o un chico con deportivas y jeans, con el que coincidí una noche, y que se acababa de bajar de su avión para cerrar la compra de un gran grupo editorial, según me contó mi hija. Eso no lo reconozco. Pero luego vas al Club Puerta de Hierro o a Liria, y ese olor a rancio, ahora resulta que es vintage.

 

Elsa, se levanta, imponente a sus 78 años y comienza a ponerse el abrigo mientras alarga su mano para estrechar la mía. “Tendrás muchas cosas que hacer y no quiero robarte más tiempo” dice, dando por concluida la conversación.

Justo esa frase me devuelve a la realidad con una carcajada. De pronto, me acuerdo de su autora, mi amiga y colega Ana Cañil, cuando hace un año dejó a un flamante hoy secretario de Estado con la palabra en la boca, porque no estaba dispuesta a escucharle decir más bobadas. “Ojalá tengas mucha suerte con tu prima de riesgo y haya bofetadas para comprar deuda española, como tu auguras. Te dejamos, que tendrás mucho que hacer”. De tal palo, tal astilla.

 

Ana Cañil presenta esta tarde “El coraje de Miss Redfield” en el Museo Cerralbo, la casa de la Duquesa de Peñalara en la novela, a las 19 hrs (c/Ventura Rodríguez 17), con Montse Dominguez y Carmen Martínez Bordiu -pupila de la estricta Beryl Hibbs-.

Estáis tooooooodos invitados.

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados:

  1. David Jiménez y Ramón Lobo, ¿el reportaje o la vida?
  2. Por qué la nota del Reino de España puede joder tu vida
  3. Oliart, el viejo que contaba historias de amor
6 Comentarios

Comentarios

6 Comentarios

  1. ysl replica dice:

    Thanks for the tips, maybe I can use this svelte my noesis marketing and I have been use whatsoever ethnical media in try a interaction and they eff handiwork a big friendliness on me.

  2. fendi outlet dice:

    I have a presentation next week,and I am on the look for such information.

  3. I am just learning. I enjoy your site very much, I find it worth it to read and I saved a bookmark in my world wide web.

  4. xender share FILES ,PICTURES PC To any Android


Comparte tu Opinión

OPINA

 

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »