Política, tudosis

09 mayo 2013

La paratimia de Montoro

Por

 

La risa del ministro de Hacienda crispa a muchos ciudadanos

La risa del ministro de Hacienda crispa a muchos ciudadanos.

-¿De qué se ríe? se preguntan los ciudadanos crispados por sus inconvenientes sonrisas

-El miedo al dolor puede conducir al ministro a comportarse de forma incongruente
-La discordancia entre lo expresado y las emociones mostradas se conoce como paratimia

 

“Al terminar la rueda de prensa el estado de ánimo de todos nosotros era de desaliento, tanto por los datos como por el espectáculo de Montoro ¿Cómo se pueden ofrecer esas cifras, esas medidas y siempre con la risa en la cara? Es incomprensible”. Así de claro expresa una fuente muy próxima al Gobierno su repulsa al catálogo de sonrisas que al ministro de Hacienda se le escapan en sus anuncios más dramáticos. En la rueda de prensa en la que Santamaría, Guindos y el propio Montoro dieron cuenta de la incapacidad de Rajoy y su equipo para activar la economía y frenar el paro, Montoro volvió a esbozar esa sonrisa que tanto crispa a su alrededor.

 

¿De qué se ríe Montoro?, se preguntan cabreados los ciudadanos a través de las redes sociales. “El carácter de las personas influye mucho en su comportamiento, hay que saber controlarse, de acuerdo, pero Montoro es solvente y está haciendo muy bien su trabajo. Es jodido que se le escape una sonrisa pero no quiere decir que se esté pitorreando. Quienes le conocemos sabemos que lo mismo pasa de la sonrisa a la seriedad y de la seriedad a la sonrisa. Soraya también es una persona naturalmente sonriente y afable. A otros, en cambio, se les da de miedo poner cara de circunstancias”, dice una colega del ministro tratando de quitar importancia a ese “tic involuntario”. Entonces, si él no quiere reírse, ¿qué problema padece?

 

La discordancia entre lo que se expresa verbalmente y las emociones que se traslucen, tiene un nombre. “En psicopatología se llama incongruencia afectiva o paratimia. Las malas noticias las tendría que dar serio pero se ríe. El pobre Montoro lo hace de forma inconsciente, no lo puede controlar. Es un síntoma muy claro de las personalidades fóbicas. Se ríen cuando lo pasan mal, en los entierros, en las desgracias…están siempre riendo, el miedo al dolor les hace comportarse de forma inconsciente e incongruente. Es también una muestra de nerviosismo, aunque a estas alturas lo lógico es que el ministro tuviera controlados los nervios”, explica el psiquiatra Benito Peral. Frente al cerebro emocional, que reacciona con rapidez, el cerebro racional, más lento en la respuesta, se ve desbordado. Como muestra, el ejemplo de libro del ministro de Hacienda.


Leer más en Zoomnews.es

 

Artículos Relacionados:

  1. Montoro asegura a una señora en el Congreso que bajará los impuestos en la 2ª parte de la legislatura
  2. Montoro pasó de que Elena Salgado le informase
  3. Las perlas de Cristóbal Montoro
  4. El estilo de los políticos: Cristobal Montoro
5 Comentarios

Comentarios

5 Comentarios

  1. Very good for share FILES ,PICTURES PC To any Android

  2. Highly qualified information because it can provide useful info thanks.


Comparte tu Opinión

OPINA

 

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »