El estilo de los políticos

29 abril 2011

El estilo de los políticos: Alfonso Guerra

Por Pilar Portero

Dias de precampaña en los que las caras de cartel electoral se multiplican. Qué salga sonriente sin merma de la seriedad, que transmita inteligencia y cercanía… Demasiados requisitos hasta dar con la imagen perfecta. Ahora que la pose de Obama sigue determinando las de los políticos occidentales, nosotros elegimos a Alfonso Guerra como ejemplo de político carismático al que no quería la cámara.

Arrancarle una sonrisa a Guerra tiene su mérito, eh!

Y no es porque le faltasen cualidades sólidas, de esas que hoy abundan tan poco que casi nos hemos olvidado de ellas. Ácido, certero, excelente orador, estratega. Te imaginas un combate verbal entre Guerra- Rajoy o Guerra- Zapatero, y no dudas de quién dominaría. Pero es que a Guerra o a Felipe González con quienes hay que medirles no es con la actual clase política sino con sus coetáneos. Roca, Herrero de Miñón, García Añoveros o Alberto Oliart, actual presidente de la Corporación RTVE, acumulaban la cultura y la intelectualidad que el presidente y el vicepresidente del Gobierno socialista deseaban para ellos. No en vano, Alfonso Guerra ha tratado de vender su pasión por Machado y Mahler como sello de la casa.

El actual presidente de la revista ‘Temas para el debate’ arrastra fama de machista, prepotente y sectario. Lo cual no le ha venido mal para alimentar su leyenda. Ser el diputado más antiguo del Congreso también ayuda. Tengo que aclarar, que lograr esta foto de Guerra resultó sencillo. Conté, eso si, con la complicidad de Paco Marugán que le animó a dejarse retratar para tu2is.es. Aguantó varios disparos y encima sonrió. Lo cual ya es un hit, porque Guerra suele mostrar un rictus amargo, como de cabreado con el entorno y eso, que está muy suavizado. Posó con las manos en los bolsillos, un gestó que te retrotrae a otra época.

Hay un desaire de Guerra al que asistí varias veces boquiabierta. Cuando Zapatero era jefe de la Oposición y le tocaba enfrentarse a Aznar en el Debate sobre el Estado de la Nación, el ex vicepresidente se levantaba de su escaño en cuanto Zapatero subía al estrado y salía altivo del hemiciclo. Sin embargo, Guerra supo reconducir la relación y estrechar lazos con el hombre al que despreciaba, nada más ganar las elecciones generales en 2004. Fue entonces cuando el propio Zapatero aceptó presentar el libro de memorias de Guerra. Y el autor dijo: “le llegó a llamar bambi -en alusión a Pío Cabanillas- y me lo atribuyeron a mí. A los que eso hicieron yo les quiero decir que tal vez no se equivocaran, pero desde luego no ha resultado un bambi de peluche, más bien parece de acero”. Y así, con naturalidad, mató tres pájaros de un tiro. 

Artículos Relacionados:

  1. El estilo de los políticos: Ramón Jáuregui
  2. El estilo de los políticos: Celestino Corbacho
  3. El estilo de los políticos: Mª Teresa Fernández de la Vega
  4. El estilo de los políticos: Eduardo Madina
  5. Los viejos rockeros resisten: Guerra no quiere Sevilla y Chaves se queda en Madrid
2 Comentarios

Comentarios

2 Comentarios


Comparte tu Opinión

OPINA

 

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »