Política, tudosis

20 octubre 2014

Podemos hace terapia colectiva

Por

Iñigo Errejón y Pablo Iglesias no dejaron de consultar lo que se decía de la Asamblea en las redes

Las patologías a tratar eran dos principalmente. Una interna, dejar claro que quien lleva las riendas decide si el liderazgo se ejerce de forma colectiva o centralizada. Y otra externa, articular las herramientas para que la ilusión contagiosa que ha provocado en una parte de la sociedad española se expanda y ocupe todos los huecos precisos para lograr una mayoría. El partido de Pablo Iglesias se ha mirado por dentro durante el fin de semana en el palacio de Vistalagre de Madrid y ha tratado de dotarse de las estrategias emocionales necesarias para lanzarse a conquistar la Moncloa en las próximas generales.

 

Oficialmente se presentaban las propuestas sobre el modelo de partido que ya se han estado debatiendo en la Asamblea Ciudadana creada en Internet y que se podrán votar vía telemática durante la próxima semana, pero en #VistalegrePodemos las personas que forman los círculos se han visto las caras con los dirigentes. Y a base de gestos se lo han dicho casi todo. De buenas maneras pero con una considerable carga de profundidad.

 

Las sillas reservadas a la santísima trinidad con sus nombres: monedero, iglesias y errejón

-Una minoría incómoda

Cerca de 8.000 personas el sábado, y algo menos el domingo, han participado en la Asamblea constituyente. Una multitud importante para quienes se subían al estrado y palpaban su reacción al instante, pero un porcentaje pequeño ante los más de 130.000 con derecho a voto que finalmente decidirán. Aunque el equipo de Pablo Iglesias sabía que se enfrentaba a los más activos y críticos, como reconocía uno de sus ideólogos, porque los que están de acuerdo suelen quedarse en casa, no quita para que hayan tenido que pasar el trago de sentir en vivo y en directo su ambivalencia. Fervor por lo que representa Iglesias pero desacuerdo con su propuesta de partido porque lamina el poder de los círculos evitando que se conviertan en reinos de taifas. Algo que ya tenía previsto el núcleo duro desde antes de hacerse un apoyo tan llamativo en las Europeas.

 

-Del aplausómetro a los no aplausos

Los aplausos encendidos que envolvían las palabras de Pablo Iglesias y en menor medida las de Carolina Bescansa, Iñigo Errejón o Juan Carlos Monedero, competían con la cerrada ovación que la mera aparición de Pablo Echenique provocaba. El eurodiputado que defiende más pluralidad en la cúpula era el abanderado de lo que la mayoría allí presente quería echar en cara al núcleo duro.

Entre los asistentes se escuchaban conversaciones en las que lamentaban que estaban siendo demasiado prudentes a la hora de mostrar su discrepancia. Las caras tensas de los cinco miembros fundacionales con la sonrisa congelada cuando el auditorio se ponía en pie ante Echenique al advertir que “en un órgano de más personas se cometen menos errores” o con el “las elecciones no las gana un secretario general ni tres ni 100: las gana la gente” de Teresa Rodríguez, la eurodiputada que junto a su compañera en Bruselas Lola Sánchez defiende Sumando Podemos, reflejaban la incomoda situación.

Harto quizás de la pugna de aplausos, Iglesias pidió en su intervención del mediodía del domingo que nadie le aplaudiera mientras explicaba las razones para no liderar el proyecto si su propuesta no se imponía. Nadie entendió la performance que proponía. “Vamos a demostrarles que somos capaces de no aplaudir una intervención”, dijo sin especificar a quién ni por qué iba dedicada la ‘demostración’, aunque parecía un simbólico rapapolvo a los que le aplauden a él como líder pero no comulgan con su fórmula de organizar el partido. Por cierto, que la treta de apartarse a un lado ya la usó Felipe González ante la polémica del referéndum de la OTAN hace 18 años, dimitiría si no le apoyaban.

 

-Haz el amor y no la guerra

Pablo Iglesias, Monedero, Errejón, Bescansa y Alegre se han deshecho en besos y abrazos a sus adversarios ideológicos. A pesar de la dureza con que se ha expresado Teresa Rodríguez, y que entre bambalinas alguno de los que la escuchaba repetía “se está suicidando”, la cúpula ha optado por ensalzar las diferencias tal y como vienen haciendo hasta ahora. En el consejo ciudadano habrá sitio para todos, era el mantra que repetían con una sonrisa conciliadora en los labios los dirigentes cercanos a Iglesias a los que interrogabas sobre el encaje de Echenique y cia al concluir el proceso. Este ¿irónico? Tweet de Echenique lo clava:

Los contenidos no son para la Asamblea

Impacientes seguimos muchos por saber en qué se concreta la manera de hacer política de un partido que se proclama distinto a todos. Sigue siendo un misterio cuándo conoceremos cuales son las posturas más detalladamente que la brevedad de un titular. La alergia a profundizar comienza a ser preocupante. Si antes de las Europeas la propia cúpula reconocía que era una estrategia que funcionaba y ya habría tiempo de comprometerse, cada día que pasa resulta más monótono continuar con el invariable discurso de la casta. Las lagunas de los cinco fundadores en materia económica cantan demasiado y exigen una puesta a punto en asuntos que requieren respuestas más allá de echar mano de las tarjetas Black y Emilio Botín.

Al menos nos queda claro que las consultas a la ciudadanía serán telemáticas. Aunque ese 30% de la población que no está conectada habrá que ver cómo se lo monta. Y también que Pablo Iglesias está dispuesto a pactar imponiendo sus condiciones, aunque la redacción de su discurso aparentase afirmar lo contrario: “Puede que nos ofrezcan la presidencia del gobierno a cambio de pactos, puede que nos ofrezcan presidencias de comunidades autónomas o traten de seducir a los futuros alcaldes y alcaldesas de Podemos a cambio de pactos y puede que digamos, en esas condiciones, no”.

Lo que no es de recibo es que Podemos opte por perpetuar el rol de la mujer como cuidadora de hijos y ancianos. Y que ese papel lo integre Bescansa en sus discursos en lugar de hacerlo uno de los varones de la cúpula. Así sería más fácil pensar que Podemos no es como los demás.

 

Artículo publicado en El Huffington Post

21 Comentarios

Política, tudosis

02 marzo 2014

Las trendy camisetas de Izquierda Plural

Por

Los diputados de Izquierda Plural han aprovechado el Debate sobre el Estado de la Nación para hacer suyas las distintas causas que las mareas que se manifiestan contra los decretazos del Gobierno Rajoy defienden. Algunos pensarán que las leyendas que lucen no son tan trendys como advierte el título, pero eso es porque los modelos son diputados y no top de las pasarelas. Fíjate en ellas y copia aquella con la que te sientas más identificado.

De izqda a drcha, Gaspar Llamazares, Cayo Lara y Joan Coscubiela.

 

Por la amenazada sanidad pública, clama Llamazares, que por algo es médico de carrera. En apoyo de la minería, Cayo Lara, y por el derecho a decidir Joan Coscubiela.

De izda a drcha, Ricardo Sixto Iglesias, María Caridad García y Chesús Yuste

El diputado por Valencia, Sixto Iglesias, muestra su solidaridad con los inmigrantes, Caridad García apoya la famosa marea verde de la educación y el diputado de la Chunta Aragonesista se manifiesta en contra de la política del agua.

Ascensión de las Heras y Joan Josep Nuet

La más estilosa de todos, Ascensión de las Heras, contra el deterioro de la cultura, y el catalán Nuet, en apoyo del enquistado conflicto del Sahara, en el que España tiene la responsabilidad histórica de defenderlo.

7 Comentarios

Además, tudosis

29 mayo 2013

¡Qué rico está el gin tonic del Congreso!

Por

Tres veces hemos tenido que pedir esta mañana a las 10.30 un gin tonic a uno de nuestros camareros de referencia de la cafetería de la tercera planta del Congreso de los Diputados. Pensaba que estábamos de coña. Para nada. Gracias al pliego de condiciones del concurso para la explotación del servicio de restauración, nos hemos dado cuenta de que una se puede meter un lingotazo para soportar el pasilleo y la sesión de control nuestra de cada miércoles.

A otros también se les han abierto los ojos. Puede que ya no sea chic pedir gin tonics desde que se ha vulgarizado tanto su consumo, pero el precio es imbatible. 4,57 euros hemos pagado por uno de Beefeter, sentadas como reinas en una mesa. Diputados de distinto signo se han acercado a bromear con envidia. “Nunca se me ha ocurrido tomarme aquí un gin tonic” nos ha dicho la mayoría. “Me alegro de que se haya publicado el tema. ¿Por qué hay que subvencionar los combinados alcohólicos? Sería lo mismo que subvencionar un Cohiba”, dice una de sus señorías peperas que no da puntada sin la estela del puro de Rajoy. “Pues hay sitios más baratos que este para comer por la zona”, dice un diputado del PSOE.
Que los alrededor de 700 trabajadores de esta institución puedan desayunar o comer a un precio más bajo que en la calle, no lo cuestiona nadie dentro. “En muchas empresas hay un comedor subvencionado, también en algún medio de comunicación. O bien se utilizan los extendidos tickets de restaurante” aduce uno de los empleados del Congreso. Ni tan siquiera los periodistas, que de paso nos beneficiamos de estos precios, denunciamos que exista un comedor social. Lo que hoy se debate aquí dentro es si resulta pertinente que el alcohol esté subvencionado.

Nos está sentando tan bien el gin tonic que nos cuesta ser coherentes y sumarnos a la corriente de opinión que quiere acabar con el privilegio de echar un trago después de escuchar a Rajoy. Perdonad, pero se nos está calentando el contenido de la copa.Tomaremos la decisión cuando nos acabemos el gin tonic.
4 Comentarios

Política, tudosis

12 abril 2013

¿Por qué a los banqueros no se les hacen escraches?

Por

Los banqueros han ganado la batalla de la imagen a los políticos. O eso parece. Dicen que con la complicidad de los grandes grupos de comunicación. Por otra parte, preguntamos a los interesados -los políticos- como entienden que hay que protestar sin “molestarles”.

 

Escrache ante la casa de Saénz de Santamaría

Sorprende que los bancos preocupen cada vez menos a los ciudadanos, mientras la corrupción y los políticos siguen escalando puestos entre los principales problemas de los españoles. El barómetro del CIS de marzo comparado con el de febrero muestra que la preocupación por la corrupción ha aumentado del 40 al 44,5% y los políticos del 29,7 al 31,4% mientras que los bancos han logrado bajar del 5 al 4,6%. Un hito, dado que entre todos estamos pagando el rescate al sector financiero y desahucios y la estafa de las preferentes, son dos de los asuntos que más encienden a la ciudadanía. Teniendo en cuenta, además, que en el Informe de Calidad de la Democracia, elaborado por la fundación Alternativas, el panel de expertos consultados cree que el poder económico financiero está por encima del poder político. ¿Cómo es entonces posible que sean los políticos los que carguen con el grueso de la responsabilidad? ¿Qué pócima han utilizado los banqueros para escapar del centro de la diana y ser reemplazados por los políticos? Charlamos con sus señorías sobre este misterioso acontecimiento. Nada fácil, porque a la hora de hablar sobre la entrega de los medios a la banca, miden las palabras.

 

“Es difícilmente imaginable que los banqueros puedan presionar para que se manipulen las encuestas. Quizá es que Santander, BBVA o la Caixa hacen publicidad presentando iniciativas sobre viviendas o responsabilidad social. O quizá es que los bancos no están tan presentes en los medios. No es lo mismo cómo tratan los grupos de comunicación a los políticos que a los banqueros. No estoy diciendo que el Gobierno y los parlamentarios no tengamos responsabilidad en lo que está pasando, pero la codicia de los bancos nos ha llevado a esta locura”, comenta Carles Campuzano, diputado de CiU y portavoz de la comisión de Empleo.

 

A la hora de explicar la paradoja políticos peor percibidos que banqueros, hay razones para todos los gustos. Alfonso Alonso, portavoz del PP cree que “en el fondo la gente, aunque se queje, quiere que se rescate a los bancos, porque tienen ahí sus ahorros y son quienes les dan crédito”. Su compañero Rafa Hernando, portavoz adjunto, culpa a la izquierda también de esto: “Quien ha permitido a los bancos comercializar productos como las preferentes o mantener cláusulas abusivas como el suelo de las hipotecas, ha sido el anterior Gobierno. Para lavar su pasado, movilizan a la gente contra nosotros. Ir a hacer escraches a los bancos no reporta los mismos beneficios. Los medios también tienen su parte de responsabilidad, porque compran una sola versión de los hechos”. La diputada de Coalición Canaria, Ana Oramás, hila más fino: “He estado mucho tiempo siguiendo las encuestas y hay que tener en cuenta la diferencia entre si a los ciudadanos se les pide una valoración sobre los banqueros o si se les pregunta si están preocupados por la banca. La gente ahora no está preocupada por el sistema bancario, pero valora muy mal a la banca. La prueba es que tras las preferentes y los desahucios, se discute mucho más en las sucursales, se pelean los recibos, las comisiones y se confía menos en ellos”.

 

 

“No deja de ser curioso que el escrache se produzca ante las casas de los políticos y no ante la sede de los bancos, cuando las preferentes y las hipotecas motivan las protestas. Pese a todo, en la inmensa mayoría de la gente ha aumentado el rechazo a las entidades financieras”, reflexiona Valeriano Gómez, exministro de Trabajo y uno de los portavoces económicos del PSOE. Su colega, Inmaculada Rodríguez Piñeiro ve “normal que en una situación de crisis como la actual los ciudadanos responsabilicen a los políticos, al ser los que debemos solucionar sus problemas. ¿De qué les sirve responsabilizar a los banqueros si saben que no les van a cambiar en nada? Si hubiéramos supervisado bien, no estaríamos en esta situación. Además si uno va a hacer un escrache delante de un gran banco se va a encontrar con una guardia pretoriana que les hará imposible acercarse”. Piñeiro también señala: “Los medios de comunicación también tenéis una cuenta de resultados y los bancos tienen que ver en ella. Por eso el trato a los políticos es diferente al de los banqueros”.

No todos los políticos con los que hemos hablado nos dejan citarles. “No seamos ingenuos. Los bancos o las eléctricas nos llaman directamente a los políticos para quejarse cuando hablamos de ellos y no les gusta lo que decimos”, dice un diputado popular. Mientras que una señoría autonómica es más contundente aun, eso sí, amparada en el off the record: “Lo que hay entre los medios de comunicación y los bancos es una auténtica omertà, un pacto de silencio al estilo mafioso”.

 

 

CÓMO PROTESTAR SIN ‘OFENDER’ A LOS POLÍTICOS

El anuncio del secretario de Estado de Seguridad de que se impondría un cordón sanitario de 300 metros en los escraches -desmentido horas después por el ministro de Interior-, nos lleva a plantear a los diputados cómo hay que protestar para no molestarles, teniendo en cuenta que también les incomoda recibir mails masivos en sus cuentas del Congreso. Vicente Martínez Pujalte, portavoz del PP en la comisión de Economía, en la que se debate “la protección de los deudores hipotecarios”, lo tiene claro: “Si los escraches se hacen para presionar, mal, porque lo lógico es dialogar. Ni Ada Colau ni Jorge Vestringe tienen problemas con la hipoteca. Hay una cosa que se llama derecho a la intimidad y hay que respetarlo. Los del escrache en casa de Soraya no fueron a su puerta cuando firmaron su hipoteca. Lo que no es normal es que los que contratan ahora una hipoteca, tengan que cargar con las de los que no pagan. Estoy en contra de los insultos”.

Tampoco Carlos Martínez Gorriarán, uno de los hombres clave de Rosa Díez, diputado de UPyD, es caritativo con los miembros de la PAH que organizan los escraches: “Que hagan otro tipo de protestas, como la recogida de firmas. Estoy totalmente en contra de que se nos acose o se encartelen las fachadas de nuestras casas. Sí, sí, eso ha pasado. Y se les ha llamado asesino a algunos durante un escrache, al igual que se les ha amenazado con derramar su sangre. No tenéis más que verlo en Youtube” nos espeta. Gorriarán es también miembro de la Comisión de Economía que tiene que abordar el texto de protección de los deudores hipotecarios.

Más tranquilo, el portavoz de Economía del PNV, Pedro Aizpiazu deja claro: “Yo no estoy en contra de ninguna forma de protesta, siempre que sea democrática. No me parecen mal los escraches, el problema que les veo es si se radicalizan las situaciones y todo deriva hacia alguna forma de violencia, terminando en acontecimientos desagradables”. El diputado popular Rafael Hernando es escéptico, porque “por mucho escrache que hagan, no va a cambiar el voto de un diputado. Lo que tienen que hacer es utilizar los canales de diálogo. Nos hemos reunido con la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca), hemos aprobado la tramitación de la ILP y ¡parece que les hemos ofendido! Además, cualquiera corre el peligro de que le acaben haciendo un escrache. Por ejemplo, los lectores a los periodistas”.

 

Artículo publicado en El Huffington Post

90 Comentarios

Política, tudosis

01 marzo 2013

Gobierno y diputados del PP culpan a Cospedal de la demanda de Bárcenas

Por

En torno a la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha se ha establecido un cordón sanitario para evitar que el contagio llegue al Gobierno y al Congreso de los Diputados. Sus propios compañeros han pasado a señalarla como responsable directa de la gestión del caso Bárcenas. Fuentes próximas al Gobierno y distintos diputados del PP han comenzado a diferir culpas y la principal receptora ha resultado ser ella, la única dirigente que se ha atrevido a demandar al hombre que ha puesto en jaque a Rajoy. Esta misma mañana a las puertas del hemiciclo, mientras los copos caían en el exterior, algunas de sus señorías trataban de dirigir la nevada hacía Génova.

La demanda del extesorero ha sido la gota que ha colmado el vaso. Hay que salvarse del corrupticidio y para eso es necesario identificar al culpable, sobre todo desde que Bárcenas ha llevado al partido a los tribunales. “La línea argumental de Cospedal ha sido un disparate desde el principio. Presumió de ser quien acabó con las prácticas oscuras en el partido, lo cual no solo presentaba a Arenas y Acebes como consentidores, sino que señalaba también a Rajoy como un pusilánime que tragó con el modelo implantado. Desde ese momento se queda sola. Ella cree que se salva pero quitarse el polvo de encima, echándoselo a otros, no es una táctica acertada”, apunta un diputado que ha tenido cargos relevantes en el partido en distintas etapas.
El despido improcedente con que Bárcenas ha ridiculizado a Cospedal, era hoy el tema del día. “Hay que ser consciente de que Bárcenas se va a comer la labor parlamentaria durante mucho tiempo, va a sustituir a la prima de riesgo”, reconocía resignado otro parlamentario popular que no ahorra críticas a Cospedal: “Es incomprensible que haya dado esas explicaciones tan surrealistas sobre el finiquito de Bárcenas o que haya hecho que Floriano justificara con la misma incongruencia la relación laboral de Sepúlveda. Ella no es una indocumentada. Fue asesora del ministro de Trabajo en 1997, cuando Javier Arenas era el titular, y en el 99 se la nombró Secretaria General Técnica del Ministerio de Trabajo. Es abogado del Estado. Conoce la legislación laboral de sobra”. El currículum de Cospedal sale a relucir ahora que interesa desmarcase de su gestión. Soraya Saénz de Santamaría ya insistió desde el minuto cero en desvincular al Ejecutivo del partido.

 

Durante semanas, las cámaras enfocaban a la Secretaría General en busca de explicaciones. Consciente del desgaste, no dudó en echar mano de Esteban González Pons -al que se había cargado en el último Congreso del PP- para sustituir a Floriano, el dirigente más desmentido por su propio partido. Necesitaba recomponer su imagen. Para salvaguardar su honor el 15 de febrero demandó por lo civil a Bárcenas. “¿Quién le manda demandarle? Se lo ha buscado sola. Además, nosotros no podemos contraatacar con datos que están en poder de la Administración porque son confidenciales. Ahora todo está en manos del juez. No tenemos nada que ver con la contratación ni con el finiquito de este señor”, se justifican fuentes cercanas al Gobierno.

 

La relación laboral del partido con Bárcenas es competencia de la secretaria general. Esa es la idea que circula entre los diputados. “El problema es que ni ella misma se cree lo que dice. El corte explicando el finiquito diferido es esperpéntico. No creo que la demanda de Bárcenas sea una venganza contra ella por haberle demandado. Hay un estudiado plan de la defensa detrás de cada paso que lleva dando desde que salió del partido. Y esto es uno más. Ahora, lo que es evidente, es que Mª Dolores tiene toda la responsabilidad en la gestión de este asunto”, analiza un conocido parlamentario popular. ¿Pero habrá consensuado su actuación con la cúpula y con el presidente?, preguntamos, dado que hablando con unos y otros, parece que Cospedal va por libre. “Eso son especulaciones. No podemos hablar más de lo que se ve. Y lo que se ve es que la secretaria general lleva las riendas, al menos de eso presume en cada aparición pública. Que cada uno aguante su vela, como dice ella”.

 

Afloran, ante la debilidad de Cospedal, los reproches acumulados por su prepotencia natural. La altenería con que trata a sus colegas desde que Rajoy la designó en 2008 le está pasando factura. En el círculo más próximo a Moncloa, aseguran no estar al tanto de lo que se cuece en el partido, y algunos ministros dicen no estar informados, más que por lo que comentan entre ellos. “No tenemos nada que ver con la gestión de Cospedal. No hemos tomado parte para nada, en ese sentido estamos a salvo”, susurran con distancia y alivio desde uno de los ministerios del area económica.

 

Aparte de las maniobras para concentrar en Cospedal la responsabilidad sobre la demanda de Bárcenas, ¿tendrá consecuencias para la Secretaría General? “No creo, aunque este partido no perdería nada si ella no estuviera. No se le puede negar que tiene poder, por ser secretaria y presidenta de una comunidad, pero no tiene una gran influencia, no logra conectar ni aglutinar fuerzas”, concluye un histórico del partido. El día del debate sobre el Estado de la Nación resultó ya muy llamativo que los diputados mantuvieran una distancia prudencial con ella. Se sentó en la tribuna de invitados, detrás de Viri, la mujer de Rajoy, cuando en otras ocasiones ocupaba un escaño al lado del líder, y que saliera sin que sus compañeros se acercaran a despedirla.

Tiene su gracia que el extesorero pueda dinamitar una carrera tan brillante. Al final, Cospedal puede acabar compartiendo con el exjuez Garzón más de lo que imaginaba. El silencio sepulcral del Gobierno es un síntoma de lo sola que se está quedando en esta batalla.


Artículo publicado en El Huffington Post

4 Comentarios

Política, tudosis

18 enero 2013

Los políticos son ya sus peores enemigos

Por

La jefa directa del CNI asegura no saber lo que pasa en Génova

Los 22 millones de euros de Bárcenas, extesorero del PP, en Suiza, el ático de Ignacio Gónzalez, la financiación ilegal del partido de Durán i Lleida, la exnovia de Jordi Pujol Jr. declarando cómo sacaban bolsas de dinero al extranjero. Así desayunamos estos últimos días. La corrupción política desplaza la crisis económica a un segundo plano aumentando la inquina hacia quienes supuestamente trabajan por el bien común.

Palabrita del niño Jesús que no vamos a volver a repetir lo de la desafección ciudadana. Pero aprovechando que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha salido al rescate de la dañada imagen de su Gobierno y de los políticos en general encargando un Plan de Regeneración Democrática, nos dirigimos a los que más saben de esto: los publicitarios. Nadie domina mejor que ellos el arte de generar la necesidad de poseer un producto mientras te hacen reparar en sus bondades. Lo mismo a ellos se les ocurre una solución que ofertar a esta clase política que está logrando robarle a los banqueros el primer puesto en el desprecio ciudadano.

 

La pregunta es clara: ¿Se puede hacer alguna campaña para rescatar la imagen de la clase política?

 

“Ahora mismo no es el momento de hacer campañas ni de publicidad ni de relaciones públicas ni de nada. Es el momento de hechos y no de palabras. Los planes que se aborden tienen que ser de verdad y no maquillaje. Hay cosas sencillas que tienen que ver con la estética, como coches oficiales, incompatibilidades, pensiones, blindajes… que se ven como privilegios de los que no gozan el resto de trabajadores. Actuar contra esos privilegios es algo que se podría hacer ya. Mientras existan tantos casos de corrupción nadie se cree nada. Este tipo de cosas les hacen mucho daño”, opina Miguel García Vizcaíno, director creativo ejecutivo de Sra. Rushmore, una de las agencias de moda, responsable de los anuncios del Atlético de Madrid o de la campaña con la que Zapatero ganó en 2008.

 

No solo no ruedan cabezas sino que encima se corre un tupido velo. Hoy mismo el Gobierno no se ha manifestado sobre las abultadas cuentas del que fuera tesorero de su partido durante 20 años, y a pesar de que hace unos días Cospedal exigía responsabilidades a Mas y a Duran i Lleida, y aseguraba que en un caso similar ella dimitiría. Normal que ante este panorama, al 95% de los ciudadanos les parezca que los partidos amparan y protegen a los acusados de corrupción, y desconfíen de la eficacia de la justicia para combatirla, según los resultados de la última encuesta de Metroscopia para El País.

Hasta a los publicitarios se les hace cuesta arriba vender a los políticos, porque como marca no se puede estar más desprestigiados. “La imagen de los políticos está en su peor momento. Si hay alguna remota posibilidad de conseguir cambiar esto a través de una campaña de comunicación, tendría que ser algo totalmente diferente, algo que pille por sorpresa a los ciudadanos. La táctica de siempre de poner cortinas de humo y buscar enemigos peores, no sirve. Ya no hay enemigos peores porque ellos se han convertido en sus peores enemigos. El problema básico de los políticos españoles es la credibilidad. Nadie se cree nada de lo que dicen. Peor aún, cuando dicen algo, los ciudadanos pensamos que la realidad es todo lo contrario de lo que ellos afirman. Es difícil pensar en una campaña de comunicación que no provoque ese efecto ‘si me cuentas esto es porque lo que realmente ocurre es todo lo contrario’. Tendrían que hacer algo desconcertante desde la transparencia y la honestidad, claro”, reflexiona José Luis Moro, director creativo ejecutivo de Remo, autor de las campañas de Bancaja o de Liberty Seguros.

 

El inmovilismo y la incapacidad para aceptar que la situación no es ni tan siquiera la misma que hace un año, tiene paralizados a unos partidos que proyectan la imagen de cúpulas encadenadas al sillón caiga quien caiga. “Vivimos sin marcas potentes políticas. Los grandes partidos no están permitiendo que surjan productos innovadores dentro de su marca. Es impensable que en España surgiera un Obama, porque se lo cargarían en los partidos. Si Apple no hubiese tenido la capacidad de dejar que nacieran productos que dieran la vuelta a la marca, el iPod y el iPhone no habrían existido nunca. En política llevamos una década con el mismo patrón. Hay 200 imputados en la clase política y no pasa nada. ¿Cómo haces una campaña con eso? Lo primero es hacer un producto digno. Si miras los parámetros por los que una marca genera confianza, como que tiene que ser diferente, hacer en lugar de decir, responder con transparencia y agilidad a los problemas en un mundo en el que la interactividad obliga, te das cuenta que no se cumple ninguno”, argumenta José Carnero, socio fundador de Kitchen.

 

En qué clase de autoengaño se han atrincherado los políticos para que casi nadie se sienta representado por ellos. La situación está tan deteriorada que resulta difícil imaginarse cómo avanzar en la reconciliación “Tiene que existir voluntad de cambio y verdad. La voluntad puede estar, pero tiene que traducirse en verdad y transparencia. Hoy ningún producto puede engañar. Tenemos herramientas para desmantelar la mentira en muy poco tiempo. Es como si compras un detergente que de vez en cuando en lugar de lavar, ensucia tu ropa y estás obligado a utilizarlo durante cuatro años, cada día del año para ensuciar tu ropa. Ellos piensan que si los últimos tres meses, en lugar de ensuciar tu ropa, empieza a lavártela y te prometen que si vuelves a confiar en ellos seguirán lavándotela, e incluso mejor (porque te dicen que ya se han dado cuenta de cuál era el fallo) volverás a comprar ese detergente”, asegura César García, fundador de la agencia Bob, que ha hecho campañas para Ariel, Sony o Renfe.

 

El primer paso para cambiar es identificar las causas, como explica Miguel García Vizcaíno: “Hacen un diagnóstico erróneo porque están minimizando el problema. Si su lectura es, por ejemplo, que el 15M ha quedado en nada, es que no quieren ver que hay un problema. La hora de pedir perdón se ha pasado. Ahora toca actuar para remediar las consecuencias de sus errores”. La lectura que hacen los políticos de que el rechazo está provocado por la crisis económica y que en cuanto pase, amainará el temporal, incide en la idea de ponerse una venda en los ojos. “En los partidos debería haber un departamento de I+D, en el que experimentar hasta dar con el producto”, añade con ironía José Carnero.

 

Una vez asumida la realidad, algunos hasta se atreven a hacer propuestas concretas. “Si lo que siempre nos venden los políticos son sus éxitos, ¿por qué no hacer una campaña en la que nos cuenten sus fracasos?, ¿por qué no mostrar a los ciudadanos todo lo que se ha trabajado para conseguir un determinado objetivo y el sufrimiento y la frustración que provoca el no haberlo conseguido?

Tendría que ser una campaña extremadamente honesta, que mostrara el lado humano de nuestros gobernantes, el entusiasmo real que sienten al ponerse manos a la obra para conseguir algo, todas las horas de trabajo que ello comporta y sobre todo sus gestos de agotamiento y desesperanza cuando el objetivo no se consigue. Imagino esas fotos que aparecen siempre en los reportajes de final de campaña electoral, en las que vemos sus caras ojerosas, ese lado humano que tan pocas veces nos muestran.

 

Ojo, no hablo de una campaña suicida y derrotista. Siempre habría que dejar al final una pequeña ventana abierta al optimismo. Un ‘no pararemos hasta conseguirlo’”, lanza José Luis Moro, que señala algunas de las campañas que ha hecho Sra Rushmore para el Atlético de Madrid como ejemplo a seguir por la sinceridad con la que el Atleti se dirigió a sus seguidores, logrando el éxito también entre los que no lo eran. Aunque la referencia más cercana que propone es una acción de comunicación que hizo McDonalds en Canadá el año pasado.

 

“En ella, la directora de marketing de la cadena responde a una pregunta que alguien hace a través de las redes sociales: ¿Por qué vuestras hamburguesas son diferentes en los restaurantes de lo que son en la publicidad? Y ella contesta con total transparencia y honestidad. Fijaos en el vídeo. 8 millones de vistas. No está nada mal. Vale, han desactivado los comentarios, señal de que muchos les han puesto a caldo. Pues claro, es una acción arriesgada. La que yo propongo a los políticos también lo es. Pero es que están entre la espada y la pared. Su imagen es mucho peor que la de las hamburguesas de McDonalds”

 

Publicado en El Huffington Post

9 Comentarios

Política, tudosis

08 enero 2013

2013, un cadáver exquisito

Por

¿Feliz año? Seguro que tu también has recibido al 2013 con menos buenos augurios que otros años y has notado cómo el volumen de felicitaciones por WhatsApp y SMS rozaba mínimos históricos. Normal, el año ha nacido muerto: más mentiras, más paro, más sacrificios de los de siempre para que el sector financiero pueda seguir teniendo beneficios… Eso es en realidad lo que espera la mayoría del 2013.

Pero como no somos partidarias de recrearnos en el sufrimiento, hemos querido empezar el año con alguna expectativa pese a nuestros gobernantes. Emulando a los surrealistas y su ingeniosa técnica de creación colectiva, pedimos a conocidos del ámbito político, económico y demás lugares que nos ayuden a formar un cadáver exquisito. ¿Y qué es un cadáver exquisito? Es un juego en el que un grupo de personas escriben o dibujan una composición en secuencia. El primero escribe una frase o reflexión y le pasa al siguiente la página doblada para que aporte su texto sin conocer el anterior y así sucesivamente. Seguro que de pequeño te has muerto de risa comprobando el resultado de un dibujo realizado de esta manera entre amigos.

A ver si somos capaces de inyectar una dosis de positivismo a un panorama tan negro. Seguimos los pasos de André Bretón (fan de la escritura automática) o Tristan Tzara (padre del Dadaísmo), proponiendo un pensamiento a partir de una premisa: cómo convertir el cadáver del 2013 en exquisito. A partir de ahí, enlazamos las reflexiones sin que ninguno de los participantes conozca el contenido de los demás. Les metemos prisa, claro, no vaya a ser que el muerto empiece a oler. Este es el peculiar cadáver-artículo fabricado.

Joan Coscubiela, diputado de ICV en el Congreso, inicia el juego como si escribiera en el histórico periódico El surrealismo al servicio de la revolución. Le siguen, por orden, Enrique Guerrero, eurodiputado socialista y reputado fontanero en Moncloa con Felipe y ZP; el psiquiatra Benito Peral; el economista y presidente de AFI, Emilio Ontiveros; Carmen del Riego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid y Jordi Sevilla, exministro de Administraciones Públicas y senior advisor de PwC.

 

“Para convertir el cadáver en exquisito es preciso mantener y aumentar las formas de resistencia social que han ido surgiendo en 2012. Más que feliz año, he deseado de manera inconsciente a los que me rodean fuerza y ánimo, molta força y ànims, para hacer crecer y multiplicarse movimientos como Afectados por la hipoteca, las mareas verdes, amarillas y de todos los colores, las huelgas y las manifestaciones. El poder social es lo único que puede convertir un año aciago en uno con esperanza”. “En 2007 todos estábamos con el ánimo arriba y nos pilló fatal la serie de catástrofes que nos trajo la crisis. Ninguno estábamos preparados. Ahora puede suceder lo contrario. Estamos tan mal, los ciudadanos están tan castigados, listos para aguantar este año con chuzos de punta sobre la cabeza y dando por muerto y embalsamado el 2013, que cualquier cosita que suponga una ligerísima mejoría puede cambiar el estado de ánimo. Eso debía pensar Luis de Guindos, el ministro de Economía, cuando dijo el otro día en la SER que puede que a final de este año haya un crecimiento del 0,1%. No es nada, pero una decimita arriba puede dar la sorpresa. Todo depende de las expectativas. Por ejemplo, en 1989 los socialistas ganamos con 175 votos a favor, mayoría absoluta, pero como pensábamos arrasar, la foto de la noche electoral parece la de un funeral; en 1993 obtuvimos 153 votos y perdimos la mayoría absoluta, pero como ganamos y pensábamos que íbamos a perder, la foto de la noche electoral tiene unas caras más que eufóricas. Eso puede pasar con el 2013, lo tenemos tan cadáver que cualquier detalle, como el acuerdo de Obama sobre el abismo fiscal, puede ser un aliciente”. “Vamos a tener que ejecutar la técnica de volver positivo lo negativo, sí o sí. El consumo seguirá cayendo, y eso es malo para la economía, pero positivo para la persona. Como decía Sócrates cuando iba al mercado en Atenas, miraba todo y no compraba nada: “¡Qué rico soy, cuántas cosas hay que no preciso para ser feliz!” Habrá que buscar alternativas que tienen más que ver con las necesidades naturales -como el sexo-, que con las artificiales”. “La austeridad, el auténtico cadáver que no nos está llevando a ningún sitio y es el corazón de la política económica, se va alejando. La decisión de EEUU de pactar y evitar el abismo fiscal, aunque no ha sido el mejor pacto, nos aleja a todos de la muerte, porque lo que está claro es que nuestra base de recuperación vendrá de fuera. Los únicos que nos pueden dar un aliento que nos haga latir algo más rápido serán las políticas de EEUU, de China y de Alemania. Una vez que hayan pasado las elecciones en septiembre, la alemana dejará de ajustar tan bruscamente. Mientras tanto, y como el único soplo de vida viene del exterior, lo que tendremos que ver es si las empresas españolas, que ya están bastante delgadas -quizá una delgadez justificada- no caen en la anorexia, que eso también nos lleva a estar definitivamente cadáver”. “No estamos muertos, ni el periodismo ni los periodistas. Lo que ocurre es que tenemos otros problemas al margen: dos crisis, la económica y la del soporte -papel o digital-. Pero a mí me gustaría llevar a la conciencia de los editores de este país que sin los periodistas no pueden hacer su producto y que hablen con nosotros, los profesionales, si tienen dificultades para sacarlo adelante. Nunca nos han llamado ni nos han consultado -esa es mi experiencia al menos- y los periodistas somos gente muy sensata, y no pensamos solo en el dinero”. “Queda un año menos de legislatura y otro menos para que haya primarias en el PSOE. Son dos motivos para la positividad”.


Artículo publicado originalmente en El Huffington Post

3 Comentarios

Política, tudosis

07 enero 2013

Los seis momentazos políticos ‘hardcore’ del año

Por

 

¿Cómo imaginar que en un mismo año veríamos al rey pidiendo perdón, a Rajoy huyendo por el garaje, a Esperanza Aguirre dimitiendo, a Merkel en Atenas, a Obama llorando y a Berlusconi regresando a la política? Todo mientras nos echaban del trabajo, nos hacían pagar por una Sanidad que ya sufragamos con nuestros impuestos, y los derechos sociales retroceden día tras día, llevándonos hacia un tiempo que creímos haber dejado atrás hace treinta años.

En este contexto, es normal que pocas cosas nos sorprendan, conscientes ya de que todo puede suceder: amnistía fiscal para los defraudares mientras crece el patrimonio de las Sicavs, las sociedades de los ricos de verdad, mientras cada día hay más españoles en riesgo de pobreza -más del 27% según Eurostat – y en la calle, más de un tercio de las personas sin techo han perdido su casa este año.

Es ahora cuando los políticos deberían hacer examen de conciencia e intentar salir del autoengaño que les ayuda a soportarse. La crisis no es la causa de todos los males. La gestión pusilánime de los gobernantes y el sometimiento a los poderes económicos ayuda a que hagamos el camino aún más atroz si cabe. Como no hay drama que no encierre su parte cómica, hemos creído que estos seis momentazos hasta pueden hacernos sonreír. Y como decía nuestro admirado Thomas Love Peacok, “es necesario hacer frente con decisión a esta invasión de mal humor”. Y aún podemos.

Rajoy huyendo

La prima de riesgo le perseguía. Justo ese día, 10 de abril, el sobreprecio que tenemos que pagar para que los mercados sigan financiándonos alcanzaba el punto máximo desde que Rajoy llegó a Moncloa. La prensa quería saber qué iba a pasar, hasta cuándo podríamos cargar con unos intereses de la deuda que ya estaban en el 6%. El presidente, en lugar de dar la cara, echó a correr. Un episodio patético. El hombre que rige el destino de España se amedrenta ante los micrófonos. Tres meses después la prima rozaría los 600 puntos y a día de hoy, esa cifra que entonces le hizo salir por el garage del Senado, se ha convertido en una más de la familia.


El rey pidiendo perdón

Su majestad, que se había instalado en una especie de jubilación dorada, reduciendo su presencia mediática y dedicándose a hacer su santa voluntad, con novia oficial incluida, va y se rompe la cadera en un safari en Botswana, pagado por el hombre de paja del rey saudí en España. La opinión pública pone el grito en el cielo y se cuestiona el papel del monarca como nunca antes se había hecho. El jefe de la casa real le da pocas opciones: o pide perdón y se va olvidando de seguir living la vida loca o tendrá que plantearse si se morirá dormitando en el trono. El rey, que no está acostumbrado a tener que dar explicaciones a la plebe, traga saliva y se disculpa públicamente. Una humillación pequeña para las ventajas de las que podrá seguir disfrutando ahora que la vida del ciudadano medio se ha puesto tan jodida.


Esperanza dimitiendo

La despedida de la lideresa fue el bombazo de la rentrée. Aprovechando la impopularidad de Rajoy, Espe anuncia su dimisión. Que un político dimita es algo a lo que no estamos acostumbrados, así que una parte importante del personal alabó su gesto. Han pasado tres meses y en los círculos políticos se sigue especulando con las razones del abandono. Resulta difícil digerir la versión de que Aguirre quiere disfrutar de su familia. Resulta más factible achacar su marcha a eludir la responsabilidad de la privatización de la Sanidad y tantas medidas impopulares que ahora recaerán en Ignacio González. Esperanza ha dado un paso atrás para agazaparse tras la presidencia del PP de Madrid y tomar impulso. Hasta el propio Rajoy sospecha de ella aunque sea Navidad.

 

Merkel visitando Grecia Desafío total. La presidenta extraoficial de Europa decide visitar en octubre el país al que más medidas ejemplificadoras está aplicando. Merkel debe ser uno de los personajes más odiados en Grecia, tanto como sus bancos. “La UE y su troika quieren que los europeos del sur seamos mano de obra barata para competir con China”, es una de las ideas compartidas por una población que se siente ahogada por la lentitud de los acuerdos comunitarios, como asegura Yannis Panagopoulos, el presidente del mayor sindicato griego. Angela buscaba alejarse de su imagen de tecnócrata fría y ajena a la realidad de la calle, quería lanzar el mensaje de que Alemania mantendría a Grecia en el euro. Los sufridores, en lugar de agradecérselo, salieron a la calle para protestar. ¿Contra qué? Manuel Ballbé y Yaiza Cabedo lo tenían claro en una tribuna que hasta los no economistas hemos entendido. El mercado de casino y las Bankias alemanas, con los cuatro puntos clave para machacar al Sur de la UE, genera un resentimiento que no sabemos adonde nos llevará.

 

Berlusconi regresando a la política El presidente excesivo, al que se reían las gracias por ser un compendio de todos los estereotipos italianos antes de convertirse en apestado, ha dejado boquiabierto a medio mundo anunciando su regreso. El poder engancha, no hay duda. Pero en el caso de Berlusconi va más allá de la necesidad de ser protagonista o de controlar los procesos que tiene abiertos. Berlusconi no puede retirarse, se ponga como se ponga Merkel, porque “es un político empresario que representa a toda una serie de empresarios y financieros para los que se ha convertido en punto de referencia. Gente de la banca, de las aseguradoras, de la comunicación, de la energía… Y no sólo italianos: Berlusconi tiene socios internacionales”, tal y como apunta el analista político italiano Alessandro Campi. Paradójicamente, este tipo, caricatura de sí mismo y de la política más abyecta, puede estar alimentado por la austeridad asfixiante a que nos someten los tecnócratas redentores.

 

Obama llorando ¿Lágrimas de cocodrilo? Obama lloró por primera vez al despedirse sus ayudantes en la campaña que le hizo ganar las elecciones por segunda vez. Y ha vuelto a llorar solo un mes después por los 20 niños y seis adultos asesinados en Newtown (Connecticut). Las lágrimas del presidente han dado la vuelta al mundo. Y sin embargo, lamentablemente las lágrimas y los gestos compungidos de Obama también se han oxidado ya. Señor presidente, deje ya de hacer gran política de comunicación y aborde el asunto de las armas con valor. O pidáselo usted al alcalde Bloomberg, que le hará el proyecto contra las armas. ¿Quién nos iba a decir que hasta el primer presidente negro de la historia se nos iba a desgastar? Incluso parece café con leche en vez de negro, que diría Wyoming.

 

 Artículo publicado originalmente en El huffingtonpost.es el

16 Comentarios

Política, tudosis

13 diciembre 2012

FAES, tras el golpe ideológico del PP

Por

A Aznar se le cae la baba con Wert

La penúltima pata de la contrarreforma ideológica del Gobierno de Rajoy se ha escenificado esta semana en el Congreso. Tras las tasas de la Justicia, la privatización de la sanidad, el retroceso en el aborto, la precarización laboral o la reforma educativa, llega la bronca sobre las lenguas. El pleno de este miércoles ha estado secuestrado por el virulento debate sobre el catalán en las escuelas, justo el día que los bancos recibían la inyección de 40.000 millones del rescate.

 

El modelo de inmersión lingüística, que durante los ocho años del Gobierno de Aznar no solo no supuso un problema sino que se convirtió en una de las medallas que se colgaba el entonces presidente, se presenta ahora como un problema de primer orden. El horno de esta contrarrevolución, que no solo está dinamitando el Estado del Bienestar, sino que trata de asentarse sobre bases que rozan la inconstitucionalidad, se sitúa en FAES -el think tank del PP-. Un golpe ideológico que sirve también para tapar la incapacidad del Gobierno a la hora de resolver la grave situación económica.

“Señalo a FAES porque esta ley contra el catalán está muy trabajada en el laboratorio de Aznar, donde Wert ha sido asesor. Las otras reformas de carácter ideológico se forjan en esta fundación. Como Rajoy dice estar centrado en la economía, aparentemente calla, pero el que calla, otorga”, nos dice Duran i Lleida de CiU a la puerta del hemiciclo, tras el enfrentamiento con Wert. Que la ley de la enseñanza de Wert “es un pretexto para ideologizar y adoctrinar” es también el argumento que esgrime la diputada del grupo vasco, Arantza Tapia, quien ha recordado al ministro que ese problema que han creado desde el Ejecutivo no existe en Euskadi porque “aunque hace 30 años que la ley de normalización se puso en marcha, el euskera sigue siendo una lengua minoritaria”.

 

Cuando abordamos a Joan Coscubiela, diputado de ICV-EUiA, todavía no se le ha pasado la irritación, y eso que se ha desahogado con Wert desde su escaño: “Su proyecto es de adoctrinamiento ideológico. Están mandando recursos del Estado a una secta como el Opus Dei que segrega a los alumnos por sexo y nos imponen las doctrinas de su Iglesia. Ustedes son un Gobierno talibán. ¿Van a poner un comisario de FAES o un guardia civil en cada escuela?”. Ya en el pasillo nos asegura que el Gobierno está aplicando “la doctrina del shock de Naomi Klein. Están aprovechando la crisis para hacer la contrarrevolución. Son el Tea Party español. Wert no es un verso suelto, está en la órbita del triángulo de las Bermudas: Rajoy, Aznar y Gallarda Desvergüenza“.

Coscubiela se conoce bien la obra de Klein porque mantiene que “en momentos como estos, la derecha tiende a cohesionar al núcleo más duro del electorado en torno a los factores ideológicos más extremos. En España no existe un partido fascista porque está integrado dentro del PP. Y aunque se presentan como liberales, son ultraintervencionistas. Lo escandaloso de esta ley es que permite contraponer la educación de una religión a la educación de los valores cívicos”.

Al ministro Wert le resbala lo que le digan dentro y fuera del hemiciclo. A todos los diputados que le han interpelado durante la sesión de control, les ha tratado como a idiotas, insistiendo con cinismo en que ninguno había entendido el texto de su borrador. Por eso les ha invitado a leerlo juntos como haría el profesor de una clase de apoyo con sus alumnos más retrasados. “Señora Tapia, le invito de todo corazón a que leamos juntos el anteproyecto” o “Señor Duran, sentémonos a analizar lo que no ha comprendido usted del texto” ha soltado con una impostada flema británica.


Este artículo se ha publicado en El HuffingtonPost

11 Comentarios

Política, tudosis

06 diciembre 2012

Todavía quedan elefantes blancos en la administración Rajoy

Por

Si creías que los recortes en España iban a acabar con los elefantes blancos, esos consejeros y directivos de instituciones públicas capaces de resistir incluso a Gobiernos de diferente signo, te equivocabas. Este tipo de elefante poco común con aura de sagrado, tiene un coste de manutención superior a los beneficios que reporta. Por eso los antiguos reyes de Tailandia lo regalaban cuando querían jorobar a algún súbdito. Hemos topado con uno de los últimos supervivientes y una institución que es un cementerio virgen: El Consejo Consultivo de las Privatizaciones, que jugará un papel destacado en la inminente ola privatizadora.

Luis Gámir, vistiéndose para recibir el Honoris Causa por la Universidad de Elche

Luis Gámir es uno de esos ejemplares digno de estudio. Ahora, que tras la renovación en julio del Tribunal de Cuentas, una institución que se había convertido en un geriátrico de lujo, pensábamos que las instituciones públicas se habían vaciado de “momias”, nos topamos con el Consejo Consultivo de las Privatizaciones al frente del cual, Rajoy ha puesto a este viejo colega al que acaban de obligar a jubilarse como vicepresidente del Consejo de Seguridad Nuclear por ser mayor de 70 años.

 

El dos veces ministro con UCD y ex coordinador económico del PP es de los que han nacido pegados a un sillón y se resisten a renunciar a la sensación de poder que otorga un puesto oficial, aunque sea en un organismo vacío de contenido y del que nadie se explica su existencia, como el que él mismo presidió durante ocho años, de 1996 al 2004, compatibilizándolo con su acta de diputado a pesar de estar prohibido. ¿Cómo se justifica que un ente puramente consultivo, creado por Aznar en plena fiebre privatizadora, siga funcionando cuando ni en 2009, 2010 ni 2011 se ha ingresado un céntimo por privatización?

 

Todas las fuentes consultadas se han sorprendido primero, y escandalizado después de que perviva en el limbo tan obsoleto Consejo. Hasta en la última memoria de 2010-2011, se ven obligados a argumentar que en otros países hay organismos similares “que emiten un informe sobre las privatizaciones antes de la toma de la decisión final”. El 97 y el 98 fueron los años de la orgía de privatizaciones que incluyó a empresas como Telefónica, Repsol, Tabacalera, Gas Natural y Argentaria. La última empresa vendida en Bolsa mediante una OPV fue Ence en 2001. Lo cierto es que resulta difícilmente comprensible que el Gobierno de Rajoy haya decidido fusionar los reguladores asumiendo el propio Estado la regulación en materia de telecomunicaciones -casualmente el marido de la vicepresidente trabaja para Telefónica y un hijo de Margallo acaba de fichar también con Alierta-, Competencia o Energía, esgrimiendo que hay que ahorrar, y en cambio haya dinero para mantener organismos fantasma. Ah, nos olvidábamos de que el prurito privatizador ha vuelto. El presidente Rajoy recupera el plan de Zapatero de vender el 30% de Loterías, al que tanto se opuso, y AENA. A los que se sumarían Renfe, Paradores y Puertos del Estado. Los restos de la época de Aznar, tras la venta al mejor postor de 52 compañías estatales.

 

Qué mejor que un señor, al que le horroriza pensar en pasar el invierno en Benidorm rodeado de jubilados, para controlar que los informes sean lo más amables posibles, que no se tenga en cuenta por ejemplo, que privatizar Renfe sin liberalizar antes el mercado solo servirá para malvender el transporte ferroviario y que acabe en manos de otra empresa estatal como la francesa SNCF, algo que desaconsejan los expertos.

En cualquier caso, el exministro de UCD puede estar tranquilo en ese espectral Consejo. Difícilmente el rey va a organizar un safari dentro de la capital.

 

UNA ESPECIE QUE CREÍAMOS EN EXTINCIÓN

Cuando el pasado verano, PP y PSOE llegaron a un acuerdo sobre la renovación de órganos institucionales y de reguladores como el Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Consejo General del Poder Judicial, la Comisión Nacional de la Energía o la de las Telecomunicaciones, políticos, juristas, economistas y plumillas observaron con cierto alivio y parte de nostalgia -nos habían dado para escribir tantas veces- como personajes que parecían eternos desde hacía décadas en algunos de esos organismos, se diluían, desaparecían de nuestras vidas.

Juan Velarde, un crack que ha mantenido un sillón de lujo toda la vida

El paradigma de esa historia era el Tribunal de Cuentas, donde eméritos como el catedrático Juan Velarde Fuertes -el único gran economista que ha debido dar Falange en toda su vida- se marchaba a los 85 años. Lo mismo sucedía con señores como Ubaldo Nieto o Manuel Núñez, los tres expresidentes del citado Tribunal de Cuentas.

Claro que de aquellos elefantes blancos, unos se marcharon haciendo más ruido que otros. Por ejemplo, Nieto, Núñez y la ex adjunta al Defensor del Pueblo y ex responsable en funciones de esa institución, María Luis Cava de Llano, pidieron indemnizaciones que llegaron hasta el Congreso. La de Ubaldo Nieto y Manuel Núñez ascendía a algo más de 180.000 euros. Los socialistas Ciriaco de Vicente y Luis Martínez Noval también se apuntaron a esas indemnizaciones, ante posibles incompatibilidades en el futuro. Y el mismo Velarde. Todos ellos debían de pensar seguir con su vida profesional, aunque bien superados los 60 la mayoría de ellos.

 

El más tierno fue el caso de Velarde. Por él se preocupó mucho su antiguo discípulo, el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, que realizó la correspondiente llamada a los negociadores en la renovación del Tribunal de Cuentas, para rogar que trataran bien a don Juan, al menos intentado dejarle el coche oficial, el chófer y la secretaria. Era muy mayor y a sus 85 años, hacía décadas que no se bajaba de esas prerrogativas.

Tampoco los socialistas se anduvieron por las ramas. Si bien es verdad que Ciriaco de Vicente -el médico que nunca llegó a ministro de Sanidad con Felipe González- también estuvo décadas en el Tribunal de Cuentas.


Este artículo se ha publicado originariamente en El Huffington Post

 

 

94 Comentarios

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »