Además, tudosis

14 noviembre 2014

Niños y microbios en el Bronx

Por

Por Ana Rodríguez (Associate Professor Director, Division of Parasitology. New York University School of Medicine. Department of Microbiology)

Alumnos con modelos de virus hechos por ellos mismos (los corazones morados del virus son una licencia artística de la autora)

La verdad que iba un poco aterrorizada subiendo en el metro desde el sur de Manhattan hacia la calle 168. Todos los miembros de mi laboratorio de investigación nos habíamos apuntado como voluntarios para dar clases  en un colegio publico del Bronx con un porcentaje de abandono escolar galopante. Nos habían asignado un grupo de séptimo (niños de doce años) pero me empezaban a entrar las dudas de si esto iba a ser como en las películas donde, a pesar de los difíciles comienzos, los niños acaban siendo encantadores y al final todos son felices y comen perdices.

 

Para empezar, ya nos daba miedo ir andando de la estación de metro al colegio, pero resultó que era un paseo por una calle típica de barrio, llena de peluquerías horteras y pastelerías pringosas. Nada siniestro por el momento. El colegio, aunque con guardia de seguridad en la puerta, también parecía normal. Los niños en los pasillos estaban bastante revolucionados, carreras, gritos y tropezones. Vamos, lo normal.

 

Cuando llego el momento de la verdad y empecé a hablar frente a una clase llena de niños-casi-adolescentes que se levantaban a cada momento, se empujaban y hablaban entre ellos, tuve la confirmación de que esto no iba a ser divertido y ya me estaba arrepintiendo de estar ahí. Pero… ¡Ah, el poder de la imagen! mi tercera diapositiva era un video de microbios de distintos tipos y
colores, nadando, agitándose y comiéndose unos a otros. A mí, que me dedico a la microbiología, me pareció impresionante cuando lo vi en internet, y creo que los niños estuvieron de acuerdo conmigo porque todos se callaron y hasta vi algunas bocas abrirse de asombro.

 

Desde ese momento todo ha sido un paseo, ¡como en las películas!. Da gusto ver a los niños prestar atención y hacer preguntas. A veces son preguntas muy inteligentes “pero entonces, ¿un virus es un ser vivo o no?” y otras no tanto “¿qué enfermedad causa el virus de la gripe?”, pero se agradece el interés que le ponen. Cada día al principio de la clase uno o dos niños están huraños y adormilados, poco a poco empiezan a levantar la mano para contestar preguntas y una sonrisa sorprendida aparece en sus caras al recibir un ticket de premio por acertar con la respuesta. Al final de la clase hacemos un sorteo con los tickets y al ganador le hacemos una foto vestido de científico. Las caras resplandecientes de los ganadores posando con la bata blanca para la foto son geniales. Lo mas difícil es acordarse de los nombres de los niños porque solamente uno tiene un nombre normal, Edward. Los demás se llaman Josmar, Shaneen, Princess, Abduluh, …

 

Las instrucciones de la ONG que organiza esto fueron muy claras: que sea lo mas divertido posible porque la mayor causa del abandono escolar es el aburrimiento. Y en ello estamos. Un día nos llevamos cajas con mosquitos para hacer experimentos a ver si les atraía mas el dedo de un niño o un trozo de queso maloliente. Otro día nos llevamos placas para crecer bacterias de su saliva, de sus manos o del váter del colegio. O les damos instrucciones sobre como saludar a un alien sin contagiarse de posibles virus siderales.

 

Esta siendo tan divertido que se ha convertido en mi hobby favorito. Las reuniones del equipo para planear las clases son un poco delirantes, a ver a quien se le ocurre una idea mas loca y mas divertida. Lo fantástico es que nos dejan libertad de acción total, no tenemos que preocuparnos por exámenes o contenidos porque son clases obligatorias pero suplementarias.

 

Creo que esta ONG esta desarrollando una idea genial. Hay todo tipo de voluntarios dando clases de finanzas (“como ser tu propio jefe”), de teatro, de cultura italiana, de cocina, de derecho, de opera… Hay hasta un grupo de empleados de Google dando clases de informática. En nuestra clase seis científicos de la Universidad de Nueva York y un grupo de veinte niños del Bronx se lo están pasando de cine los jueves por la tarde. Parece una buena idea para copiar (http://www.citizenschools.org/).

117 Comentarios

Además, tudosis

21 octubre 2014

Psicosis y termografía en Ghana

Por

Por Joaquín Rodríguez (piloto de Iberia y principal compositor y letrista de Los Nikis)

Termografía en el aeropuerto de Ghana.

“El otro día fui a Ghana. No fue por turismo, aunque me hubiera gustado porque creo que es un país estupendo, sino porque trabajo de piloto en una línea aérea. Entre Ghana y los países con ébola solo está Costa de Marfil haciendo de parapeto. Bueno, algo es algo.

 

En Ghana están siendo muy precavidos por la cuenta que les trae. Yo sólo estuve en el aeropuerto y en el hotel, pero vi que se lo tomaban en serio. Había dispensadores de líquido para esterilizar las manos por todas partes, carteles sobre el ébola con las medidas necesarias para evitar contagios y al pasar inmigración nos hicieron un termografía. ¿Qué es una termografía? Buena pregunta. En todas las tripulaciones hay siempre al menos un enterao. En nuestra tripulación había dos, mira tù qué suerte, y los dos confirmaron que esa pantalla donde salía nuestra imagen en movimiento, pero con colores pop, era una termografía. Me lo creo, no pienso comprobarlo en la Wikipedia.

Los colores delatan si alguien tiene fiebre. Las cabezas salían de color amarillo. Supongo que si salieran naranjas significaría que esa persona tiene más de 37 de fiebre.

 

Iba a llegar mi turno de enfrentarme a la videotermomáquina, o como se llame. Delante mío había una azafata y el siguiente era yo. Incluso tuve la desfachatez de hacer una foto con el movil en la que se puede ver en primer plano a la azafata y detrás al graciosillo apretando el disparador. Hasta ahí bien. De repente, un tsunami de pensamientos agoreros inundó mi cerebro: ¿Qué pasa si mi cabeza sale naranja en la pantalla, ahora que llega mi turno? ¿Me separarán de mi tripulación para llevarme a un hospital aislado en las afueras de Accra? Si falta un piloto ¡El avión no sale mañana! ¡Que alguien vaya llamando al cónsul! ¡Dios mío, voy a salir en todos los periódicos! Seguro que buscan en Facebook y ponen una foto mía haciendo el ridículo.

 

No sé si fue la imagen del hospital africano o la portada de El Mundo con mi foto vestido de fallera (¿Quién me mandaría colgar esa foto?) lo que hizo que varios litros de sangre subieran de golpe a mi cabeza. Dicen que en situaciones así, la gente se suele quedar helada. Yo no. Yo soy mas de sofocón. En este caso, de sofocón instantáneo, como cuando me ponía colorado en la adolescencia. Ahora sí que tengo claro que voy a reventar la termografía. Mi cabeza no va a salir amarilla ni naranja. Va a salir de un color rojo chillón tirando a morado variando en la tonalidad al ritmo de los latidos, que los noto ya en toda la cabeza. Juraría que mi cráneo se hincha y deshincha siguiendo el ritmo cardiaco, que en un instante ha pasado del “Love me tender” de Elvis al “Blitzkrieg Bop” de Los Ramones.

 

Una hora mas tarde estábamos cenando un exquisito buffet asiático en el restaurante del hotel. Yo estaba cabizbajo y extenuado por culpa de los dos segundos más terroríficos de mi vida. El bajón posterior al subidón de adrenalina me había anulado física y psíquicamente. A pesar de todo, tuve la lucidez de conectar mi movil al wi­fi del hotel y, discretamente, borrar la foto de fallera del muro de mi Facebook”.

 

 

70 Comentarios

Política, tudosis

07 octubre 2014

Soy uno de los puestos de trabajo que se crearon en septiembre, a 58 euros al mes.

Por

Carlota E. Ramírez.

Tres meses después de volver a España, tras acabar mi Erasmus,en lo mejor del barrio de Salamanca – me cuentan que lo llaman la milla de oro- me han pagado mi primer sueldo: 58 euros. A a 3,6 euros la hora, en un una tienda de una multinacional “verde”, dedicada a los productos ecológicos, zumos y verduras sanas, regentada por gente joven que dicen haber pasado por lo que todos nosotros. El local abrió en agosto.  El domingo, 5 de octubre de 2014, al recoger mi nómina y el cheque con esos 58 euros por trabajar cuatro horas -aunque tengo que estar a las 9.30 y me voy a las 3 para abrir caja y cerrar las cuentas todos los domingos- deprimida y humillada, pensé que si comparo renta per capita y desarrollo, ya no estamos tan lejos de los sueldos asiáticos, esos que mueven las campañas contra Nike o Zara. Pese al miedo por prescindir de una mierda de trabajo, pudo mi dignidad y me marché, eso sí, trs esperar a que otra viniera a hacer cargo del negocio. Y aún así, mi conciencia no está tranquila ¿Y si no encuentro otra cosa?  El mes pasado yo fuí uno de los puestos de trabajo que el Gobierno Rajoy. Os adjunto mi historia con mi maravilloso contrato de 58 euros y la nota que dejé a mi jefe, por si os sirve de algo.

La carta que dejé a mi jefe sobre el mostrador al ver mi nómina

A finales de junio aterricé en el aeropuerto Adolfo Suarez-Barajas, en Madrid. Se había acabado mi año de Erasmus. Mi año de descubrirme y encontrarme a mi misma, de valerme por mi misma en otro país, mi año en una universidad increíble a primera vista, y más increíble aún si estudias en ella. Mi año de trabajar los fines de semana y poder pagarme mi propio alquiler.

Al principio tenía mucho miedo. España es un país que últimamente me deprime un poco.  No el país en sí. Pero tanto yo como la gente de mi alrededor llevamos años escuchando y sobre todo viendo que hay que tener mucha suerte para seguir adelante en este país, para encontrar un trabajo que te permita autoabastecerte. Vemos a compañeros irse de la universidad e incluso del país; sabemos que la mayoría no podemos independizarnos, tenemos que seguir viviendo de nuestros padres de la misma forma que cuando teníamos catorce.

De las primeras cosas que hice, después de actualizar mi CV en español, poniendo mi experiencia de cinco años en hostelería y un inglés casi perfecto -lo de mi carrera universitaria ya sabía que me iba a servir de poco-. Fue lo mismo que hice en Inglaterra para buscar trabajo: buscar ofertas por internet. Pero en vez de mandar cinco CV como hizo falta allí, mandé unos sesenta en unas pocas semanas, sin ninguna llamada.

Así que empecé a salir a todas partes con una carpeta con mis CV metida en la mochila, para entregarlos a la primera que viese ofertas en los comercios y bares de Madrid. Pero a nadie le interesaba una estudiante de universidad sin disponibilidad completa. Para mi sorpresa, cuando lo daba todo por perdido, me llamaron de una tienda en el corazón del barrio Salamanca. Una franquicia internacional con muy buena pinta, jefes jóvenes que no debían llegar a los 35 años, y todas mis compañeras entre los 20 y los 25, algunas estudiando también. Llamé a mi madre corriendo cuando hice la entrevista y me cogieron. Bromeé:

-“Mamá, ¡que existe el trabajo en España! Jajaja”.

Me contrataron para trabajar únicamente los domingos, con un sueldo de 104, 76 euros al mes, a 6,54 euros la hora, lo cual, a pesar de ser bastante menos de lo que cobraba en las islas inglesas, me pareció bien. No puedo pagarme el alquiler, pero al menos era un dinerillo extra, y los domingos no me importaba quitarme horas de estudio. Comencé el primer mes de trabajo sin contrato, entre que me apunté a la S.Social, me hicieron el contrato, etc…El mes de agosto cobré en negro, y no cobré nada mal (200 euros por 20 horas aproximadamente), pero estaba a la espera de estar dada de alta en la SS y de tener un contrato legal. Por fin.

Todos los domingos llegaba veinte minutos antes para abrir caja y la tienda,  y me iba una hora después de cerrar, cuando acababa de recoger y cerrar caja etc. Estaba contenta. Al menos no me sentía estancada y estaba haciendo algo más de experiencia, en un sitio que presume de ser ecológico, natural, emprendedores…El mes de septiembre lo comencé ya con mi contrato, animada y contenta, vendiendo los productos (tan naturales y sanos) a mi familia y amigos, y orgullosa de mi misma.

Imaginaos pues, cual es mi sorpresa cuando a finales del mismo mes, mi jefe me deja mi nómina en la tienda para que la vea y cobre cuando vaya a currar  y me encuentro que, con la deducción de los impuestos que me han hecho, mi sueldo al mes se queda en 58,63 euros, lo cual no llega a cuatro euros la hora (3,66 exactamente). Llamo a mi jefe (pues debe haber un error en la nómina, con ese dinero me puedo pagar el abono transportes que utilizo para ir a trabajar y me sobran 8 euros para una peli en el cine), y después de unas ocho llamadas (sin exagerar), consigo que me lo coja y me escuche. Le digo que me voy, que me niego.  Me pidió que esperara a que viniera alguien a sustituirme y esperé hasta la una, que llegó otra persona, accionista de la empresa. Os ahorro el trato que me dispensó.

Tuve ganas de llorar. Me sentí humillada y sobre todo me dio rabia, joder, que estamos en España, en un país del primer mundo, dentro de la UE, con unos derechos por los que hace tiempo, muchos lucharon e incluso murieron por conseguirlos. Allí la dejé, riéndose mientras hablaba por teléfono y con la tienda abierta.

 

MÁS EL CAOS EN LA UNIVERSIDAD POR FALTA DE AYUDAS

A esto de arriba se suma mi vuelta a la universidad pública de Madrid. Donde aún, habiendo empezado mi curso a principios de septiembre, no han hecho los trámites de mi matriculación. No puedo meterme en la página virtual para descargarme el temario de las asignaturas, los textos… y prepararme mis exámenes. Y todo ello porque el año pasado fuimos alumnos de movilidad y al haber cursado un año Erasmus y haber vuelto en verano, parece que es más complicado hacer nuestra matrícula. Eso sí, nosotros, los alumnos, teníamos todos los papeles e hicimos toda la burocracia en junio, en las fechas marcadas por la universidad, justo para que no pasase esto, según ellos. Todos los papeles firmados, fotocopiados, copia de nuestras notas en el otro país, etc… ¡Y yo que este año me quería poner las pilas y subir media y resulta que ni siquiera puedo tener acceso a los materiales básicos de mis asignaturas!

Como siempre, cuando preguntamos en administración, nos mandan a la Oficina de Relaciones Internacionales, y de allí, a los profesores de cada asignatura, y estos nos dicen que se resuelve todo en administración. Y así llevamos un mes mis compañeros de movilidad y yo. Recordando nuestros primeros días de clase el año pasado, lo fácil que fueron los trámites en las universidades inglesas, americanas, holandesas, finlandesas… Y esto es lo que nos encontramos en las universidades públicas de España: falta de organización, menos personal que hace años, currando más horas y por menos dinero; y por tanto, algunos de ellos, haciendo con menos motivación su trabajo. También menos catedráticos y más profesores con sueldos que no son suficientes para todo lo que hacen (Sí, porque en este país, cuando algún catedrático de la universidad pública se jubila, en vez de contratar otro catedrático por unacantidad decente de dinero, contratan siete profesores por una miseria).

Hace unos días estuve hablando con un amigo que estaba de visita por Madrid. Pues él se fue igual que yo el año pasado de Erasmus, pero a Finlandia; y tras conseguir por sus propios méritos unas prácticas en una empresa internacional, y conseguir inversores para su proyecto; le contrataron (por supuesto, también por sus propios méritos). Y ahora está allí construyendo robots para niños autistas. Para él, a pesar de los seis meses de noche eterna que tiene que pasar en invierno, es un sueño lo que está pasando en su vida. Le pregunté qué iba a hacer con la carrera, ya que aún le quedan por lo menos un par de años para acabarla, igual que a mí. Y para mí (ya no) sorpresa, me dice que ese tema es lo que más triste le pone, ya que ha intentado sacarse la carrera a distancia, ha hablado con la universidad, los profesores.. Y se ha encontrado que ya no es que no haya tenido aquí las oportunidades que ha tenido en otro sitio, si no que no le facilitan ni si quiera el poder seguir con sus estudios. Ha dejado la carrera aparcada y actualmente está encantado con su nuevo trabajo.

Con todo esto, no quiero solamente quejarme, que también (a todos nos gusta quejarnos de vez en cuando). Si no llegar a entender algo, encontrar una respuesta. Porque no entiendo nada. Lo único que sé es que acabo de llegar y tres meses después parece que ya quieren que me vuelva a ir, por muchas ganas que ponga. Y que no se preocupe el gobierno del señor Rajoy, que en cuanto pueda me las piro.

 

1.226 Comentarios

Además, tudosis

13 junio 2014

Qué pereza me da España (una Erasmus a punto de regresar a casa)

Por

Por Carlota E. Ramirez

Carlota y unas amigas delante de la universidad de Birmingham

Así, como lo oís. Muchos me habéis oído quejarme de Birmingham. Me habéis oído quejarme de que tenemos 1 mes al año de sol, de que no hay terracitas para tomar unas cañas y unas tapas, de lo duro que ha sido a veces no tener cerca a mi familia y mi gente (y a mis dos bestias, claro) o de que no hay cultura de parque ¡Con lo que he echado yo de menos un césped, unas litros, y la buena compañía de los de siempre!.

 

Pero que pereza me da España.

 

Llegué aquí hace nueve meses y desde entonces me ha dado tiempo a aprender mucho y a valorar cosas que nunca había pensado que valoraría (no os imagináis como se puede echar de menos una lata de aceitunas jajaja). También he conocido mucha gente, todo tipo de gente, y he escuchado muuuchas opiniones. He debatido en clase sobre la Unión Europea con chavales ingleses, italianos o alemanes, cada uno con su forma de ver las cosas. Y no sabéis cuantas veces me he parecido una imbécil por no haber entendido o pensado algunas cosas antes. Y cuantas veces me ha sorprendido lo que he podido llegar a entender (aunque a veces no compartir) otras opiniones.

 

Desde hace nueve meses he estado hablando con muchos de mis amigos desde la distancia, que qué tal están las cosas, que si se ha liado mucho en tal mani, que cómo les iba la carrera, que si nosequién se había ido a buscar curro fuera…

Desde hace siete meses no ponemos los telediarios españoles porque nos dimos cuenta de que nos angustiábamos. Y leer el periódico cada día me ha hecho ponerme muchas veces de una mala hostia…

Desde hace seis meses me he planteado más de mil veces mi futuro cercano y todas las veces ha sido fuera de España no sé si consciente o inconscientemente.

 

Y bueno, en todo este tiempo me he dado cuenta de que, como mucha de la gente que tengo alrededor, he estado estancada. Después de ver todo lo que he visto aquí, y de mi experiencia personal, me he dado cuenta de que vengo de un país donde estamos caminando perdidos.

 

No voy a hablar de cómo la están jodiendo los de arriba, de la corrupción, de lo que nos roban y nos vacilan como quieren algunos de los políticos y los no políticos; que muchas veces nos empeñamos en echarles toda la culpa a los políticos, y no son, ni muchos menos, los grandes culpables de lo que pasa. Otro tema es que muchos sean inútiles y la mitad de España también, por votarles. Pero de todo eso ya hablo mucho aquí, en la conversación estándar entre español y no español:

 

- ¿De dónde eres?

- De España

- Ah ¿sí? Las cosas van muy mal por allí ¿no?

Etc… Os imagináis todo el resto

 

A principio de curso un chaval inglés de clase que estudia español (sí, porque aquí, hagas la carrera que hagas, si escoges un idioma como asignatura te cuenta como los créditos de una asignatura normal) me dijo que había leído que se podía hacer una línea de jóvenes españoles sin empleo (con las manos estiradas) de Madrid hasta Moscú. Y estaba escandalizado.

 

En realidad yo todo eso lo he notado día a día en la vida cotidiana. A los no españoles les sorprende que me sorprenda que aquí, mandando seis o siete CVs por internet, te pueden llegar a llamar de 3 sitios para currar. Les sorprende que me sorprenda que puedas elegir tus días libres en el curro y las horas que quieres currar.

 

También está lo de la universidad, y sus profesores… Tío, os juro que nunca más que este año he estado segura de que adoro lo que estudio y que es a lo que me quiero dedicar siempre, y de que sirve para algo.

Me he dado cuenta de que antes no podía concebir una universidad donde una gran de parte los estudiantes estén independizados, muchísimos de ellos curren con las horas adaptadas perfectamente para tener tiempo de estudiar (se tiene muchísimo en cuenta a los estudiantes). O que no te puedan pagar menos de casi 8 euros la hora. No nos dejan.

Amigos, el sistema nos hunde. Y lo peor que podemos hacer es dejar que lo haga. Me niego.

 

Me niego a seguir pensando que con treinta años voy a tener que seguir viviendo en casa de mis padres, que no voy a encontrar trabajo de lo que me gusta o que trabajaré en algo a lo que no encuentre sentido. Que la mayoría no vamos a tener recursos para formar una familia si algún día queremos, que mucha de la gente que tengo alrededor emigra y que a lo mejor algún día yo tengo que hacerlo, me niego a vivir con miedo de que me detengan o detengan a algún colega por cualquier gilipollez que se les ocurra, o aleatoriamente, como se hace muchas veces. Y me niego a aceptarlo y a dejar que me hunda, porque me convierte en cómplice.

 

Así que bueno, me da pereza volver a España, pero por lo que están haciendo con ella. Porque por lo de las tapas, la cerveza y el tiempo me volvía volando.

 

543 Comentarios

Además, tudosis

30 mayo 2014

Cuando el famoso del anuncio es un político

Por

Por José Luis Moro @joseluismoro (*)

Estamos hartos de ver a los políticos anunciándose a si mismos. Lo que no es tan habitual es verles en los anuncios de productos distintos a ellos. Esto, seguramente se debe a que es difícil pensar que un político tenga capacidad para ayudarnos a convencer a alguien de que compre algo. Y sin embargo, a veces lo hacen.

 

Empecemos por aquellos casos en los que el político en cuestión es el enemigo a batir. Anunciantes como Amnistía Internacional sacan muchísimo partido de los padres de la patria en su publicidad, como en esta campaña gráfica obra de Contrapunto, Madrid, en la que lo dicen todo con un retrato del interfecto y el logotipo de la organización.

Aquí, claro está, el político no solo no cobra por aparecer en los anuncios, sino que ni siquiera se le pide permiso. Como tampoco se lo piden aquellos que los utilizan como metáfora para explicar las bondades de determinadas marcas o productos. Los creativos nos aprovechamos de la vulnerabilidad pública de unos personajes que no suelen atreverse a denunciar este uso de su imagen by the face por miedo a que se les critique luego en las redes sociales por su falta de sentido del humor. Así, la agencia londinense Abbot Mead Vickers se sirvió de Ronald Reagan en los años 80 para vender planes de pensiones y Latinworks, una agencia de Austin, Texas, especializada en el mercado latino en Estados Unidos, utiliza a Hugo Chavez, entre otros, para promocionar un Festival de cine.

AUDIO: “TENÍA DIARREA Y AHÍ ABAJO APRETABA” (HUGO CHAVEZ). GENIAL CAMPAÑA DE FESTIVAL CINE LATINOAMERICANO

 

Pero la categoría más interesante de todas es la que incluye al político como celebrity pagada por la marca para anunciar su producto. Son casos raros pero existen. Aquí una vez más, tenemos que aprender mucho de los anglosajones y esa capacidad suya de desdramatizarse a si mismos. Hay dos ejemplos absolutamente maravillosos. El primero es un spot británico para la revista The Economist, ideado en los 90 por David Abbot, recientemente fallecido héroe de la publicidad británica, con Heny Kissinger como protagonista. El segundo es un anuncio para Visa, en el que el famoso es Bob Dole, aquel ex candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos. Dole intentó en tres ocasiones representar a su partido, pero siempre acababa perdiendo las primarias. En esta deliciosa película para Visa, le vemos volver, tras su última derrota, a su pueblo natal, donde todos le conocen por su nombre y le quieren y respetan, hasta que intenta pagar su almuerzo con un cheque y le tratan como a cualquier forastero, pidiéndole que se identifique con algún carnet, porque no se acaban de fiar de él. El antiguo senador por Kansas demostró un sentido del humor excepcional prestándose a hacer este guión. El final de la histora es apoteósico, con Bob preocupado diciendo a cámara: “I… I just can´t win”, algo así como “Es que no hay manera de que gane”. Sublime.

 

 


Desgraciadamente, este género de publicidad con políticos escasea. Es una pena, porque todos disfrutaríamos mucho viendo a Bárcenas protagonizando un anuncio de Correos o a Ana Botella hablándonos de las virtudes del café con leche.

Para acabar, les dejo una pequeña reliquia. Una de las primeras piezas publicitarias que hizo quien escribe estas líneas, allá por el año 95, en la agencia Contrapunto, para anunciar el debate electoral de los guiñoles de Canal+. Ha sido un placer.

 

(*) José Luis Moro es creativo publicitario y acaba de fundar su propia agencia de publicidad, Pingüino Torreblanca
10 Comentarios

Política, tudosis

22 octubre 2013

A quiénes votarán…

Por

Los desahuciados por las hipotecas; los estafados por las preferentes; los que no reciben crédito pero pagan el agujero de la banca; los despedidos con la reforma laboral; los que han sufrido rebajas salariales; los que se han quedado sin beca; los que están en lista de espera; los prejubilados anticipadamente; los afectados por la privatización de los servicios públicos; los que pagan el doble de impuestos; los que no pueden ir al cine y quisieran; los que están en contra de la nueva ley del aborto; los que no pueden pagar la luz pero soportan el  déficit de tarifa; los que han visto congelar su pensión mínima; los que ya no cobran el desempleo y siguen en paro; los seis millones de parados; los que ven cómo sus hijos emigran; los que no pueden pagarles  los estudios; los que han visto devaluado su patrimonio; los que han sufrido recortes en sus negocios renovables; los que tendrán que pagar las autopistas en quiebra; los que soportan la decrepitud de la televisión pública; los indignados con el nepotismo y las mentiras reformistas del Gobierno; los que se consideran insultados por quienes hablan de brotes verdes; los que sienten impotencia ante los privilegios que mantienen los directivos que contribuyeron a la crisis; los asqueados con la trama Gurtel, el caso Bárcenas y la financiación ilegal de los partidos; los que se sienten huérfanos y, en fin, los que soportan la necedad de Rajoy, la vocezuela de Montoro, la falsedad de Soria, la desfachatez de Gallardón y la simpleza de Soraya…

 

¿Votarán al PP?

 

La Matriana

40 Comentarios

Política, tudosis

26 octubre 2012

Andalucía, Madrid, Valencia y el PSC de Chacón apoyarían una Gestora pilotada por Griñán el 26-N

Por

El presidente del PSOE, José Antonio Griñán, no ha descartado esta mañana hacerse cargo el Partidos Socialista que preside, según sus declaraciones a la SER. Pero su proyecto podría ir más allá. Griñán podría estar valorando la convocatoria de una Comisión Gestora el próximo 26 de noviembre, después de las elecciones en Catalunya.

Cómo presidente del partido, el de Andalucía se haría cargo de esa Comisión Gestora que convocaría un Congreso Extraordinario. Griñán pilotaría todo el proceso.

El PSOE de Andalucía, el PSOE de Madrid, el sector del PSC que simpatiza con Carme Chacón y el Partido en Valencia podrían ser las federaciones que apoyaran esta iniciativa. A no ser que las elecciones catalanas sean una sorpresa y no un batacazo para los socialistas, como se preve.

Este ha sido uno de los temas de conversación -en susurros- que han mantenido algunos de los viejos líderes socialistas que han asistido a la presentación del libro del sociológo Ignacio Urquizu, “La Crisis de la Socialdemocracia ¿qué crisis?” (Ed. Cátedra), esta mañana en Madrid.

4 Comentarios

Además, tudosis

14 septiembre 2012

García Rodero, la gran fotógrafa documental, retrata a Letizia y familia

Por

La noticia no es que la princesa Letizia cumpla 40 años, aunque en estas fotografías parezca más joven que Kate Middleton. La notica es que la primera fotógrafa española en entrar a formar parte de la mítica agencia Magnum, haya sido sorprendentemente elegida para consolidar esa imagen de familia de clase media alta -podrían ser una más de las que viven en Pozuelo o en La Moraleja- que la Casa Real está tratando de transmitir desde hace un tiempo. Resulta curioso el encargo a García Rodero, cuyo trabajo etnográfico y antropológico deja al descubierto quienes somos, sin artificios.

Rodero busca la espontaneidad, el momento decisivo, la fragilidad y la fortaleza del ser humano. “Para poder disparar una foto, necesito emocionarme”, explica ella misma en numerosas ocasiones. No sabemos cuanto le habrá costado encontrar la emoción en una sesión tan regia. Le hemos pedido a otra gran fotógrafa, Sofía Moro, cuyos retratos puedes ver habitualmente en El País Semanal y Vanity Fair, que nos dé su opinión sobre los cuatro que hemos seleccionado. Sobre la foto con la que abrimos, Sofía dice: “Es en la que más se reconoce a Cristina García Rodero. La fotógrafa ha captado un momento de espontaneidad, y aunque la foto igual es menos formal, nos transmite más vida. Además, recuerda a una de las fotos más emblemáticas de Rodero, ‘En las eras’“.

 

Homenaje a Alberto Schommer . “Es la foto que resulta más oficial y clásica. El fondo es el mismo que utilizó Schommer en el año 78 para fotografiar a los Reyes, quizá para recordar el sentido que en la transición tenía la monarquía. Al final, el ojo de una gran fotógrafa está detrás de esta imagen impecable en composición”, explica Sofía Moro.

Si no supieramos que Letizia es la futura reina de España, sería divertido jugar a adivinar quien es y a qué se dedica. Igual la intención es que un tipo de mujer se pueda ver reflejada en ella -mucho más interesante el reflejo en el doble cristal de Climalit-. Clase media alta, que cuida su imagen, se preocupa por mantenerse en forma y cumple con sus obligaciones. Sofía explica, según su experiencia, que “muchas veces los retratados son los que deciden las imágenes que finalmente se publican. La princesa está guapa, pero no se trasluce su personalidad. Es la foto en la que menos reconozco a Rodero”.

“La infanta Sofía juega con su vestido, y aunque la pose está un poco forzada, detalles como ese aportan sinceridad, humanizando a los personajes”. Es la lectura de Moro sobre esta recreación tan familiar.

Un momento Johnson & Johnson, que hasta se agradece después de los montajes de principiante a los que nos tenía acostumbrada la Casa Real desde que se generalizó el uso del photoshop, un arma de doble filo al que ni tan siquiera en esta ocasión Letizia ha querido renunciar.

 

6 Comentarios

Política, tudosis

14 junio 2012

El PP ‘blinda’ a las empresas de los cónyuges de Soraya y Cospedal

Por

Galán y Alierta, los dos presidentes partidarios del 'blindaje'

Una acción, un voto. Esa es la tendencia en gobierno corporativo que se va adoptando en las empresas de la Unión Europea en los últimos años frente a las leyes que limitan el derecho de voto amparándose en la protección de los accionistas minoritarios, cuando en realidad lo que refuerzan es el control de los directivos que administran esas sociedades. El también conocido como principio de proporcionalidad entre participación en el capital y derechos políticos de los accionistas es el que rige en países como Alemania e Italia, que han prohibido las limitaciones de voto en las empresas cotizadas con el que los presidentes suelen ‘blindar’ su gestión frente a los inversores. En España, en cambio, se recupera el blindaje que viene de una ley de 1951 cuando no existían ni opas ni empresas cotizadas que tuvieran nada que ver con las actuales, como explica el catedrático de Derecho Mercantil Javier García Enterría.

 

Así, el Congreso votará hoy las enmiendas que, deprisa y corriendo, introdujo el Partido Popular la semana pasada en el Senado en el proyecto de ley que modifica otras dos normas (la del mercado de valores y la de sociedades de capital) y con las que el Gobierno devuelve los blindajes de las grandes empresas cotizadas, que fueron eliminados no hace todavía un año. Estos blindajes se traducen en que un accionista, sea cual sea su participación, solo tiene derechos de voto por un 10%, lo que desincentiva a los inversores a comprar paquetes por encima de este porcentaje.

 

Lo más curioso de la cuestión es que sólo hay dos empresas, Telefónica e Iberdrola, que han mantenido el citado blindaje en sus estatutos (la propia Repsol acordó eliminarlo en su última junta). Curiosamente también, se trata de las dos empresas que han acogido este año en su nómina a los maridos de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría (caso de Telefónica) y de la secretaria del PP, Dolores de Cospedal (caso de Iberdrola Ingeniería). El presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, que también acaba de fichar como consejero al ex ministro del PP, Ángel Acebes, ha mantenido una lucha feroz (incluso ha recurrido al Supremo) contra una norma que atribuyó a las maniobras de Florentino Pérez, presidente del principal accionista de la eléctrica, ACS, a quien le ha cerrado todas las puertas.

 

Fuentes solventes aseguran que la vuelta a los blindajes ha sido una decisión directa de Moncloa, que ha introducido otra medida proteccionista más llamativa para enmascarar la de los blindajes: la que establece que, en el caso de una opa a una empresa que haya sufrido una expropiación (caso de Repsol en Argentina) el precio a pagar debe determinarlo un evaluador independiente. Una medida que tendrá escasas consecuencias, pues no habrá valoración que no tenga en cuenta el precio del mercado y porque es una medida temporal, que solo durará dos años.

 

 

161 Comentarios

Además, tudosis

30 mayo 2012

Bilbao confidencial, guía para creativos perdidos en el festival de publicidad El Sol

Por

Sofía Ruíz de Velasco (*)

 

Qué difícil escribir una guía de la ciudad propia. Más cuando esta es Bilbao a la que solo le falta que Murakami le diseñe las flores de los jardines públicos para convertirse en un absurdo catálogo de materiales. Por eso no voy a recomendar lo que se da por supuesto: Guggenheim y alrededores, (con la suerte de que esta vez vais a poder ver la impresionante expo de Hockney, la Alhóndiga de Starck, y todas las fanfarronadas arquitectónicas que se encuentran caminando por la ciudad. A partir de aquí, algunos sitios que visitar en Bilbao que no tienen nombres impronunciables ni autores multimillonarios. Lugares para hacer lo que mejor se nos da (y lo que los asistentes al festival Sol quieren): comer, beber y bailar.

 

De pintxos

Pintxo de txangurro El Globo

Por la zona centro hay que probar el pintxo de txangurro y el foie a la plancha de El Globo, el jamón de La Viña, un bocata de bonito con divisa (alegría riojana) y un porrón de vino en La Bodeguilla.
En la calle García Rivero siempre hay ambiente de poteo. A la vuelta, en el Estoril, sirven marianitos (martini preparado) y rabas (calamares a la romana).

 

En el Casco Viejo hay más bares por metro cuadrado que personas. Un clásico: el Víctor Montes. Es un bar forrado de espejos y madera, con una buena barra de pintxos y una buena solera. En la misma Plaza Nueva, donde se encuentra, los dueños del Víctor Montes abrieron una pequeña alacena donde comprar delicias como alubias de Gernika, bonito, espárragos de Tudela y anchoas de Bermeo.

 

Cerca de allí, a la vuelta, el bar Los Fueros, decorado en viejo azulejo con muebles de madera, sirve raciones de gambas a la plancha a velocidad vertiginosa. Es otro clásico bilbaíno. En la calle Santa María el Irrintzi monta una barra de pintxos modernos, que compite con los del Gatz, el Santa María, y el resto de bares de la calle, donde se junta el moderneo con los txikiteros.

 

Comilona en la calle en el mercadillo de 2 de mayo

 

Este sábado hay mercadillo en la calle Dos de Mayo, en Bilbao La Vieja, una zona marginal y lumpen. Jóvenes comercios, librerías, tiendas de discos, se han instalado en el barrio y montan un mercadillo con música en la calle el primer sábado de cada mes. Los bares de la zona se apuntan con una oferta: 1 caña y 1 pintxo = 1 euro. La librería Anti merece una visita, igual que la librería Litterae Mundi, un poco más arriba. Muy recomendable el bar Nervión, con ventanas a la ría, y el restaurante Á
Table
, cocina vasco francesa barata en un barrio en el que conviven jóvenes que buscan alquileres razonables, inmigrantes y
vecinos de toda la vida.

 

 

Comer y cenar

 

El mejor chuletón está en el Eguiluz (Casco Viejo). Es oír a Pedro martillar la carne en ese comedor con manteles rosas brillantosos y flores de plástico y empezar a salivar. Pide chuleta, ensalada de lechuga, pimientos. Y de primero da igual. Todo está rico.

 

Casa Rufo: A través de un ultramarinos se llega al antiguo almacén que ahora funciona como comedor. Sitio peculiar, buen chuletón, pimientos, anchoas, espárragos…

 

Epelde & Mardaras. En un tercer piso en el Casco Viejo Emilia y Mikel dan cenas en su casa, en la zona de la vivienda destinada a su negocio, una galería de arte. Allí, en los enormes salones de un edificio del siglo XIX disponen unas largas mesas, perfectas para grupos. Emilia sirve enérgica, los camareros son simpáticos, se puede fumar y bailar y entrar en la cocina, que es maravillosa. Entrantes, primero, segundo, postre, café y vino 40 euros. Copas aparte. Es divertido y muy especial.

Jardines, 10 – 3º izq 48005 Bilbao Bizkaia
teléfonos       656 701 729    /    944 153 998

 

La Viña de Judas. Ensalada de tomate con ajo y cebolleta, sapito (rape pequeño) a la plancha. O chipirones. O bacalao a la vizcaína. O al pil pil. Comida tradicional en una taberna céntrica. Abelardo y su familia han dado de comer a la princesa Letizia, que
se llevó unos tomates a su casa. Cotilleos de provincias.

 

Mi edificio preferido de Bilbao, el rascacielos de Bailén, en el puente del Arenal

 

De Copas

La Marina, en el Casco Viejo, pincha una mezcla muy autóctona: The Smiths, Kortatu, The Clash y Eskorbuto…

El Kogoio, en Barrenkale está animado. En Marzana se puede tomar una copa temprana viendo la ría desde Bilbao.

Le Club, en el mismo muelle Marzana, abre hasta las 6:00 y es un buen lugar para bailar. Especialmente si pincha Alejandro Arteche. Eso sí, SIEMPRE en la planta de abajo. La de arriba es algo así como una secuela vasca de Hombres Mujeres y Viceversa.

La terraza de la Alhóndiga o la del hotel Domine, en pleno centro, encajan con un rollo más formal y tranquilo.

 

 

 

 Tiendas

En este apartado no soy imparcial. Ni falta que hace: hay que visitar 46, una tienda preciosa en Ledesma 32 con marcas como Paul Smith, Comme des Graçons, A.P.C., Isabel Marant, Acne…

46, una de las tiendas más bonitas y especiales de Bilbao

 

For es la tienda multimarca más antigua de Bilbao, acaba de cumplir 90 años y su tienda de el Casco Viejo, la más antigua, tiene un patio con pozo y kentias gigantescas que merece la pena visitar, así como la expo de bicis holandesas de pista que asoma al patio.

 

Persuade vende Dries Van Noten, Yohi Yamamoto, Bernard Wilhem, Issey Miyake, en un local espectacular que comparte con una tienda de antigüedades.

 

Sombrerería Gorostiaga. En el casco Viejo, donde se venden las clásicas boinas Elosegi, la txapela de toda la vida. Perfecta para hacer un regalo al amigo moderno que utiliza prendas de señor y parece un señor (aunque él cree que parece un moderno porque usa la boina con ironía).

 

Solo una recomendación práctica: Bilbao se puede recorrer andando porque es enano, pero coged el tranvía. Serpentea por la ría, roza el Guggenheim, bordea el teatro Arriaga y llega hasta el mercado de la Rivera, justo al lado del puente y la iglesia de San Antón, origen de la ciudad.

 

El mercado de la Rivera con el puente y la iglesia de San Antón al fondo

 

(*) Sofía Ruíz de Velasco es una de las periodistas que más nos gusta. Cualquier cosa que pasa por sus manos resulta diferente. Por eso la hemos pedido esta mini guía. Después de leerla, lo complicado es elegir, todos los sitios te apetecen tanto. Disfrutadla.

 

 

8 Comentarios

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »