El estilo de los políticos, tudosis

22 febrero 2015

Pedro Sánchez, un secretario general en evaluación continua

Por

¡Qué de cosas han pasado desde qué Pedro Sánchez posó antes de las primarias del PSOE para nosotras en el Congreso de los Diputados!. Entonces no era más que un diputado de a pie que obligaba a levantar la cabeza cuando te cruzabas con él ¡tan alto, tan atractivo, tan guapo! Paseaba tan seguro de sí mismo que le pedías un autógrafo y te lo firmaba en el cuaderno de notas peridísticas, como si lo más normal del mundo en el los pasillos del Congreso fuese eso, pedir autógrafos a los políticos. Quizá lo firmó por instinto, como cuando salía de la cancha del Estudiantes, tras un partido de baloncesto -jugó en el equipo del Ramiro de Maeztu hasta los 21 años, aunque no fue un Gasol tampoco estuvo mal- y se encontraba a las adolescentes que exigían el autografo de los jugadores.

 

Desde este posado en el que derrocha seguridad en sí mismo, le ha pasado de todo. Lo más latoso, los exámenes a los que está sometido todo el santo día. Si no son sus compañeros de partido, son los líderes de los nuevos partidos ávidos de los votos del antiguo PSOE, el que ganaba elecciones. Hartito ya de tanta evaluación continua, Sánchez ha decidido demostrar que más que alumno, ahora es profesor. Así que, por fín, se puso a examinar a Tomás Gómez y le echo directamente de clase por repetidor. Cuidadín con los conatos de rebelión dentro del aula, que tiene la vara dispuesta en la mano.

 

También ha llovido lo suyo desde ese día de diciembre de 2013, cuando a la presentación de su libro -si, el aspirante a futuro presidente del Gobierno tiene ‘obra’, “La nueva diplomacia económica española”-  acudió la plana mayor del PSOE, y comenzó a extenderse la idea de que este chico de Tetuán tenía algo más que buena planta, que podía aspirar a ser secretario general presentandose a una primarias. Hacía tiempo que había confiado su sueño a más de un periodista amigo, pero de ahí a que la élite del partido le tomara en serio, había un buen trecho. Dicho y hecho, hoy Sánchez Castejón esta “muy orgulloso del ser el primer secretario general del PSOE elegido por la militancia” frase con la que cierra su biografía, ahora tiene que demostrar que no será el primer secretario general del PSOE más breve de la historia del partido y el que obtenga peores resultados en las elecciones de este año, en caso de que las conspiraciones para destronarle no triunfen.

 

Esta semana, el 25 de febrero del 2015, el deportista y aventurero socialista, economista que habla dos idiomas -¡qué orgullo sintieron el pasado sábado sus colegas al ver como se desempeñaba ante los socialistas europeos tanto en inglés como en francés!- celebrará su primer debate sobe el Estado de la Nación como líder de la oposición, frente al presidente Mariano Rajoy. Un debate extraño, peculiar, diferente y puede que el último del bipartidismo en los 25 años que se lleva celebrando, si como apuntan todos los sondeos, lo que se avecina es el tripartidismo. Como mínimo. Será distinto también porque el primer enemigo-contrincante de Sánchez no está en el Parlamento, Pablo Iglesias, el líder de Podemos que según todas las encuestas le roba votantes a chorros al PSOE y a IU, aunque también al mismisismo Rajoy. Pero el presidente tendrá otro problema similar, su principal contrincante, el que le quita el bollo de entre las manos es un tal Albert Rivera, que acaba de saltar al territorio nacional y a Madrid por la puerta rápida de la escalada en las encuestas.

Con la percha de baloncentista que tiene y la de deporte que practica, a Pedro Sánchez Castejón todo le cae bien. Si no fuera por las marcas en la cara que malvadamente destacó su tocayo Pedro Almodovar -le recomendó un mejor cuidado de su cutis- sería un tipo de anuncio. Como lo sabe, se trabaja la moda sin destacar. Es aficionado a las camisas, blancas sobre todo, -incluidos los fines de semana de campaña- que combina con vaqueros oscuros o con traje fluido, según los actos a los que tenga que acudir. Un look limpio para que destaque la persona. Ese suele ser siempre su elección.

 

 HOJA DE RUTA: MOJACAR (ALMERIA)

Es el pueblo donde suele pasar las vacaciones y que conoció gracias a su mujer, Begoña Fernández, que se le descubrió hace años su blanco nuclear y su encanto de postal. Tanto le gustó que repite desde entonces. Mojacar pasará a la historia, al menos a la suya, como el lugar en el que quedó inmortalizado como secretario general del PSOE y líder de la oposición solo tres semanas después de ser elegido por los militantes. Las calas semi salvajes, los parajes naturales, el barrio del Arrabal, la casa del Torreón  y el mercadillo de los miércoles son imprescindibles.

MAS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

16 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

11 octubre 2014

Pablo Iglesias Superstar gracias a la casta nacional

Por

Hosanna hey, sana sana sana oh sanna hey, sana oh, sanna Oh. El coro de Jesucristo Superstar se queda corto para el recibimiento que la opinión pública ha dado al líder de Podemos.

Y el recibimiento va in crescendo desde que @pilarportero le hizo esta foto en julio, la mañana en la que dió una conferencia en el Ritz, organizada por el Forum Europa, Sancta Sanctorum de “la casta”, esa que desde el 25 de mayo no hace sino darle más y más votos. Por qué ¿cómo no pensar que los usuarios de esas tarjetas black que han colmado la paciencia nacional, a base de gastarse nuestro dinero en ropa íntima, comilonas, coches y safaris, no son los mejores aliados de Pablo Iglesias?

 

 

No le preguntamos si la camisa blanca, los vaqueros claros -donde se adivina el móvil ¿Iphone?-y las deportivas negras son de Alcampo. Damos por hecho que a pesar de su nuevo escaño como parlamentario europeo, sigue siendo buen cliente de las grandes superficies, solo que en Bruselas quizá. Sería propaganda interrogarle sobre cuánto ha costado todo lo que lleva encima por comparación con los trajes de Yusti que se encargaban los consejeros y directivos de Cajamadrid o de la Casa Real, por valor de casi 3.000 euros. ¿No sería darle cancha para hacer demagogía? Algo de lo que le acusan tirios y troyanos para su divertimento.

 

 

Cada día más gente que temía el populismo del de “la coleta” y Podemos, comprende mejor el éxito de estos tipos -los amigos de Iglesias se visten y piensan muy parecido a él, al menos el núcleo duro- que rentabilizan la ganas de la ciudadania, de dar “una patada en la boca” al stablisment, al sistema en su conjunto, aunque el programa de Podemos sea populista, ambiguo, idealista y utópico como mínimo. Pero tanto Iglesias y sus colegas, como Luis Alegre o Carolina Bescansa, defienden que todo es viable. Como ejemplo valgan algunos casos latinoamericanos que espantan a la clase política nacional. Iglesias y Errejón viajan a América Latina y defienden el Ecuador de Correa o la Bolivia de Evo Morales, que no hace falta recurrir a la manoseada Venezuela y Hugo Chavez, que tanto les han echado en cara por el dinero que les dieron.

 

 

¿Qué cuando se va a quitar la coleta? Uf, antes se quitará la perilla con bigote. Lo del pelo lo tendrá difícil a partir de ahora, porque igual que en España se convirtió en su seña de identidad, en  Bruselas también es conocido ya por la cola de caballo -no, mejor coleta que la cola de caballo arranca de los alto de la nuca-, así que puede tirarse así veinte años más, si es que sobrevive a los seísmos que le esperan. Una melena limpísima y esponjosa.

 

 

De todas formas, Pablo Iglesias, el nieto de Lola Zapater y Manolo Iglesias, el hijo de Javier Iglesias -un abogado rojo, inteligente y conocido como “El Cabezón” o “Perolo” en honor al tamaño de su cabeza y lo mucho que en ella encerraba- tiene correa y es roqueño. No en vano está criado entre Vallecas y la zona Norte de Madrid, Rascafría, adonde acudía a pasar el verano a casa de su abuela Lola, con otros primos hasta bien entrada la adolescencia. Incluso ya en la adolescencia, su colega y amigo -hoy compañero de fatigas políticas- Luis Alegre, subía de Buitrago del Lozoya para disfrutar algunas jornadas. Por entonces ya eran díscolos, protestones y contestatarios, pero distaban mucho de imaginar que su incorfomidad iba a llegar tan lejos, hasta convertirles en las moscas cojoneras de un sistema minado de tipos corruptos que les iban a poner chorros de propulsión supersónica a las suelas de sus deportivas, con las que amenazan pisar las alfombras más poderosas.

 

De momento, aquí está, brazos cruzados, impecablemente pulcro y mirando a la cámara como quien no tiene nada que esconder, un tipo que pasaba por allí en el momento oportuno. Está por ver que la oportunidad no se instale como puro oportunismo entre sus filas. De todas formas, con la que está cayendo sobre la clase económica y política de este paìs, los que apostaron el 25 de mayo que el de la coleta y su Podemos no venían para quedarse van perdiendo 3 a 1. Veremos.

 

 

 

 

 

 

 

 

HOJA DE RUTA:GUADARRAMA

La infancia y adolescencia de Pablo Iglesias está vinculada a la Sierra Norte de Madrid, en especial a Rascafría y todo el Valle del Lozoya, donde su familia paterna tiene raíces desde hace décadas. Además, a las faldas de la Sierra de Guadarrama ha compartido también vida con colegas como Luis Alegre, en Buitrago del Lozoya. Tanto Rascafría como Buitrago encierran joyas como el Monasterio de El Paular -el primero- y la única muralla que se conserva bien en la zona, la de Buitrago. La ruta por el Valle y la Sierra merece la pena y está a una hora de Madrid, con parajes aún por descubrir.

 

 

MAS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

 

10 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

28 julio 2014

Isabel García Tejerina, la ministra que gusta

Por

“Es la mejor ministra que nos podía haber tocado”, asegura el secretario general de una organización de ganaderos sobre el único cambio que Rajoy ha introducido en el Gobierno. Garcia Tejerina gusta en los sectores agrícolas, que son una parte importante del negociado de su cartera. Y gustar en los tiempos que corren, donde los políticos espantan y casi nadie se atreve a defenderlos, ya es un punto importante a favor.

 

Podrán estar de acuerdo o no con su gestión pero nadie se atreve a negar que conoce de lo que habla. “Es una buena técnica que sabe lo que nos jugamos y conoce la materia”, dice un representante de una asociación de agricultores que apostilla que la que movía los hilos en el ministerio antes de suceder a Cañete era ella, “porque sabía más que el ministro y porque este, confiaba plenamente en ella”. La devoción entre Tejerina y Cañete es mutua, pues las alabanzas que ambos se cruzaron durante el nombramiento de la minsitra dejaron claro a todos los presentes que el relevo se había producido de la manera más natural. Algo que no suele ser habitual en política, donde las presiones para ser nombrado ministro en cuanto queda un hueco son enormes, sobre todo en un ejecutivo donde los cambios resultan inexistentes.

 

Puede que Tejerina, de 44 años e ingeniero agrónomo, tenga un currículum que avale la decisión de Rajoy, pero los meritos profesionales no son determinantes en este mundillo, donde se tienen más en cuenta los servicios prestados o los favores que hay que devolver. A pesar de haber estado vinculada al PP desde sus inicios laborales y haber desarrollado buena parte de su carrera como asesora de ministros de Agricultura, primero de Loyala de Palacio, después de Jesús Posada, y por último de Cañete, sin el apoyo de Saénz de Santamaría y de su propio jefe, no se hubiera hecho con la cartera. De nuevo, Tejerina demuestra que gusta incluso a los suyos.

 

Para quitarse el estres de encima, juega al tenis regularmente. “Es muy buena jugadora y se cuida mucho para estar en forma”, asegura un compañero de partido. Aunque cuando quiere desconectar de verdad se marcha a Valladolid, su tierra, con su familia y aprovecha para estar con sus sobrinos, con los que es mucho más fácil cambiar de registro y olvidarse de negociaciones en Bruselas.

Sobria y con una elegancia natural que destaca, elige vestidos minimalistas que marquen su silueta o sencillos pantalones pilillo en tonos oscuros para combinar con blazer o abrigos estivales tres cuartos.  En verano, mejor sin mangas, para lucir los brazos torneados de tanto darle a la raqueta. Nada de collares o bisuteria. Si acaso una fina cadena de oro con una cruz o una medalla.

 

HOJA DE RUTA: VALLADOLID

La ministra comparte ciudad con Delibes, y también esa manera de ser sobria tan evidente en algunos de los hijos de Castilla. Devota de una tierra en la que la cultura es uno de sus principales valores, se escapa a la casa familiar en cuanto puede. Por algo, Valladolid fue capital de España a comienzos del siglo XVII y allí vivieron Cervantes y Zorrilla.  Un paseo por el Campo Grande, a solo unos minutos de la plaza Mayor donde los excelentes vinos y las materias primas de calidad colman los paladares mas exigentes, sirve para descansar de tanta historia acumulada en sus palacios y monumentos.

 

MAS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

7 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

23 junio 2014

El ciudadano Albert Rivera también puede

Por

Tenerle enfrente, aunque con el estilo impecable y convencional de sus zapatos tipo Oxford, traje oscuro, corbata estrecha de rayas azul y blanca – la única concesión a la modernidad- ¡y camisa blanca! no impide que al posar los ojos en él, nuestra visión se vuelva láser por culpa de aquel cartel electoral que nos le mostró en pelotas. Así es como le conocimos millones de ciudadanos, más allá de las latitudes catalanas. Quizá por eso le vemos borroso, salvo su sonrisa, una muestra de la cordialidad y buena educación. Vamos, que el hombre es lo que aparenta, al menos en el corto trato que tenemos con él en el patio del Congreso de los Diputados de Madrid, por donde no se le ve mucho.

Este señor que lidera Ciutadans, el grupo alternativo al recalcitrante PP catalán y que es ocasional compañero de viaje de Rosa Diez (UPyD), el pasado 25M obtuvo 500.000 votos en las europeas lo que le da dos europdiputados, pasó por la capital el jueves de la proclamación como todo hijo de la casta que se precie. Y eso que Rivera no tiene nada que envidiar a Pablo Iglesias, porque hace ya tiempo que los Ciudadanos acuñaron aquel otro eslogan de “Juntos, Podemos” ni siente la menor amenaza ante los emergentes de la izquierda de la izquierda, porque a él, ni fu ni fa.

Está tan tranquilo, que tras aguantar el besamanos de horas ante la nueva pareja real, ni siquiera se ha roto el coco para pronunciar alguna genialidad. Todo lo que se le ha ocurrido es que “Felipe VI debe liderar una nueva etapa de regeneración política y democrática en España” y todo lo que le pide al nuevo Rey de España es que se comprometa también “con la regeneración de la corona”. Solo es disculpable su lenguaje de madera, sus obviedades si uno tiene en cuenta el calor de los casi 3.000 asistentes a la multitudinadria recepción real, la hartura del personal en la variopinta cola -igual le tocaba al lado de un torero que de un cantante o un teniente general repleto el pecho de chatarra- porque Rivera no tiene disculpa para hacer discursos vacuos. Su formación está bastante por encima de la clase media políticia -es abogado (ESADE en la Ramón LLull) doctorado en Derecho Constitucional, Erasmus finlandés, marketing político en la Gerge Washignton y trabajó en la Caixa de Fainé- así que con semejante CV cubre el expediente frente a los políticos nacidos por y para el aparato del partido. Pero sobre todo, la frase con que se define en círculos académicos a Albert es “fue el alumno más brillante de Francesc de Caerreras”.

Aunque su amabilidad natural lo oculta, el líder de Ciutadans -el que más merece la pensa de la derecha catalán comenta un ilustre periodista barcelonés de izquierdas- no atraviesa un buen momento personal y eso se lo notan quienes se le encuentran cada día paseando por los alrededores de su casa de La Garriga o admirando las manciones del gran arquitecto Manuel Raspall, donde encuentra sosiego para algunas de sus preocupaciones y le da tiempo a repasar alguna idea que le permita mantener vivo una organización tan peculiar -”y necesria” dice otro compañero- como Ciutadans.

HOJA DE RUTA:PASSEIG DE LA GARRIGA

El Paseo de la Garriga es un lujo del modernismo catalán,en gran parte gracias al arquitecto Manuel Raspall i Mayor, autor de magnificas mansiones como la Torre Iris. Su obra es precursora del Art Decó y es en La Garriga donde se reconoce su trabajo, tapado por figuras como Domènech i Montaner o Puig i Cadafalch. 

Albert Rivera conoce bien la zona, se la patea no tanto como él quisiera y cerca también tiene otro magnifico paso ca la ermita románcia de Doma, siglo XIII.

MÁS INFORMACIÓN EN LA GUÍA REPSOL

 

 

 

 

 

8 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

16 mayo 2014

Iñigo Errejón, el jefe de campaña de Podemos

Por

Para quienes no le conozcáis aclaramos que este chico de la foto ni es un adolescente, ni siquiera un veinteañero. Iñigo Errejón (¡30 tacos!) es el jefe de Campaña de Podemos, lo cuál significa que tiene muchísimo que ver con la estrategia que ha llevado a la organización cuyo rostro es Pablo Iglesias, a convertirse en la sorpresa que aparece en el último CIS y en solo ¡seis meses!. Errejón además es doctor en Políticas, profesor y positivista, no sabemos si basado en un toque de ingenuidad. ¿O es una estrategia?

Iñigo sale de la boca del metro de Moncloa mezclado con el resto de estudiantes y cuesta diferenciarle de entre todos ellos. Flaco, alto, unos ojos azules limpios detrás de unas gafas de pasta retromodernas, lo primero que transmite es una sensación de fragilidad y un sentimiento terrible de que podría ser tu hijo dedicado a una cosa tan rara hoy en día como la política. Pobrecillo, qué futuro piensa una llena de paternalismo. Pero el sentimiento no dura ni cinco minutos. El tiempo que tarda en deshacerse de la mochila, sentarse entre nosotras y mirarnos. Sí, tengo problemas con mi aspecto aniñado, a veces aún me piden el DNI en los sitios más increibles, nos viene a contar. E ipso facto se mete en el discurso de Podemos.

De como llegó en Navidad desde el otro lado del océano -como en los casos de Pablo Iglesisas y Monedero su historia académica deja bien clara su pasión por Centroamérica- para  pasar las vacaciones y al final se ha quedado enganchado por la organización que lidera Pablo Iglesias -”lo de la cara de Pablo en las papeletas es una herramienta, un reclamo” aclara una vez más-, el éxito de los círculos concéntricos que van expandiendo sus hondas por todo el país rapidamente -al estilo del chavismo, y a ellos no les importa reconocerlo pese a lo que irrita a un sector de sus simpatizantes cuando se cuenta- y la necesidad de hacer otro tipo de política y trabajar con todas las fuerzas que “estén por una ruptura democrática  y contra una democracia, un sistema que esta secuestrado por los lobbies y la banca”.

Semejante discurso tiene puntos flacos, muy flacos, por generalista y fácil a la hora de recoger el descontento de la ciudadania, de rentabilizar las ideas y propuestas del 15-M, este señor dice que es plenamente consciente de ello; de que en estos momentos resulte inevitable que en el aluvión y con la fuerza que las cosas están sucediendo en torno a Podemos, entre gente que luego habrá que revisar, gente que pretende utilizarlos. “Soy muy consciente de ello, pero ahora estamos en esto, en el 25 de Mayo en que hay que cambiar un modelo de Europa que lo que hace es empobrecernos”. Y esta seguro de que ello es posible, pero para alcanzar las metas que aún quedan tan lejos, lo primero es mover a la ciudadania, “quitarles el miedo porque el miedo es incompatible con ser ciudadano”.

Le espera un mitín en Ponferrada y antes tendría que comer, pero se le ha pasado la prisa. Aun no ha tenido tiempo de leer a fondo y trabajar con el fenómeno Piketty el apóstol de la desigualdad que ha puesto nerviosa a la derecha, pero está en ello, porque todo lo que aporte para seguir hacia “la refundación democrática después de aquel pacto de la Constitución del 78 que a tantos de nosotros nos resulta ya tan lejano”, es bienvenido.

 

HOJA DE RUTA: DE BALSAÍN A LA GRANJA

No es fácil imaginarse a este tipo vestido con traje y corbata, subido algún día a la tribuna del Congreso dando doctrina, pero sí que se le visualiza facilmente trotando por los caminos de la sierra de Madrid, por el Pinar de Valsaín camino a La Granja, mejor que en el transitado e histórico Camino Smith.

 

MÁS INFORMACIÓN EN LA GUÍA REPSOL

6 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

09 abril 2014

Teófila Martínez, el truco de los pañuelos de la alcaldesa de Cádiz

Por


Ni las geniales chirigotas gaditanas desgastan a esta mujer que no parece producto nacional; rubia, alta, flaca y con remango, es alcaldesa de Cádiz desde hace casi tres lustros y cinco mayorías absolutas. Agotador. Se llama Teófila Martínez, cántabra de nacimiento y gaditana de toda la vida. Ha sido la alcaldesa de provincias más votada en dos elecciones municipales. Es tan mandona como estilosa, tan simpática como lenguaraz -cuando quiere- pero lo que no se le puede negar es estilo, y no precisamente en la línea del PP, esa mezcla a veces tan típica como tópica, entre la calle Serrano de Madrid y la gaditana calle Ancha. En eso Teófila rompe esquemas, como en tantas otras cosas.
Porque pese a su más de 1,70 de estatura y a estar como un palo, en vez de ir apretada y marcando glúteo, su señoría -que también tiene tiempo para ser diputada por Cádiz en Madrid-  prefiere “la ropa amplia, floja. No me gustan nada ir ceñida. Tengo una hermana gemela -Matilde- que es todo lo contrario que yo en esto, así nos diferenciamos. Y en que las chirigotas dicen que ella es la buena, naturalmente”. A ella le gusta su estilo, pero a veces pone de los nervios a su madre, porque al ir de largo o con ropa ancha “me dice que parezco una monja”.
Esta mujer, que se patea Cádiz de una punta a la otra -es capaz de detectar un banco mal colocado o roto en el rincón más remoto- y que contesta a sus opositores con un gracejo mordiente como se pique o se le cruce un cable, puede salir de casa a las ocho de la mañana “y a veces, si tengo cena, estar hasta las 12 de la noche con la misma ropa. Así que tengo un truco infalible, que son los pañuelos, mis fetiches. Siempre llevo en el bolso más de un pañuelo, de forma que si después de horas y horas de un sitio a otro, tengo la ropa muy arrugada, cambio el pañuelo por otro lucido o grande, y hasta puede parecer que me he cambiado de modelo”.

 

Claro que tiene sus manías, lo que ella llama “mis piojitos”, baratijas -o joyas- de cualquier sitio del mundo que se coloca encima, ya sea como pulsera, colgante, trapos, porque la pierde todo lo étnico. Vaya a donde vaya, por mucha prisa que tenga en el viaje, siempre encuentra un hueco para pararse en alguna tienda donde encuentre chismes artesanales de la zona, con diseñadores del lugar. “La mayoría de mis amigas saben que me entusiasman todo tipo de pequeños abalorios. O me regalan o me avisan con que en tal tienda hay una cosa muy Teo. Tenía una amiga, Concha Garcia, que siempre se reía de mí. Yo era  la tonta de los piojitos para ella” sonríe la acaldesa pensando en Concha.

 

La hemos atracado en Madrid, en el Patio del Congreso y en un día que amenaza primavera. ¡Por fin! algo de luz. Aunque todavía no le ha dado tiempo a hacer el cambio, porque “me visto con la temporada, es verdad. Si es otoño e invierno me inclino por los tonos más oscuros, pero si llega el calor, la primavera, el verano y el sol, sin darme cuenta me tiro a los tonos alegres y más vivos” remata, mientras nos mira, se coloca el pañuelo y corre hacia la calle, dejando tras de sí una estela entre gaditana y habanera, salerosa y sonriente. Pero porque no ha tenido que abordar nada espinoso, que cuando rezuma genio mejor no estar delante.

 

HOJA DE RUTA: LOS LUGARES DE LA CONSTITUCIÓN DE 1812

La alcaldesa de Cádiz se pierde por cualquiera de las rutas turísticas de su ciudad, aunque lo mejor no perdérsela ni por la mañana ni por la noche, llena de rincones de lujo. Pero si algo la tiene encantada desde el 2012 -bicentenario de la constitución de 1812- es la recuperación de los lugares emblemáticos de aquellas gloriosas jornadas en las que la capital gaditana fue el centro de tantas cosas.

 

 

 

MAS INFORMACIÓN EN LA GUÍA REPSOL

 

 

9 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

25 marzo 2014

Alfred Bosch, el cuidado desgaire de un diputado que ¡es escritor y ensayista!!!!…y de ERC

Por

“¿Qué me queréis hacer un estilo de los políticos a mí? Hombre, a mí precisamente estilo es lo que no podéis atribuirme en exceso ¿no?” Es la respuesta de Alfred Bosch i Pascual (Barcelona, 1961) y no deja de sorprendernos que esta señoría de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), con seguridad uno de los tipos más cultos -un intelectual se diría en otros tiempos- del Congreso de los Diputados, entienda a la primera los del estilo en sentido esteta.

A una parte de la ciudadanía se les ha hecho familiar el rostro de Bosch porque desde noviembre de 2013,  saca de quicio a Celia Villalobos desde la Tribuna del Congreso hablando en inglés u obviando los temas de debate del día, de forma que ha protagonizado más de una expulsión del hemiciclo, consiguiendo a sí su objetivo: llamar la atención sobre ERC y sus asuntos.

 

Nada queda al descuido en este señor menudo, más bien bajito, plenamente consciente de sus entradas frontales que cubre con algún ricito colocado al desgaire, pese a su aparente aire descuidado. Y es que es mucho más que un político al uso. Académico, historiador, escritor -ensayista y novelista, premiado con el Ramón Llull- es uno de los grandes expertos en soberanismo de Catalunya -y de España- que con una retranca soterrada que a veces solo se traduce en su sonrisa sardónica, observa de paso la casa de los leones de la Carrera de San Jerónimo. De vez en cuando, Bosch acude con traje al Congreso -le gustan los colores oscuros-pero lo normal en invierno es que atenue la formalidad de la americana con un jersey de pico debajo y unos pantalones con aire de uniforme de señoría que viene a Madrid obligatoriamente de martes a jueves, siempre sin pretensión de quedare mucho. De la Universidad de Chicago -donde fue profesor, al igual que en la Pompeu Fabra- trajo ese aire trabajado del profesor que se resigna a lucir los trajes de chaqueta con la misma frescura y descaro que llevarían camiseta y los vaqueros. Un arte ese de como desarrapar un traje que se debe aprender en las universidades americanas.

 

Como mucho, Bosch cuida sus corbatas -las prefiere estrechas- y algo menos las camisas. En cuanto a los zapatos, cómodos por favor. Y son de piel o ante, mejor. Elegantes pero tan cómodos que parecen de la Navy Americana para echar a correr en cualquier momento, porque si algo está claro es que este diputado sabe que sí, que a poco que se lo proponga ell ministro Fernández Díaz, él tendrá que echar a correr en las calles de Catalunya por independentista y para eso, mejor cómodo que luciendo lo que uno no es.

 

HOJA DE RUTA: CARRER DE LA CARABASSA EN CIUTAT VELLA (BARCELONA)

“Es una calle larga y estrecha famosa por los dos puentes que las fachadas de un lado a otro, cercana a la calle Ancha, donde vivo, muy cerca de la plaza de la Merced. Allí está el único reloj de sol que funciona que queda en Barcelona y en el norte hay una fachada paralela a Avinyo de donde procedían las famosas señoritas que pintó Picasso”.

MAS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

 

 

11 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

27 octubre 2013

Arenales Serrano, en capilla

Por

Simpática, directa, divertida  y sin remilgos. A la diputada del PP Arenales Serrano, no le cuesta nada pasar de un tema serio, como el independentismo catalán, a qué hacemos con esas malditas arrugas, que ella combate con éxito, tal y como se aprecia en la foto tomada en un transcendente pleno en el Senado el pasado mes de junio por @pilarpotero.  Lo único que no cambia con la estación del año es su tendencia al traje pantalón y eso ojazos azules de verdad.

Monocromática, con sus características blazers y pantalones, reparte sonrisas a su paso. Algunos de los veteranos del partido, reconocen que cuando empezó a despuntar en Valladolid como concejal de Juventud en 1991 hubo quien pensó que su belleza había influido tanto como su licenciatura en económicas y empresariales, o los master que sumaba en el currículum, pero que pronto derribó los prejuicios defendiendo los postulados del partido con soltura y una puesta en escena que ya quisieran otros colegas.

La facilidad para tratar con la prensa hace que su opinión sea demandada a menudo por los que tienen prisa. De hecho, el Congreso dió permiso este mismo mes a la diputada a cobrar por su intervención en tertulias, lo mismo que a Pepe Blanco. En la tribuna, sus compañeros resaltan su contundencia y sus ideas claras, y están seguros de que tiene recorrido sino se cruzan los resultados de las elecciones autonómicas y municipales en su camino y la reclaman en Castilla y León. Al fin y al cabo, nació en Morales de Campos, un municipio de Tierra de Campos y lleva casi 30 años afiliada al PP, no sería extraño que quisieran aprovechar su proyección en su tierra, de la que se siente muy orgullosa y presume tanto como de los guisos de su madre.

Su señoría Arenales habrá pasado este fin de semana pensando en los beneficios y las dificultades de los cambios horarios al retrasarnos una hora el reloj, porque en los últimos tiempos, esta vallisoletana -la más rica de los diputados del PP en esa ciudad, que se reconozca al menos-  anda peleando por la conciliación de los horarios europeos y el español, convencida de que esas comidas pantagruélicas nacionales no hacen más que perjudicar la vida de la mujer trabajadora en este país, que sigue siendo la pagana de los desarreglos en los usos y costumbres de los maridos.

Arenales es miembro de la Subcomisión para la Racionalización de los Horarios, integrada por un grupo de señorías que intentan que España deje de ser uno de los últimos países de la UE en cuestión de conciliación laboral. Un asunto que parece una broma, si tenemos en cuenta la situación laboral nacional, la escasez de osadas que pueden atreverse en estos momentos a reclamar sus derechos cuando el paro femenino es, junto al de los jóvenes, una realidad más que salvaje -desde que empezó la crisis ha crecido el doble y se sitúa en tasas cercanas al 30%- pero ella no se desánima. Y está segura de que la ministra de Sanidad, su colega Ana Mato, le hará caso. Así lo dijo hace poco en una entrevista en ABC, donde además discursea que “las mujeres estamos en una situación de debilidad en el ámbito laboral, porque por un componente cultural nos han hecho responsables de los niños, las tareas domésticas y los mayores. Vamos a romper una lanza por cambiar eso, esto es un hito histórico, vamos a empezar a cambiar las cosas”.

Bueno, no está mal si pensamos que sólo han transucrrido 220 años desde que Olympe de Gouges ( seudónimo de Marie Gouze) redactó la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, orillados por la Declaración de Derechos del Hombre de la Revolución Francesa. Mejor volvamos a la estética y al cambio de las horas, para no pensar que la palabras de Arenales podían haberse pronunciado igual hace dos siglos.

 

 

HOJA DE RUTA: TIERRA DE CAMPOS (VALLADOLID)

“En Medina de Rioseco hay que visitar la capilla de los Benavente, en la iglesia de Santa María, a la que Eugenio dÓrs denominó la capilla Sixtina del arte castellano. Una joya. También es muy recomendable darse un paseo en barco por el canal de Castilla. A mi me gusta mucho el monasterio de la Santa Espina, que estuvo habitado por monjes cistercienses y está situado en un enclave excepcional. La zona es puro relax. Hay una luz y una nitidez espectacular. Si subes al pueblo de Urueña en un día claro es posible divisar más de 40 pueblos a la redonda. A la hora de comer, hay que probar los pichones en ‘El labrador’ de Castroverde de Campos”.

 

 

MÁS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

7 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

27 septiembre 2013

Pere Macias, el catalán silente

Por

No se fien del aspecto de profesor del diputado de CiU, porque lo mismo sustituye a Duran Lleida, ahora que está ocupado negociando con la vicepresidenta, que escribe un libro titulado ‘La gran bacanal’.  Aunque no se emocienen, porque  las únicas orgías que se relatan son económicas.

Las infraestructuras le ‘ponen’ tanto que no dudó en elegir un título tan sugerente para su libro sobre la desigual política de inversión en obras públicas en España. En el Congreso de los Diputados, los AVEs, los aeropuertos y las carreteras son su especialidad y en ese terreno ninguno de sus compañeros de formación se atreve a entrar. Para algo es doctor ingeniero de caminos, canales y puertos, y encargado de tender los puentes que a Duran no le da tiempo a construir.

 

Macias es un político accesible, al que sus compañeros tildan de buena persona, lo que no quita para que les cueste interpretarle y saber por dónde va. No es un hombre previsible y eso siempre desconcierta. “Es que es de Olot”, suelta irónicamente algún diputado para argumentar porque es tan difícil tomarle la medida. Y con ser de Olot (Girona) se refiere a esa nebulosa con que la crónica de sucesos ha envuelto a la introvertida y próspera ciudad de la Cataluña profunda situada en tierra volcánica, donde en los últimos 20 años se han encadenado algunos episodios propios de novela negra nordica -secuestro de la farmaceutica en 1992, el celador acusado de 11 asesinatos, el albañil que acabó con la vida de cuatro personas, una joven india asesinada por su marido y su cuñado-. Un estigma contra el que luchan sus habitantes y que sirve para etiquetar de raritos a los oriundos.

 

En Olot, efectivamente, nació Pere Macias hace 57 años. Allí fue alcalde durante 12 años, desde el año 84 hasta que en el 96 dejó el cargo para convertirse en consejero de Medio Ambiente de la Generalitat primero, y de Obras Públicas después. A sus conciudadanos no les gustó que se fuera a mitad de mandato y traspasara el bastón a una política veterana, Isabel Brussosa, a la que los votantes desalojaron en las siguientes elecciones. Macias para entonces estaba ampliando su campo de acción. Fue presidente de CiU en el Senado, y desde el 2008, se dedica a la política nacional en el Congreso, donde su perfil técnico se impone al político aunque su carrera es una sucesión de puestos públicos.

 

Puede que no destaque por su atrevimiento, pero hay veces que sorprende con corbatas hipnóticas que evidencían que hay algo que a sus señorías se les escapa, una cara B desconocida que seguramente sólo se revela ante su mujer y sus dos hijos. Prefiere los trajes fluidos a los más armados y el toque de disseny catalán lo ponen las monturas de sus gafas, un sello muy CiU.

 

HOJA DE RUTA: BARCELONA

“Hay un paseo que recomiendo especialmente, que es recorrer la calle Gaudí, desde la Sagrada Familia hasta el Hospital San Pau, dos hitos modernistas de Barcelona. Es además, una calle muy animada, con bares, tiendas… por la que transito a menudo pues está al lado de mi casa”.

MÁS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

4 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

29 julio 2013

José Enrique Serrano, el hombre que sabe demasiado

Por

José Enrique Serrano posa para Pilar Portero

 

El fontanero mayor del Reino, el hombre que durante más tiempo lo supo todo sobre las cloacas del poder (trece años sumados entre Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, desde secretario general de la presidencia a jefe de Gabinete de ambos presidentes), el fontanero de la transición, de la democracia, el hombre del lado oscuro. Esto y mucho más se ha escrito sobre su señoría José Enrique Serrano, un tipo que las dos veces que los socialistas han cerrado las puertas de La Moncloa para dar paso a los populares (Aznar y Rajoy) fue el encargado de entregar las llaves del poder. Acaso sea está la mejor metáfora de su papel y de su carrera.

Y sin embargo, nunca los ciudadanos le han visto de cerca hasta principios de este verano, cuando realizó sus primeras declaraciones ante las cámaras, después de trece años prestando sus servicios en segundo plano. La última vez, como quien dice ayer mismo (Noviembre 2011) con Zapatero. Serrano era el fontanero más misterioso, con su cultivado lado oscuro. “No es cierto, no soy oscuro sino discreto. Y tampoco soy el fontanero de la transición, porque por entonces yo tenía veintitantos años.  Son frases hechas que quedan, y que raramente se  corresponden con la realidad”. En cuanto a lo de hombre de poder, tampoco comulga con la frase, porque “el poder está en quien gana unas elecciones. Lo que sí se puede afirmar de mí es que soy el que más tiempo ha estado en el núcleo del poder. O uno de los que más ha estado” puntualiza poco después de hacerle la foto en el patio del Congreso de los Diputados.

Una foto que ha costado lo suyo. Dos años de perseverancia con este señor discreto tan poco dado a mostrar su cara en los papeles. Por eso la mañana en que accede a posar frente a la modesta cámara de Pilar Portero, poco menos que nos deja boaquiabiertas. Es tal cual luce, aunque habitualmente no utiliza la sonrisa que aparece en la foto, sino una cierta mueca socarrona; y le falta el pitillo en la mano derecha, mientras que con la otra siempre suele buscar algo en el bolsillo. El mechero. Por lo demás, un clásico de pantalón oscuro, chaqueta en otro color también oscuro y la corbata -ese día le tocaba azul claro- al uso, como fórmula para dar un toque de color. Da la casualidad de que en este caso le hace juego con los ojos azules, quizá la única baza de su personalidad que este tipo utiliza a sabiendas, mirando de frente al contrario, consciente de que esa frontalidad choca con la extendida idea del hombre en la sombra. De vez en cuando se define como alguien más bien tímido, lo que le ha granjeado cierta fama entre compañeras y mujeres del partido, que no se lo han creído nunca.

Tímidez real o solo postureo, la verdad es que está acostumbrado a caminar  un paso por detrás de las espaldas presidenciales, de los políticos-jefes a quienes ha prestado su pluma, su temple, su cultura  y experiencia. Por cierto, algo que no siempre está bien reconocido y más en los tiempos que corren. Porque esta señoría es un hombre leído y compagina la pasión por la política con una amplia cultura que va mucho más allá de su formación profesional, el derecho laboral. En su casa guarda 9.000 libros, ensayos, biografías, historia, novelas. La mayoría leídos, subrayados y clasificados en la biblioteca con bastante esmero. “Vale, sí, soy un leído” admite, pese a los tiempos que corren en la Cámara, donde más de un libro al mes les parece a algunas señorías algo de mal gusto. Da la sensación de que tienen tiempo para leer. (Sic). “La cultura no me ha perjudicado en absoluto a la hora de hacer política” confiesa sin ningún remordimiento.

Ni sabe ni le importa lo que harán con sus libros cuando la palme, pese al enorme trabajo que realiza al catalogarlos. “Mi padre tenía una biblioteca enorme. La donamos a la Universidad de Castilla-La Mancha, una universidad nueva a la que le venían muy bien los fondos del catedrático de Derecho Administativo Enrique Serrano. Tenía ejemplares de esa materia de todo el siglo XX, hasta el año 65; los Maravall hicieron lo mismo con la biblioteca de su padre, también la donaron a esa universidad”.

El hombre del gabinete de González -en los últimos tiempos del GAL, Roldán, Mario Conde, corrupción, terrorismo, del 93 al 96- se considera un “avispado” que vivió con pasión sus primeros tiempos en el Gobierno de Felipe, pese a que eran los momentos más duros. De hecho, considera que aquella fue su experiencia más intensa, sumada luego a los últimos años de la segunda legislatura de ZP, cuando tuvo que aprender otras cosas. “Sufrí en carne propia las nuevas limitaciones que tiene el Estado; que los recursos que tienes en la mano para hacer frente a fenómenos brutales -la crisis económica- ya no sirven. Es duro comprobar la insuficiencia de las respuestas políticas que elaboras por falta de recursos del poder. Y más duro casi es observar como la política de corto plazo emponzoña una situación nueva, para la que no estábamos preparados y había que aprender”.

En carne propia también ha experimentado que “la política es ingrata en términos inmediatos.  Y no, no sé por qué no he sido ministro. Pero te aseguro que a estas alturas no me preocupa”.

Acaba de recuperar un tocho de libro -apasionante pese al elevado número de páginas- con el que piensa afrontar las primeras semanas vacacionales, a la espera de la comparecencia de Rajoy el próximo día 1 de agosto para hablar de Bárcenas. Se trata de las Memorias del francés Raymond Aron. Pero ¡cuidado! que nadie se eche a temblar. No es que Serrano esté pensando en escribir sus propias memorias -que darían para tantas páginas como las de Aron- sino que de vez en cuando le da por buscar libros que tienen 30 años de historia, entre otras cosas porque leídos a la luz de las actuales circunstancias son más que ilustrativos.

“He tenido la oportunidad de acceder a muchos secretos y en algunos casos, de participar en las soluciones. En eso he sido un privilegiado, pero creo que nunca escribiré mis memorias, aunque sí que tengo notas tomadas…Bueno, al menos hoy estoy seguro de que no escribiré mis memorias. Soy un tipo discreto que es una característica imprescindible en la historia…Aunque es cierto que en ocasiones quizá deberíamos contribuir a que determinado tipo de cosas salgan a la luz, pero eso es distinto. Hoy por hoy no pienso en escribir mis memorias”. Hoy por hoy.

“Acabo de terminar 1913, un año hace cien años, de Florian Illies, donde se recuerda la expedición de Scott al Polo Sur, ese momento en el que el capitán Oates sale de la tienda para marcharse a morir y dice «me voy fuera; quizá tarde en volver”. Illies comenta, con mucha razón, que hay que nacer en Inglaterra para pasar a la historia por una frase así. Yo no haré una frase así ni para mis memorias”.

HOJA DE RUTA: MADRID Y LA GRAN VÍA

 Este diputado por Madrid se declara mayormente “urbanita”. Le gusta pasear por la capital, mirar los edificios originales, desde la Gran Vía hasta Ferraz. A menudo es víctima de un ataque de nostalgia por las casas, cúpulas, palacios, palacetes y locales señeros que han desaparecido desde su infancia, cuando el antiguo paseo de la Castellana era el Hipódromo y los palacetes sobrevívían, aunque decadentes y grises como todo en el franquismo.

MÁS INFORMACIÓN EN LA GUÍA REPSOL

 

 

11 Comentarios

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »