El estilo de los políticos, tudosis

23 julio 2013

Germán Rodríguez, el diputado revelación

Por

Hace solo siete meses que este joven diputado del PSC se plantó en el hemiciclo como sustituto de otro colega de partido que regresaba al Parlament. En tan breve tiempo ha logrado que muchos de sus compañeros aplaudan sus careos con el ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert -algunos muy seguidos en las redes sociales- y que los periodistas atiendan con interés sus intervenciones.

Demostrar que uno es solvente y que puede enfrentarse al despectivo Wert sin que sus muecas irónicas y su arrogancia le intimiden es un buen comienzo para quitarse de encima el sanbenito de ‘hombre’ de Carme Chacón que le persigue después de haber trabajado con la ex ministra tanto en la cartera de Vivienda como en Defensa, primero como director de comunicación y en la última etapa como jefe de gabinete. A pesar de que el sello Chacón pesa, ahora que la rival más activa de Rubalcaba flaquéa en apoyos tanto a nivel nacional como territorial, Rodríguez está evidenciando que tiene vida política propia, como cuando se abrió paso en las juventudes del PSC en Girona siendo un crío. Muy volcado en la federación de Barcelona y en los distritos de Nou Barris y Horta que tiene asignados, sabe que hoy más que nunca, el político tiene que hacer la calle.

 

Él iba para guitarrista flamenco, al menos con eso soñaba, pero acabó dedicándose a la carrera que había estudiado, Ciencias Políticas, una decisión en la que influyó haber mamado en casa los valores de izquierdas que le inculcó su padre, que había sido alcalde de Alameda (Málaga), su pueblo natal, por el PCE. Con la misma perseverancia que ensaya cada día durante una hora con su guitarra Conde, hecha por uno de los luthiers más reconocidos de España, prepara sus intervenciones en la Cámara. Será porque es hijo de andaluces, muy aficionados al cante, que se fueron a Cataluña cuando él cumplió cuatro años, pero rechaza los nacionalismos basados en el fanatismo y defiende el modelo de inmersión lingüístico. Él mismo lo ha probado en sus carnes y asegura que pudo sentirse uno más sin renunciar a sus orígenes en ese Olot tan catalán en el que creció y donde todavía vive su familia.

 

Germán Rodríguez es de los que se pelea con su traje, como Zapatero, para que no se le desencaje el cuello de la chaqueta cada dos por tres, aunque no descuida su aspecto. A él lo que le gusta es tocar la guitarra y leer sin parar, una novela y un ensayo en paralelo, si es histórico mejor que mejor. ‘El anarquista que se llamaba como yo’ de Pablo Martín Sánchez y ’1913. Un año hace cien años’ -recomendado por José Enrique Serrano-, son los dos que se acaba de terminar. Esperando, ‘La gran búsqueda’, de Sylvia Nasar,  y ‘Por el bien del imperio’, de Josep Fontana.

 

HOJA DE RUTA: BARCELONA Y OLOT

“El barrio Gótico tiene un encanto especial. Hay que perderse por sus estrechas calles, sus pequeñas plazas y terrazas. Si vas en otoño o invierno es muy recomendable tomar un buen chocolate con melindros en La Pallaresa, en la calle Petritxol. Aunque también hay sitios para disfrutar en barrios menos ‘famosos’, como el Parc Central de Nou Barris o el castillo de Torre Baró, desde el que se contempla una de las vistas más maravillosas de Barcelon, o un tranquilo aperitivo en la plaça Eivissa, en el corazón del barrio de Horta.

No puedo dejar de animar a visitar la ciudad donde he crecido, Olot, en la comarca de la La Garrotxa, uno de los lugares más bellos que conozco. Uno siente que el tiempo se para con las vistas que ofrece la montaña de Santa Magdalena de la Vall d’en Bas, subiendo a Xenacs (Les Preses), visitando sus volcanes o desconectando bajo el sonido de las hojas en la Fageda d’en Jordà”

MÁS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

3 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

05 julio 2013

Jorge Fernández, el ministro que ora pronobis

Por

El ministro de Interior tiene una historia de novela. La conversión de San Agustín se queda corta a su lado. Este miembro confeso de la doctrina de Escrivá de Balaguer, dio un vuelco a su vida en Las Vegas. Allí, hace 22 años, vio la luz -no las de neón que envuelven a la famosa ciudad del vicio- sino las del camino de la fe.

 

Aún así le costó seis años comulgar con el Opus Dei, tal y como narra él mismo siempre que le preguntan por este capítulo, pero ahora hace apología de sus creencias en cuanto puede. Qué realizar declaraciones en las que sus principios religiosos se mezclan con temas como el aborto o la homosexualidad deriven en crucifixiones puntuales, es algo que asume con resignación. Nadie puede llamarse a engaño con él porque si hay que elegir entre lo políticamente correcto y sus convicciones personales, el ministro no titubea. Al responsable de Interior le gusta pensar que su labor espiritual es tangible tanto en su ministerio como en los pasillos del Congreso de los Diputados. Quizá por eso es frecuente verle atender a los numerosos diputados del PP que piden su intercesión, no sabemos si humana o divina, a la salida de los plenos en el hemiciclo.

 

La llamada de Rajoy para hacerse cargo de un ministerio tan complejo como Interior, le pilló desprevenido. En su entorno, nadie dudaba de que sería presidente del Congreso. Tenía dilatada experiencia en bregar en negociaciones y en acatar con fidelidad los preceptos del partido. Había sido vicepresidente tercero de la Cámara Baja durante la legislatura de Zapatero y el grupo parlamentario daba por hecho que su lugar natural era el cargo para el que finalmente fue designado Jesús Posada.

 

Puede que sea verdad que un ángel de la guarda le protege, porque no hay muchas más explicaciones para que haya logrado que la discutida acción policial en las numerosos manifestaciones que se han producido desde que el PP llegó a Moncloa, no le salpiquen como responsable supremo y en cambio se ceben con los delegados del Gobierno. Ni tan siquiera está entre los ministros peor valorados, ni entre los miembros del Gobierno que más irritan a los compañeros del partido.

 

Nacido en Valladolid y criado en Barcelona, Fernández se considera catalán. Un catalán que no parece estar siendo capaz de transmitir a Rajoy la situación tan peligrosa que se cuece en dónde tiene su hogar ni de animarle a que la resuelva antes de que sea demasiado tarde. Cómo es un hombre afable y cariñoso, no querrá arruinar al presidente sus tesis optimistas.

 

Muy fan del mix blaser azul oscura y pantalón gris marengo, el ministro alterna este estilismo tan vintage con trajes y corbatas de corte tradicional. Con el peinado tiene escasas opciones, excepto recurrir a un tratamiento como hizó el socialista José Bono.

 

HOJA DE RUTA: MADRID DE LOS AUSTRIAS Y BARRIO DE CHAMBERÍ

“El Madrid de los Austrias es una de mis rutas favoritas. Aunque el barrio de Chamberí (Madrid) es uno de los lugares dónde me encuentro más a gusto. Es un barrio en el que conjuga todo lo positivo de una capital con un estilo castizo y familiar propio de provincias. Hay muchos comercios tradicionales y la plaza de Olavide, por ejemplo, es muy entrañable.

 

MAS INFORMACIÓN EN GUIA REPSOL

 

288 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

27 junio 2013

Guillermo Mariscal, el niño que quería ser diputado

Por

El 23 F, este diputado canario de adopción tenía seis años y en lugar de irse a la cama, se quedó despierto pendiente de la radio y de la televisión junto a su padre toda la noche. Fue entonces cuando decidió que quería dedicarse al mismo oficio que esos políticos sitiados en el Congreso. A los 16 años dio el primer paso para conseguirlo afiliándose a Nuevas Generaciones del PP “porque es el único partido que refleja la ideología liberal con la que me siento identificado”. Hasta que el 8 de marzo de 2005 cumplió su sueño de infancia sentándose en un escaño.

Cuando Rajoy llegó a Moncloa y bullían las quinielas sobre quienes ocuparían los puestos que los socialistas dejaban vacantes, el nombre de Mariscal sonaba en todas como secretario de Estado de Energía. El ministro, canario también, le quería a su vera, pero el lobby del Opus impuso a su candidato y el joven pepero se quedó sin cargo. A Mariscal, sus mayores le han enseñado a combinar ambición y templanza como la fórmula más segura para alcanzar los objetivos. Portavoz de la Comisión de Asuntos Exteriores y vocal de la Comisión de Industria y Energía, lo que de verdad le motiva es la energía. Está convencido de que hay que apostar por “un modelo que tienda a energías menos invasivas con el medio ambiente y garantizar energías de calidad lo menos costosas posibles”, por eso procura influir en acelerar el proceso.

 

Mariscal es consciente de que la política no ha sido capaz todavía de adaptarse a los cambios que le exige la sociedad. “Los códigos de comportamiento político tienen que ser distintos porque ya no hay un liderazgo exclusivo. Se trata de cooperar y encontrar puntos en común evitando el sectarismo”, dice con las ganas del sabe que tendrá oportunidad de demostrar de lo que es capaz. Para predicar con el ejemplo, fue el primero en ir en bici a la Cámara Baja, lo que le sirvió, además, para que los medios se fijaran en él.

 

Como Vronsky, el amante de Ana Karenina, un personaje que le fascina, el energético diputado es un hombre muy muy coqueto, tanto que hasta él mismo ironiza con el asunto. “Hoy no me veo guapo como para hacer la foto” nos decía una y otra vez con guasa tratando de eludir salir en esta sección. Además de la gran novela de Tolstoi, se declara fan de ‘Rojo y negro’ de Stendhal y de “El gatopardo”, la única novela de Lampedusa. Apasionado del cine, entre sus hits figuran ‘Blade Runner’, ‘Rebeca’ y ‘El ejercicio del poder’. Un mix de intereses con el que hacerse una idea esquemática del tipo de político que quiere y no quiere ser. El traje uniformador no logra ocultar su personalidad. Un reloj naranja fosforito y el pelo estudiadamente desordenado y más largo de lo habitual en el hemiciclo, hablan de su interés por no ser uno más del rebaño.

 

HOJA DE RUTA: GRAN CANARIA

“Me gusta mucho el trekking y una ruta muy recomendable es ir desde cualquier camino real de la isla hasta el Roque Nublo, un parque natural coronado por un roque de los mayores del mundo, de 80 metros, desde donde se contempla toda la isla. La vegetación, el aire limpio, la luz, me generan esperanza. Puede sonar cursi pero es lo que siento cuando me enfrento a la grandiosidad del paisaje desde allí en medio”.

 

MAS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

 

27 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

14 junio 2013

Pere Navarro, el hombre tranquilo

Por

Como John Wayne  en la famosa película de John Ford, ‘The quiet man’, al secretario general del PSC es difícil sacarle de quicio. Tras su gesto de placidez no se esconde un político con dobleces sino un dirigente tozudo dispuesto a seguir el camino que se ha marcado. Quienes le tratan a diario saben que no es fácil alterarle, a no ser que te llames Carmen Chacón y estés en permanente campaña.

A Navarro le envuelve un aire zen que se contagia. Va a su ritmo, lo que significa que no permite que nadie le marque el paso. Ni Rubalcaba desde Madrid, ni el sector crítico del PSC, ni ERC o el president de la Generalitat. Lleva a rajatabla el programa con el que se presentó en las últimas elecciones catalanas y eso implica que mantenga firme en su posición sobre el derecho a decidir, que tantas páginas ocupa en prensa. Aunque la mesura sea una de sus características, traicionar sus principios está descartado. Puede dialogar y dialogar y dialogar, pero muy difícil que claudique cuando está convencido de lo que debe hacer. Además de cabezota es un “cachondo”. Eso dicen los que disfrutan con sus ironías y bromas.

 

El ex alcalde de Tarrasa, la ciudad en la que nació, se ha curtido en la política. A los 28 años era concejal en el ayuntamiento y fue escalando posiciones hasta que se hizo con la alcaldía en el 2002, en donde se mantuvo hasta el 2012.  Acostumbrado a que sus decisiones sean cuestiones, los dardos que le ha lanzando el catalanismo acérrimo acusándoles de tibio y hasta antipatriota -que de todo ha tenido que oír- no han hecho mella en su determinación. Convocar un referendum para conocer la opinión de los catalanes sobre el soberanismo, si. Ir más allá, no. Al final, parece que su dominio del tempo le está reportando beneficios. Han arreciado las críticas y ha logrado que se sigan con atención sus palabras.

 

Cuando pide la abdicación del Rey en su hijo lo razona como la consecuencia lógica de la cacareada regeneración democrática. El Rey, que es la máxima institución del Estado, debería dar ejemplo y dejar paso a su heredero. Así sería más fácil ir limpiando las casas de los partidos políticos con más celeridad. Cuando pide la supresión de los conciertos vasco y navarro, lo justifica porque no puede hablarse de financiación autonómica justa cuando algunas comunidades gozan de excepciones. Cuando pide que se reforme la Constitución, parece que se cae de su propio peso.

 

Su enorme afición al cine le sirve para desconectar y hasta para extraer ideas. A la hora de vestir echa mano del traje para no perder el tiempo en posibles combinaciones. Prescinde de la corbata en cuanto puede pero si no le queda otro remedio, las prefiere de rayas o en un solo tono. El pelo pincho cortado al cuatro es el detalle travieso. Porque aunque tenga cara de no romper un plato, los estampa contra el suelo cuando considera que es el momento.

 

HOJA DE RUTA: TERRASSA

“La ruta modernista industrial es excepcional. Veinticinco edificios y monumentos como entre la antigua Fábrica de Tejidos Aymerich, Amat i Jover, el Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña, el mercado de la Independencia o el Gran Casino. Es la historia de la ciudad”.


MAS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

 

10 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

24 mayo 2013

Luis de Guindos, un ministro a golpe de drive

Por

El ministro posa coqueto en la calle Zorrilla

 

Match, revés, drive… El ministro de Economía se pasa el día jugando al tenis con la troika. Como buen adicto a ese deporte, que practica todos los días que puede y no está en Bruselas tratando de conseguir aire para España, sabe que hay que adelantarse al juego del rival y responder con agilidad para sorprender. Como no es Rafa Nadal, por mucho que entrene, le cuelan más de una pero él siempre se va contento. Una de sus principales características es que sale a la pista con una sobredosis de optimismo, de tal manera que es capaz de reinterpretar positivamente cualquier indicio y convertirlo en un punto ganado.

 

Si hay un ministro que siempre ve el vaso medio lleno, ese es Guindos. Su capacidad de ilusionarse con cualquier nimio detalle es tal, que hasta sus colaboradores más próximos saben que tienen que descontar un porcentaje para adecuar su percepción positiva con la realidad.

 

Guindos es un señor con pinta de directivo top de una compañía repleta de tiburones. Y no es porque haya sido el hombre de Lehman Brothers en España, sino porque lleva en la sangre la ambición por hacer carrera, ya sea en la empresa o en la política. Un ansia por triunfar que no se puede ocultar. Como entre la high class empresarial ya ha probado suerte, sentándose en varios consejos de administración como el de Endesa y Mare Nostrum, de esos que suman ceros a la nómina de fin de mes, la política era su asignatura pendiente. Se quedó con ganas desde que fue secretario de Estado de Economía con Rodrigo Rato. Durante años, dicen algunos de sus amigos, ha estado cosechando para que Rajoy le designara a él. Desayunaba, comía y cenaba con colegas, y ejercía de enlace entre ellos y  el entonces líder de la oposición, tan alérgico a recibir a la clase empresarial. Así hasta que Rajoy se enganchó a él, a consultarle sobre asuntos económicos que no controlaba demasiado bien. Durante el 2011, le llamaba constantemente y nadie en el círculo más cercano al presidente dudaba de que se convertiría en responsable de economía en cuanto llegase a Moncloa.

 

Más chocante fue el cisma de Bankia que acabó con la amistad entre Rato y Guindos. El actual ministro de Economía, viejo zorro -que conste que es casualidad que en la foto aparezca la placa de la calle Zorrilla-, se ha encargado personalmente de blindarse ante la versión de Rato sobre como se produjo su salida de la entidad nacionalizada con un drive capaz de neutralizar el revés.

 

Gracias al tenis, mantiene ese tipín del que presume con trajes cincelados que dejan claro que no hay ni rastro de grasa en su anatomía y un bronceado perpetuo que compite con el de su colega Ana Mato. Normal que no le sobre ni un gramo, dado que se alimenta frugalmente y tira del socorrido sandwich ligero cuando no tiene comidas de trabajo. Su uniforme habitual delata que se siente más integrado en el universo empresarial que en el político. Los gemelos, la vuelta en el bajo de los pantalones o el nudo de corbata, son los habituales en ambientes de negocio, que combina con una media sonrisa que revela un carácter seductor.

 

HOJA DE RUTA: MARBELLA

“Para desconectar, Marbella es un lugar perfecto. Sinónimo de descanso. Playas, deporte, relax, buen tiempo, familia, amigos”.

 

MAS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

3 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

10 mayo 2013

Antonio Hernando, cocodrilo dandy

Por

 

Mirenle. Tiene una sonrisa franca, aunque la foto tan regular que le tomamos en el patio del Congreso de los Diputados no permite apreciar bien la socarronería que esconden sus ojos, un tanto burlones. Hace poco tiempo, aún se quitaba las gafas ante las cámaras. Pero Antonio Hernando Vera (de Madrid, de 1967), socialista y ugetista, ha debido de ganar bastante en seguridad en sí mismo en los últimos tiempos, porque ahora lleva los cuatro ojos a todos los sitios y no es de esos políticos que coquetea con las lentes cuando tiene enfrente a la prensa. Sabe que le quedan bien.

 

Ni es tan joven como aparenta (le quedan sólo cuatro añitos para la cincuentena) ni siempre va tan elegante y sobriamente vestido como este día que le atracamos a la puerta del Parlamento. Pero sí que suele ser formal. Camisa blanca, corbata burdeos, trajecito clásico y ¡unos zapatos relucientes! El día que viste así, es obvio que le toca subir a la tribuna o dar rueda de prensa, como secretario que es de Relaciones Institucionales y Política Autonómica del PSOE, por tanto a menudo suplente de Soraya Rodríguez o de Elena Valenciano.

Es correoso y con piel de lagarto, nada que ver con el aire que tiene de yogurín a punto de caducar. Eso al menos opinan algunas de sus compañeras. Y piel de reptil tiene que tener, porque sobrevivió a ser portavoz de la Comisión de Interior del PSOE, lo cuál da para costra de cocodrilo. De él no se puede decir que no haya hecho la mili dentro del partido. Por áreas, hay que reconocerle que ha cubierto un montón de temas, y bien duros. Este abogado que empezó ejerciendo para la UGT, deja muy claro su CV: Secretario de Ciudades y Política Municipal en la Ejecutiva elegida por el 37 Congreso. Previamente, de 2001 a 2002 fue asesor de la Secretaría federal de Políticas Sociales y Migratorias de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE. De 2002 a 2004, asesor de la Secretaria de Organización de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE. Y antes,  Secretario General de la Comisión Española de Ayuda al refugiado (1995/1996). Vicepresidente de la Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes en España, ATIME (1996 / 2000). En 1997 fue responsable del servicio jurídico de la Asociación para la promoción de los servicios sociales (APROSERS) y de 1997 a 2001 Subdirector de la Asociación Comisión Católica Española de Migración.

 

Si alguien ha pensado que es gratuito que metamos su historial, se equivoca. La cuestión reside en preguntarse ¿por qué con este curriculum, los años que tiene y el porte que practica,  su nombre no aparece claramente entre las decenas de candidatos que se propugnan y consideran que están capacitados para ir a las primarias y sustituir a Rubalcaba? “Porque es más listo que la media y se resguarda. Él estuvo muy vinculado a Alfredo, recuerda que fue el segundo responsable de la campaña electoral contra Rajoy y su apuesta por Rubalcaba quedó clara. Veremos tras el verano que hace o dice. Quien te ha dicho lo de la piel de lagarto, tiene razón. Pero yo lo usaría más en el sentido de que Antonio es un lagartón” explica una compañera de partido.

 

Verbo no le falta. Capacidad política e intelectual, si quiere algo más va a tener que lucirla aún mejor, porque para el futuro, el ser o haber sido gente de Rubalcaba puede convertirse en un lastre. Ocurrente es más que la media, por esa socarronería a la que nos referíamos al principio. Hace un par de años, en vísperas de las elecciones que se llevaron por delante al PSOE de ZP, la revista de la Complutente (Puntodeenentro) le preguntaba por Rajoy como presidente. “Uy, qué miedo!” y si le daban a elegir entre Esperanza Aguirre y Mariano, la exclamación era “¡susto o muerte!”.

El presidente del miedo ya está aquí, pero es como si los Hernando socialistas estuviesen aún bajo el impacto del susto del 20N de 2011.

 

HOJA DE RUTA: DE GALAPAGAR A EL ESCORIAL

“Hasta hace muy poco tiempo, vivíamos en Galapagar y los fines de semana me encantaba la ruta hacía el Escorial, desde la Casita del Príncipe a los aledaños de ese lugar tan especial que es el Monasterio de Felipe II. Hay rincones y vistas maravillosas. Más que recomendable”.

 

MAS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

 

372 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

19 abril 2013

Carles Campuzano o el estilo anticonvergente

Por

Corría el riesgo de convertirse en el “eterno joven”, porque desde 1989 hasta 1996 pilotó la Joventut Nacionalista, ya fuera como secretario general o presidente, pero ha logrado quitarse de encima ese perfil que persigue tan a menudo a quienes un día se quedaron en jóvenes eternos, tipo Javier de Paz o Antonio Gutiérrez. Pese a todo, Carles Campuzano, diputado de Convergencia, tuitero y con blog al día, no aparenta los 48 tacos que tiene (es del 64. Del siglo pasado claro). Es una de esas señorías atípicas, quizá única en Convergencia i Unió (CiU) ese partido nacionalista, democristiano y conservador en el que trabaja. Y mucho.

Carles Campuzano.

Algo de sus aires juveniles le queda, pese a la frente despejada y las entradas que, acertadamente, en vez de esconder hace tiempo que decidió destacar, con unos cortes de pelo que a veces rayan el uno. De martes a jueves -los días que curra en Madrid después de coger el AVE el lunes por la noche- se mete en trajes de chaqueta convencionales -grises, negros, más bien oscuros- que trata de aligerar con camisas o nikis informales y, si puede y no tiene que hacer una replica desde la tribuna en un día de gran audiencia, va sin corbata.  Las camisas a rayas o con algún colorín vivo son unos de sus trucos para mantener su aire modernillo y esos zapatos que parecen la piel de un reptil -la verdad, no sabemos cuál, ni si son auténticos- completan el atuendo. No es que nos entusiasmen, pero le dan un aire ¿no?

Campuzano tiene muchas más cosas especiales, aparte del intento de no perder comba en el atuendo. Trabaja como un burro para CiU (él ingresó en Convergencia en 1982) porque es miembro de siete comisiones en el Congreso en Madrid. De esas siEte, es portavoz de su grupo en las de Empleo, Sanidad y Servicios Sociales, Cooperación Internacional, de la Seguimiento del Pacto de Toledo (pensiones) y portavoz adjunto de la del Cambio Climático. Cuando está en su tierra -Vilanova i la Geltrú desde 1969, pero nació en Barcelona- dice que apuesta por mantener el contacto con la calle, recibe ciudadanos, hace reuniones y es muy activo en todas las redes. Pero también en Madrid -vive en un hotel de dos estrellas según le contó a la excelente Jod Down-  se mueve, dados los temas que lleva esta legislatura.

Que Campuzano es una rara avis en ese partido nacionalista clave para la historia de Catalunya en los últimos 30 años, lo demuestra el hecho de que el diputado convergente es agnóstico y votó a favor de los matrimonios gay y del aborto. Si le recuerdan sus lados atípicos para una fuerza como CiU, tiene el discurso listo para rebatir. “El primer lugar donde se reguló el testamento vital con una aproximación a la muerte digna fue donde estaba CiU, quien lideró las operaciones de política migratoria fue CiU y, ahora hace treinta años, quien promovió en Madrid la ley de integración social de los minusválidos fue CiU” declaraba en Jot Down.

Amable, simpático y educado -por tanto, de trato fácil- tiene buenas relaciones con la mayoría de sus colegas de Madrid y con la prensa. Incluso sabe encajar en esto de la crítica al porte. “¿Foto para el Estilo de los Políticos?¿Pero no fuistéis vosotras quienes dijistéis que llevaba un traje de rayas horrendo? Bah, vale. Venga. Vamos a hacer la foto”. La verdad, hemos buscado si somos culpables de eso de su traje de rayas y no lo encontramos, pero los lleva más de una vez y no son lo que mejor le queda.

A diferencia de compañeros como Durán i Lleida o Sánchez Llibre, Campuzano no utiliza las gafas para un toque “de color moderno”. Las lleva de montura negra -por arriba- o livianas y transparentes, algo que se agradece desde que Montoro -en verde- y Durán -en rojo- han optado por modernizarse vía ocular.

 

HOJA DE RUTA: DE VILANOVA A SITGES

“Es una ruta maravillosa. Transcurre en paralelo a la playa y está lleno de calas maravillosas, con unas vistas espectaculares. El sitio ideal para relajarme después de una ajetreada semana en Madrid”.

MÁS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

 

 

 

 

 

77 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

05 febrero 2013

Josep Borrell, un pincel en la política

Por

Hace tiempo que Borrell se convirtió en rara avis. Más visto desde la situación actual. ¡Dimitió! De verdad. Ni su gran cabeza ni su atractivo cultivado evitaron que se fuera de la carrera política nacional por el caso Aguiar-Huguet , un asunto que le pilló de perfil y en la ignorancia, pero por el que hoy podriamos pensar que pagó un alto precio si observamos desde la perspectiva de lo que es la corrupción en estos días.

 

Pepe Borrell se deja ver mucho por el Congreso últimamente

Si alguien alguna vez imaginó que todos los profesores de matemáticas son genios con melena al viento electrificada por un rayo y  aspecto algo pirado (con aire Einstein), se le romperían los esquemas al conocer a este catedrático de Matemáticas Empresariales e Ingeniero Aeronáutico.

Quien fuera el secretario de Estado de Hacienda más historiado de la época de Felipe González (ni más ni menos que desde 1984 a 1991) el Eliot Ness del fraude fiscal en España, es además economista, lo que no impide que sea político coqueto y atractivo. Lo sabía y lo sabe. Por eso, quizá Pepe Borrell siempre ha ido como un pincel, ya fuera en sus horas altas, como en las más bajas, que las ha tenido.

Este Borrell (de abrigo en el brazo) al que damos la brasa en el patio del Congreso de los Diputados cuando ya se escapaba sin decirnos que hacía allí, en esa que fue su casa durante años, qué busca en Madrid desde que dejó la presidencia del Instituto Universitario Europeo en Florencia el pasado mes de julio (destino por el que fue envidiado por la mitad de la clase política española), no suelta prenda. Ni sobre a quién ha ido a ver, pero nos atiende para la foto y las preguntas con la sonrisa de siempre, como si no tuviera los 65 tacos que cumplió en abril del 2012, como si aún fuera el político que una vez fue candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno y al que la mayoría de los dibujantes de caricaturas destacaban sus “morritos”.

Quien luego fuera presidente del Parlamento Europeo ha tenido siempre un porte atlético. La elegancia se la debió de cultivar entre la Universidad de Stanford y el Insituto Francés del Petróleo. Vamos, que entre California y París, este hijo de un panadero, que nacio en Puebla de Segur, Lérida, supo adoptar rapidamente el aire de aquellos jovenes de los 60 con estilo viajado más allá de Los Pirineos.

Lo de atlético se lo ha currado siempre, a base de mucho deporte, senderismo y hasta barcas. Dicen quienes le conocen desde que era ya un joven concejal de Majadahonda, allá por 1979, que cuando el futuro ministro se encaramaba a los triscos de Peñalara o La Pedriza, bajaba igual de impoluto -calcetines blancos de tenis y deportivas incluidos- que cuando habían iniciado la marcha a las siete de la mañana. Eso sí, no era el primero en pisar los charcos o el barrizal formado por la nieve fundida.

Sólo cuando se disfrazaba con el traje típico de su tierra para el descenso de las aguas “embravecidas”  del río Noguera Pallaresa, pañuelo a la cabeza y cintas de abarcas hasta la rodilla, podía asomar en su porte un trozo del hijo del panadero que prosperó a base de esfuerzo y un expediente académico más que brillante. Tan brillante que sino hubieran sido los tiempos de la Transición, difícilmente se imaginaría alguien que aquel chico, con actitudes increíbles para las ciencias, iba a dedicarse a la política, con la de pasta que podía ganar en cualquier empresa privada. De hecho, comenzó en CEPSA, donde estuvo trabajando siete años.

En estos momentos, vuelve a ser el hombre de empresariales y matemáticas, porque ante todo es consejero de Abengoa -la empresa de los Benjumea- puesto que no le ha salido gratis de criticas y razón fundamental por la que dejó el destino en Florencia.
Pero igual que en la foto le pillamos con su traje de corte ¿italiano? que luce como si hubiera nacido con el puesto y va de consejero económico de gran empresa, al día siguiente le encantaría vestirse con los vaqueros más sobrios que encuentra y una camisa de cuadros de leñador americano, con la que sería muy capaz de marcarse en mitin en un barrio de las afueras de Barcelona (pese a que no son buenos tiempos para el PSC). Porque por mucha cabeza matemática y cientifíca que tenga, a este tipo le sigue apasionando la política, la situación social de este país y de Europa. Y no hay mañana en que no observe con estupefacción en la prensa, el camino que tomamos los europeos, ya sea por culpa de Merkel, de Rajoy o de Duräo Barroso, que en eso tampoco se calla si alguien le pregunta.

 

HOJA DE RUTA: CAMÍ DE L’AIGUA (LLEIDA)

“Es una ruta que recorre el vall del Boi siguiendo el curso de los ríos Noguera, Ribagorçana y Noguera de Tor, en el que además se puede descubrir el mejor románico catalán. Fuera de España, el parqué nacional de las Torres del Paine en Chile es espectacular”.

MÁS INFORMACIÓN EN GUÍA REPSOL

 

8 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

10 enero 2013

Cayo Lara, ¿Quijote o Sancho?

Por

El reelegido coordinador general de Izquierda Unida, tiene claro cual es la baza que puede jugar su partido en las próximas elecciones. La desafección ciudadana otorga a su grupo la oportunidad de convertirse en una fuerza con más protagonismo, y él está dispuesto a rentabilizar al máximo la complicidad con la calle.

Este agricultor de Argamasilla de Alba, que cultivaba melones con su padre, es un digno representante del espíritu cervantino que impregna la zona de La Mancha donde nació. Obstinado, ácido, realista y con ese orgullo que caracteriza a los oriundos de este pueblo tan humilde pero con tanta historia, que presume de que Cervantes comenzó a escribir su obra universal en la cueva de Medrano, cárcel por aquel entonces, basándose en uno de sus habitantes. A Cayo Lara hay quienes le consideran un Quijote y quienes le ven más como Sancho. Puede que sea la combinación entre ambos lo que le convierte en un personaje clave de la izquierda.


Lara, aficionado a la caza menor, ha pillado al vuelo las demandas del 15M y ha integrado algunas de sus exigencias -consultas ciudadanas, regeneración democrática, transparencia, contundencia ante la corrupción- en el ideario que defiende. A pesar de que él trata de mantenerse separado de los movimientos indignados para evitar que le tachen de oportunista, lo cierto es que es de los políticos que más rápidamente han reaccionado al clamor popular que exige un cambio en profundidad del sistema democrático.

 

El líder de IU, está a favor de legalizar la marihuana y despenalizar el consumo y en contra de la privatización de servicios públicos. La monarquía, como buen comunista, le parece un vestigio del pasado. Sus diferencias con Gaspar Llamazares, con quien se desató la guerra hace un año al entrar el nuevo grupo de IU en el Congreso tras las elecciones y aparcar al que hasta entonces era amo y señor de la formación en la Cámara baja, parecen haberse suavizado. Ahora, con el panorama interno más relajado, Lara puede volver a dedicarse a las paellas y migas, que con tanta soltura hace, según cuentan quienes las han probado.

 

 

Su estilo sigue las normas que continúan imperando en la izquierda. Camisas por fuera del pantalón, blazer sport en invierno y desestructuradas en verano, alguna que otra chupa de cuero, y cuellos mao para ocasiones especiales. El pantalón vaquero en negro y la pana nunca faltan. De vez en cuando echa mano de bufandas foular y hasta de pañuelo palestino, aunque hasta para él se ha pasado de moda.

 

 

HOJA DE RUTA: MADRID

“Recomiendo darse un paseo por Madrid Río. La estructura de ese pulmón verde ha quedado espectacular. Combina el espacio deportivo con el recreativo. Es posible recorrerlo en bicicleta, practicar skate o fútbol. Se le saca partido a cualquier edad. Me gusta especialmente el riachuelo de cantos rodados y observar como se fotografía la gente con los chorros de la fuente al fondo”.

CONSULTAR RUTAS EN GUÍA REPSOL

 

 

504 Comentarios

El estilo de los políticos, tudosis

21 diciembre 2012

Narbona, la mujer que puso la ecología en la política

Por

La asaltamos por los pasillos del Congreso y luego en la cafetería. Con prisas, porque después de estas navidades Cristina Narbona Ruíz, ex ministra de Medio Ambiente con Zapatero, la mujer eco-verde por excelencia -gracias a su esfuerzo y contra viento y marea- dejará su escaño -es diputada desde 1996- para ocupar el puesto de consejera en el Consejo de Seguridad Nuclear a propuesta de Rubalcaba. “La Narbona” tiene estilo propio en todo: en la política, en la vestimenta y en la vida.

“Bueno, dejaré el escaño, no sé…Ya me dirán. Que se solucione lo de la presidencia del CSN” nos comenta, cuando la pedimos que se tome un café y nos deje hacer la foto. En realidad Narbona ya debería haberse ido al CSN, pero las propias tensiones entre los miembros del Gobierno por colocar a uno u otro personaje al frente del organismo, están retrasando la renovación de Carmen Martínez Ten. Al final todo se resuelve situando al secretario de Estado de Energía de presidente.

 

¿Cómo es la ex ministra de Medio Ambiente de Zapatero, ex viceconsejera de la Junta de Andalucía allá por años 80, ex secretaria de Estado de Medio Ambiente y Vivienda con Felipe González? Seguramente muy parecida a la que aparece en la foto. Una rompedora con carácter, capaz de tener en su twitter a seguidores jóvenes y gente vinculada al 15-M, junto con una parte de la vieja guardia socialista. Igual que mezcla la chaqueta estilo Chanel -un clásico que marca tendencia está temporada- con unos pantalones negros enrollados y tobilleros con zapato plano, como si fuera a correr en alguna mani a favor de no destrozar las costas, algo por lo que ella ha luchado todo lo que la dejaron y que el Gobierno Rajoy se ha cargado de un plumazo.

 

Hay que tener genio y figura para entrar por los pasillos del Congreso con ese look de zapato plano, estiloso, y unas gafas de sol diminutas, color miel, que la convierten en lo que es: una mujer que en política es capaz de tejer con la lana más ordinaria para obtener una prenda de tejido confortable, cómodo y ecológico. En su encanto y humor personal quizá influya su lado italiano. Es hija de dos notables periodistas que la tuvieron doce años clave de su vida viviendo en Italia y eso aporta.

Sin Cristina Narbona, la ecología y el Medio Ambiente no serían lo que son en este país.   En el 93, con Felipe González, le cayó la secretaria de Medio Ambiente y Vivienda cuando “lo verde” empezaba a vender, pero era “una maría” entre las asignaturas políticas.

 

Nunca ha tenido una cuadra fija dentro del PSOE. En los últimos treinta años -los que lleva más o menos militando- ha dado su apoyo al candidato que ella misma ha creído que más se acercaba a sus ideas, a su programa político (sin duda lo tiene) y no la ha importando ser perdedora. La pasó ultimamente, cuando prefirió a Chacón antes que a Rubalcaba, lo cuál no ha sido óbice para que el líder de la oposición no la tenga en cuenta ahora. Ella es un valor seguro. Por eso la envía al CSN, un gesto que rentabilizará el Partido, porque de entrada es como meter a una gata de uñas afiladas y peleona, entre un montón de bulldogs, que pueden flaquear de vez en cuando ante los contundentes, pero sabios argumentos de la gata de ojos negros y chispeantes.

Es cierto, me cae bien, muy bien esta señora. Por carácter, por luchadora y porque es de las que me permite reafirmare en que no todos los políticos son iguales.

Ah, y porque la gustan las rutas de montaña, el senderismo y la naturaleza. En la sierra de Madrid tiene dos  debilidades:

 

LA HOJA DE RUTA: EXCURSIONES POR LA SIERRA MADRILEÑA

“Me gusta mucho pasear por El Escorial, la Silla de Felipe II y las Peñotas  o desde El Paular (Rascafría) al Puerto de Cotos, Laguna de Peñalara -no en balde es una artífice del Parque Nacional del Guadrrama-

 

CONSULTAR LA RUTA EN GUÍA REPSOL

 

 

12 Comentarios

Comprimidos

  • El nuevo líder del PP andaluz que quiere parecerse al viejo
    4 febrero, 2015 | 11:33

    Para que los andaluces tengan claro que están votando a los de siempre, se llame Juanma Moreno Bonilla o Javier Arenas, nada como una de comunicación no verbal. El líder amadrinado por Soraya Sáenz de Santamaría tiene la ardua tarea de no perder votantes, que es a lo que se dedica ahora en cuerpo y [...]

  • Para entender el cenagal de la corrupción, un libro de Pradera
    30 octubre, 2014 | 16:04

    ¿Quieres entender lo que nos está pasando? ¿Cómo hemos llegado a este cenagal, esta peste a podrido que todo lo invade? Busca un libro que se escribió hace 20 año y ha sido publicado ahora. Se títula “Corrupción y Política. Los Costes de la Democracía”. Lo escribió Javier Pradera, para muchos el mejor editor en [...]

  • No me llames Patricia, llámame Ana
    15 septiembre, 2014 | 14:19

    La primera orden de la presidenta del Santander a los medios ha sido clara. No me llames Patricia, llámame Ana. La semana pasada era Ana Patricia en todos los titulares, y esta semana es Ana a secas. Ana P. como se ha conocido toda la vida a la primogénita de Emilio Botín en las redacciones [...]

  • RSSArchivo de Comprimidos »